Loading
 
 
 
Loading
 
En la fiesta de la Sagrada Familia, el Papa pidió a Jesús, María y José que traigan serenidad, alegría, justicia y paz
Loading
 
28 de Diciembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 28-12-2015, Gaudium Press) Ayer, en el Ángelus de la Fiesta de la Sagrada Familia, el Papa Francisco recordó su asistencia al Encuentro Mundial de las Familias, realizado en Filadelfia, EE. UU., entre el 22 y el 27 de septiembre pasado. "Recuerdo el gran encuentro de Filadelfia, en septiembre pasado; las tantas familias que he encontrado en los viajes apostólicos, y las de todo el mundo. Quisiera saludarlas a todas con afecto y reconocimiento, en especial en este tiempo nuestro, en el que la familia está sometida a incomprensiones y dificultades de diversos tipos que la debilitan", dijo el Papa.

1.png

El Papa -que fue recibido con el canto de un villancico entonado por niños desde la Plaza de San Pedro- afirmó que "del testimonio de la Sagrada Familia", cada núcleo familiar actual "puede aprender indicaciones preciosas para el estilo y las opciones de vida, y puede tomar fortaleza y sabiduría para el camino de cada día. La Virgen y San José enseñan a acoger a los hijos como don de Dios, a generarlos y educarlos cooperando de forma maravillosa con la obra del Creador y donando al mundo, en cada niño, una sonrisa nueva. Es en la familia unida que los hijos alcanzan la madurez de su existencia, viviendo la experiencia significativa y eficaz del amor gratuito, de la ternura, del respeto recíproco, de la comprensión mutua, del perdón y de la alegría".

El Papa Francisco profundizó en el tema de la alegría cristiana vivida al interior de la familia. "La verdadera alegría que se experimenta en la familia no es algo casual y fortuito. Es una alegría que es fruto de la armonía profunda entre las personas, que hace saborear la belleza de estar juntos, de sostenernos mutuamente en el camino de la vida. Pero como cimiento de todo está la presencia de Dios, su amor acogedor, misericordioso y paciente hacia todos".

Si no está presente Dios, "si no se abre la puerta de la familia a la presencia de Dios y a su amor, la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos y se apaga la alegría. Sin embargo, la familia que vive la alegría de la fe, la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para toda la sociedad".

El Papa concluyó su reflexión dominical pidiendo a Jesús, María y José que "bendigan y protejan a todas las familias del mundo, para que en ellas reinen la serenidad y la alegría, la justicia y la paz, que Cristo naciendo ha traído como don para la humanidad".

Con información de Radio Vaticano

Loading
En la fiesta de la Sagrada Familia, el Papa pidió a Jesús, María y José que traigan serenidad, alegría, justicia y paz

Ciudad del Vaticano (Lunes, 28-12-2015, Gaudium Press) Ayer, en el Ángelus de la Fiesta de la Sagrada Familia, el Papa Francisco recordó su asistencia al Encuentro Mundial de las Familias, realizado en Filadelfia, EE. UU., entre el 22 y el 27 de septiembre pasado. "Recuerdo el gran encuentro de Filadelfia, en septiembre pasado; las tantas familias que he encontrado en los viajes apostólicos, y las de todo el mundo. Quisiera saludarlas a todas con afecto y reconocimiento, en especial en este tiempo nuestro, en el que la familia está sometida a incomprensiones y dificultades de diversos tipos que la debilitan", dijo el Papa.

1.png

El Papa -que fue recibido con el canto de un villancico entonado por niños desde la Plaza de San Pedro- afirmó que "del testimonio de la Sagrada Familia", cada núcleo familiar actual "puede aprender indicaciones preciosas para el estilo y las opciones de vida, y puede tomar fortaleza y sabiduría para el camino de cada día. La Virgen y San José enseñan a acoger a los hijos como don de Dios, a generarlos y educarlos cooperando de forma maravillosa con la obra del Creador y donando al mundo, en cada niño, una sonrisa nueva. Es en la familia unida que los hijos alcanzan la madurez de su existencia, viviendo la experiencia significativa y eficaz del amor gratuito, de la ternura, del respeto recíproco, de la comprensión mutua, del perdón y de la alegría".

El Papa Francisco profundizó en el tema de la alegría cristiana vivida al interior de la familia. "La verdadera alegría que se experimenta en la familia no es algo casual y fortuito. Es una alegría que es fruto de la armonía profunda entre las personas, que hace saborear la belleza de estar juntos, de sostenernos mutuamente en el camino de la vida. Pero como cimiento de todo está la presencia de Dios, su amor acogedor, misericordioso y paciente hacia todos".

Si no está presente Dios, "si no se abre la puerta de la familia a la presencia de Dios y a su amor, la familia pierde la armonía, prevalecen los individualismos y se apaga la alegría. Sin embargo, la familia que vive la alegría de la fe, la comunica espontáneamente, es sal de la tierra y luz del mundo, es levadura para toda la sociedad".

El Papa concluyó su reflexión dominical pidiendo a Jesús, María y José que "bendigan y protejan a todas las familias del mundo, para que en ellas reinen la serenidad y la alegría, la justicia y la paz, que Cristo naciendo ha traído como don para la humanidad".

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
"Ni que decir del efecto que produce el sonido y diapasón de un instrumento musical. La personalida ...
 
Esta pastoral no se limita a los sacramentos; sino que va más allá a través de una acción pastor ...
 
En Salvador -Brasil, las parroquias dedicadas a San Francisco de Asís ya están preparando los home ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading