Loading
 
 
 
Loading
 
En el Lagar del vino
Loading
 
24 de Noviembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 24-11-2015, Gaudium Press) Han pasado los siglos y todavía hoy se macera uvas pisándolas a pie limpio en un estaque grande, como en los remotos tiempos de la antigüedad. Las prensas modernas que usan ahora algunas casas de vinos no son tan reputadas como el tradicional proceso del lagar, cuyo nombre todavía se asocia más con el oficio de hombres y mujeres machacando con los pies, que de ruidosas máquinas prensando.

uva_gaudium_press.JPG

Es que esta forma de comenzar la transformación de la uva en vino, tiene algo de íntimamente humano que no lo puede reemplazar el golpe frío y seco de una prensa a veces metálica, totalmente indiferente y dura, sin los "sentimientos" adecuados para obtener el mosto o zumo casi vivo que se ha de madurar orgánicamente y sin prisa en su propio fermento. El vino es más que una bebida alcohólica y lleva en su esencia la historia de la humanidad, sobre todo cuando se mezcla con el agua y da ya definitivamente el pío licor, que Dios transustancia maravillosamente para su gloria y el bien de los hombres en nuestra Eucaristía.

Pero también el vino alegra el corazón del justo, dice el salmo. Le hace brillar el rostro y su mirada. Torna volátil el pensamiento, jovial e inspirado el convivir humano y lo llena de un casta alegría que prepara el alma para la contemplación. Bellos versos e incluso grandes obras de la literatura fueron aderezados con una fecunda y aromática copa de vino junto a la pluma y el papel, sobre la mesa de un pensador empedernido.

¿Quién podría negar categóricamente que las plantas de nuestros pies humanizan esa bebida que debemos saber apreciar para beberla? Una misteriosa relación se establece entre las cosas y el trabajo humano artesanal, que lo hace reconocible y valioso, sobre todo cuando una carga de intenso sentimiento o pensamiento, se imprime sin dejarse ver de ojos que no están acostumbrados a contemplar los imponderables y el arte de la vida. El trabajo humano es como que la bendición de los hijos de Dios sobre las cosas que transforman para la mayor gloria del Creador. Si las cosas de la naturaleza son directamente salidas de las manos de Dios -y por ello las llamamos sus hijas, las que el hombre hace transformándolas con su cansancio y penas, pueden denominarse entonces como que las nietas del Señor. Así, el mosto va saliendo enrojecido por pisadas artesanales que parecen que lo sangran, exprimiéndole su esencia sin la cual no puede haber vino.

Y nos da una lección: En el lagar de la vida muchos hombres han sido machacados como uvas. Exprimidos por las pisadas de incomprensiones, persecuciones y aislamientos para que su virtud no fuera reconocida, proclamada y emulada por los demás en el momento, sin embargo tarde o temprano el buqué se siente con mayor intensidad sobrenatural algún día aromatizando al mundo. "El hombre que no bebe la diaria copa sanguinolenta, no puede ser cristiano de buen a cepa", dice algún adagio español. Y Donde no está el vino no está el amor, dijo Eurípides: Quizá el poeta griego ya intuía que el amor más grande del mundo, se manifestó también en un cáliz de vino una noche en una cena pascual de un hombre-Dios que se dejó macerar en un lagar de su propiedad.

Por Antonio Borda

Loading
En el Lagar del vino

Redacción (Martes, 24-11-2015, Gaudium Press) Han pasado los siglos y todavía hoy se macera uvas pisándolas a pie limpio en un estaque grande, como en los remotos tiempos de la antigüedad. Las prensas modernas que usan ahora algunas casas de vinos no son tan reputadas como el tradicional proceso del lagar, cuyo nombre todavía se asocia más con el oficio de hombres y mujeres machacando con los pies, que de ruidosas máquinas prensando.

uva_gaudium_press.JPG

Es que esta forma de comenzar la transformación de la uva en vino, tiene algo de íntimamente humano que no lo puede reemplazar el golpe frío y seco de una prensa a veces metálica, totalmente indiferente y dura, sin los "sentimientos" adecuados para obtener el mosto o zumo casi vivo que se ha de madurar orgánicamente y sin prisa en su propio fermento. El vino es más que una bebida alcohólica y lleva en su esencia la historia de la humanidad, sobre todo cuando se mezcla con el agua y da ya definitivamente el pío licor, que Dios transustancia maravillosamente para su gloria y el bien de los hombres en nuestra Eucaristía.

Pero también el vino alegra el corazón del justo, dice el salmo. Le hace brillar el rostro y su mirada. Torna volátil el pensamiento, jovial e inspirado el convivir humano y lo llena de un casta alegría que prepara el alma para la contemplación. Bellos versos e incluso grandes obras de la literatura fueron aderezados con una fecunda y aromática copa de vino junto a la pluma y el papel, sobre la mesa de un pensador empedernido.

¿Quién podría negar categóricamente que las plantas de nuestros pies humanizan esa bebida que debemos saber apreciar para beberla? Una misteriosa relación se establece entre las cosas y el trabajo humano artesanal, que lo hace reconocible y valioso, sobre todo cuando una carga de intenso sentimiento o pensamiento, se imprime sin dejarse ver de ojos que no están acostumbrados a contemplar los imponderables y el arte de la vida. El trabajo humano es como que la bendición de los hijos de Dios sobre las cosas que transforman para la mayor gloria del Creador. Si las cosas de la naturaleza son directamente salidas de las manos de Dios -y por ello las llamamos sus hijas, las que el hombre hace transformándolas con su cansancio y penas, pueden denominarse entonces como que las nietas del Señor. Así, el mosto va saliendo enrojecido por pisadas artesanales que parecen que lo sangran, exprimiéndole su esencia sin la cual no puede haber vino.

Y nos da una lección: En el lagar de la vida muchos hombres han sido machacados como uvas. Exprimidos por las pisadas de incomprensiones, persecuciones y aislamientos para que su virtud no fuera reconocida, proclamada y emulada por los demás en el momento, sin embargo tarde o temprano el buqué se siente con mayor intensidad sobrenatural algún día aromatizando al mundo. "El hombre que no bebe la diaria copa sanguinolenta, no puede ser cristiano de buen a cepa", dice algún adagio español. Y Donde no está el vino no está el amor, dijo Eurípides: Quizá el poeta griego ya intuía que el amor más grande del mundo, se manifestó también en un cáliz de vino una noche en una cena pascual de un hombre-Dios que se dejó macerar en un lagar de su propiedad.

Por Antonio Borda

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/74720-En-el-Lagar-del-vino. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Así que la fuerza de la gracia con sus ángeles y apóstoles dispuestos al martirio, se desplazó ...
 
Lejos de declinar, un informe sobre la libertad religiosa en los últimos tres años arroja resultad ...
 
La muestra, que se podrá apreciar hasta el 28 de enero de 2018, tiene como eje central la obra maes ...
 
La Consagración se realizó al término de 54 días de preparación espiritual de la Diócesis. ...
 
El suceso se registró en el Congreso Nacional Mariano del país, el 13 de octubre de 2017. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading