Loading
 
 
 
Loading
 
En tiempo de Adviento todos estamos llamados a la conversión, dice obispo de Avellaneda-Lanús
Loading
 
10 de Diciembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Avellaneda (Jueves, 10-12-20154, Gaudium Press) Mons. Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús en Argentina, ha pedido que en este tiempo de Adviento el mundo, la Iglesia y cada uno de los fieles se conviertan y ofrezcan sus miserias a Dios que todo lo transforma, para que la evangelización pueda alcanzar la vida familiar, social, y profesional.

Dios no improvisa nada, ya que está todo preparado, indicado, sugerido, decidido. Por lo tanto cobra importancia la respuesta del ser humano que, en la medida de su fe, reconoce y comprende.

1.jpgReconocer y comprender no es lo mismo que inventar. La fe no inventa a Dios. La fe reconoce la presencia de Dios, con una mirada sobrenatural, con una mirada superior a la razón humana; no inventa sino que reconoce lo que ya ES, lo que ya está.

Juan el Bautista va anunciando un bautismo de conversión, preparando la venida de Cristo, Aquél del que no era "digno de desatar sus sandalias". Juan nos pide un cambio, una transformación, una conversión, una modificación. El mundo, la Iglesia y cada uno de nosotros, tenemos que darnos cuenta que esa conversión es personal y todos estamos invitados a lograrlo.

Pero si no nos convertimos, si no cambiamos, no accedemos a la misericordia de Dios. Y esa misericordia no es mágica, es pura misericordia de Dios que toma nuestras miserias y las transforma; pero esas miserias hay que ofrecerlas: miserias nuestras y misericordia de Dios.

El prelado pide entrar en el Espíritu del Año Jubilar por la puerta principal, pues el mundo no puede seguir así y en la Iglesia hay muchas cosas que tampoco están bien. Hay que reconocer lo más importante, lo esencial, y veremos cómo tiene que incidir nuestra conversión en el comportamiento humano personal, familiar, social, profesional, eclesial.

Con información de Aica

 

Loading
En tiempo de Adviento todos estamos llamados a la conversión, dice obispo de Avellaneda-Lanús

Avellaneda (Jueves, 10-12-20154, Gaudium Press) Mons. Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús en Argentina, ha pedido que en este tiempo de Adviento el mundo, la Iglesia y cada uno de los fieles se conviertan y ofrezcan sus miserias a Dios que todo lo transforma, para que la evangelización pueda alcanzar la vida familiar, social, y profesional.

Dios no improvisa nada, ya que está todo preparado, indicado, sugerido, decidido. Por lo tanto cobra importancia la respuesta del ser humano que, en la medida de su fe, reconoce y comprende.

1.jpgReconocer y comprender no es lo mismo que inventar. La fe no inventa a Dios. La fe reconoce la presencia de Dios, con una mirada sobrenatural, con una mirada superior a la razón humana; no inventa sino que reconoce lo que ya ES, lo que ya está.

Juan el Bautista va anunciando un bautismo de conversión, preparando la venida de Cristo, Aquél del que no era "digno de desatar sus sandalias". Juan nos pide un cambio, una transformación, una conversión, una modificación. El mundo, la Iglesia y cada uno de nosotros, tenemos que darnos cuenta que esa conversión es personal y todos estamos invitados a lograrlo.

Pero si no nos convertimos, si no cambiamos, no accedemos a la misericordia de Dios. Y esa misericordia no es mágica, es pura misericordia de Dios que toma nuestras miserias y las transforma; pero esas miserias hay que ofrecerlas: miserias nuestras y misericordia de Dios.

El prelado pide entrar en el Espíritu del Año Jubilar por la puerta principal, pues el mundo no puede seguir así y en la Iglesia hay muchas cosas que tampoco están bien. Hay que reconocer lo más importante, lo esencial, y veremos cómo tiene que incidir nuestra conversión en el comportamiento humano personal, familiar, social, profesional, eclesial.

Con información de Aica

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Ettore Boschini nació el 25 de mayo de 1928 en Belverde di Roverbella, a sus 24 años ingresó en l ...
 
La vía del pulchrum es muy útil porque es universal, es decir, todo hombre puede acceder fácilmen ...
 
Ayer la Iglesia celebró el Domingo Gaudete -Domingo de la Alegría, donde los paramentos de los min ...
 
Las normas prohíbe el comercio y la exposición de las reliquias en lugares profanos. ...
 
Simbang Gabi es una novena de Eucaristías de madrugada que caracteriza el tiempo de Adviento filipi ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading