Loading
 
 
 
Loading
 
Estrellas, fuegos y Paraíso
Loading
 
10 de Diciembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 10-12-2015, Gaudium Press) Al contemplar la bóveda celeste en una noche límpida y serena, nos encantamos con el bello brillo de las estrellas. Nuestros pensamientos se pierden en la inmensidad sideral y luego nos salta a la mente un interrogante: ¿Que habrá en ese ilimitado espacio, además de aquello que nuestra vista consigue alcanzar? O, ¿podría el cielo estrellado ser todavía más esplendoroso?

1.jpg

Preguntas como estas se presentan con facilidad al espíritu humano bien ordenado. Pues, habiendo sido creado para Dios y para la felicidad eterna, debería el hombre pasar la vida, en esta tierra de exilio, en la búsqueda del infinito, de la suprema perfección, por así decir, anhelando un Paraíso que él no conoce.

Por eso, después de maravillarse en la contemplación de los millares de astros que lucen en el firmamento, la tendencia del hombre es de "enriquecer" la obra de la Creación. Se pone él, por ejemplo, a imaginar cómo sería más bella la cúspide celeste si variados fuesen los colores de las estrellas... Más todavía, si ellas se pareciesen a inmensas piedras preciosas, como topacios, zafiros, rubíes, esmeraldas, turmalinas, cada cual esparciendo su brillo propio.

* * *

¿No estaría con la mente poblada de esas consideraciones el hombre que inventó los fuegos artificiales? Bien es posible, pues Dios concedió al ser humano aspiraciones y aptitudes por las cuáles él, de alguna forma, complementa la obra de la Creación. Es innegable que ese descubrimiento posibilitó iluminar la noche con sucesivas lluvias de coloridas estrellas titilantes, formando un variado conjunto que nos llena de alegría, encanto y admiración.

Tal esplendor inspiró a Georg Friedrich Händel a componer una de sus más conocidas obras: Music for the Royal Fireworks (Música para los reales fuegos artificiales), ejecutada por primera vez en el año 1749, en el Green Park, de Londres para celebrar el tratado de Aix-la-Chapelle.

* * *

2.jpgSon magníficas, sin duda, las lluvias multicolores de los fuegos artificiales, que van sucediéndose unas a las otras. ¡Pero cuán efímeras! Es esplendorosa la cúpula celeste puntillada de estrellas de luz. Entretanto, ¡cuán distante está de ese esplendor, el rudo elemento material del cual son constituidas!

Sin embargo, es no sólo legítimo, sino también benéfico nuestro encanto por unas y otras. Pues ellas hacen el papel de "pista de despegue", remitiéndonos a la consideración de una realidad incomparablemente superior: al del universo de las almas bienaventuradas. "Multiplicaré tu posteridad como las estrellas del cielo" (Gn 22, 17), fue la promesa divina a Abraham. ¿Y cuál es la verdadera posteridad del gran Patriarca, sino aquella formada por los millones y millones de santos que, como afirmó Jesús, "resplandecerán como el sol" (Mt 13, 43) en el Reino del Padre por toda la eternidad?

En ese universo sobrenatural, todos nosotros, sin excepción, somos llamados a ser un reluciente astro. Así, cuando contemplemos el firmamento estrellado, o presenciemos una magnífica demonstración del arte pirotécnico, recordemos esta animadora verdad: ¡El Paraíso Celeste es infinitamente más bello, y hay en el un lugar para cada uno de nosotros!

Por Marcelo Rezende Costa

 

Loading
Estrellas, fuegos y Paraíso

Redacción (Jueves, 10-12-2015, Gaudium Press) Al contemplar la bóveda celeste en una noche límpida y serena, nos encantamos con el bello brillo de las estrellas. Nuestros pensamientos se pierden en la inmensidad sideral y luego nos salta a la mente un interrogante: ¿Que habrá en ese ilimitado espacio, además de aquello que nuestra vista consigue alcanzar? O, ¿podría el cielo estrellado ser todavía más esplendoroso?

1.jpg

Preguntas como estas se presentan con facilidad al espíritu humano bien ordenado. Pues, habiendo sido creado para Dios y para la felicidad eterna, debería el hombre pasar la vida, en esta tierra de exilio, en la búsqueda del infinito, de la suprema perfección, por así decir, anhelando un Paraíso que él no conoce.

Por eso, después de maravillarse en la contemplación de los millares de astros que lucen en el firmamento, la tendencia del hombre es de "enriquecer" la obra de la Creación. Se pone él, por ejemplo, a imaginar cómo sería más bella la cúspide celeste si variados fuesen los colores de las estrellas... Más todavía, si ellas se pareciesen a inmensas piedras preciosas, como topacios, zafiros, rubíes, esmeraldas, turmalinas, cada cual esparciendo su brillo propio.

* * *

¿No estaría con la mente poblada de esas consideraciones el hombre que inventó los fuegos artificiales? Bien es posible, pues Dios concedió al ser humano aspiraciones y aptitudes por las cuáles él, de alguna forma, complementa la obra de la Creación. Es innegable que ese descubrimiento posibilitó iluminar la noche con sucesivas lluvias de coloridas estrellas titilantes, formando un variado conjunto que nos llena de alegría, encanto y admiración.

Tal esplendor inspiró a Georg Friedrich Händel a componer una de sus más conocidas obras: Music for the Royal Fireworks (Música para los reales fuegos artificiales), ejecutada por primera vez en el año 1749, en el Green Park, de Londres para celebrar el tratado de Aix-la-Chapelle.

* * *

2.jpgSon magníficas, sin duda, las lluvias multicolores de los fuegos artificiales, que van sucediéndose unas a las otras. ¡Pero cuán efímeras! Es esplendorosa la cúpula celeste puntillada de estrellas de luz. Entretanto, ¡cuán distante está de ese esplendor, el rudo elemento material del cual son constituidas!

Sin embargo, es no sólo legítimo, sino también benéfico nuestro encanto por unas y otras. Pues ellas hacen el papel de "pista de despegue", remitiéndonos a la consideración de una realidad incomparablemente superior: al del universo de las almas bienaventuradas. "Multiplicaré tu posteridad como las estrellas del cielo" (Gn 22, 17), fue la promesa divina a Abraham. ¿Y cuál es la verdadera posteridad del gran Patriarca, sino aquella formada por los millones y millones de santos que, como afirmó Jesús, "resplandecerán como el sol" (Mt 13, 43) en el Reino del Padre por toda la eternidad?

En ese universo sobrenatural, todos nosotros, sin excepción, somos llamados a ser un reluciente astro. Así, cuando contemplemos el firmamento estrellado, o presenciemos una magnífica demonstración del arte pirotécnico, recordemos esta animadora verdad: ¡El Paraíso Celeste es infinitamente más bello, y hay en el un lugar para cada uno de nosotros!

Por Marcelo Rezende Costa

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/75156-Estrellas--fuegos-y-Paraiso. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mex ...
 
Los periodistas compararon la gran convocatoria con la de eventos como conciertos musicales. ...
 
Se ofrecen una mesa redonda, talleres y exposición, entre los días 19 y 24 de septiembre, en la se ...
 
Con la proximidad de las conmemoraciones por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Se ...
 
¡Alegría! Todos los fieles de la nave gritan: "La Sangre está líquida, la sangre está suelta". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading