Loading
 
 
 
Loading
 
Papa hace público su mensaje "Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo"
Loading
 
22 de Enero de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 22-01-2016, Gaudium Press) Hoy, la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha hecho público el Mensaje del Papa para la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones. El título del mensaje es "Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo".

El Pontífice recuerda que la genuina comunicación es amor, el cual "lleva a la apertura, no al aislamiento". Una comunicación inspirada por la caridad "será portadora de la fuerza de Dios".

"Como hijos de Dios estamos llamados a comunicar con todos, sin exclusión. En particular, es característico del lenguaje y de las acciones de la Iglesia transmitir misericordia, para tocar el corazón de las personas y sostenerlas en el camino hacia la plenitud de la vida, que Jesucristo, enviado por el Padre, ha venido a traer a todos", expresó el Papa. Es intención del cristiano cuando comunica "hacer crecer la comunión e, incluso cuando debe condenar con firmeza el mal, trata de no romper nunca la relación y la comunicación".

Una comunión-comunicación inspirada por la misericordia "es capaz de activar un nuevo modo de hablar y dialogar, como tan elocuentemente expresó Shakespeare: «La misericordia no es obligatoria, cae como la dulce lluvia del cielo sobre la tierra que está bajo ella. Es una doble bendición: bendice al que la concede y al que la recibe» (El mercader de Venecia, Acto IV, Escena I)".

Una comunicación misericordiosa tiende puentes hacia el pecador. "Nosotros podemos y debemos juzgar situaciones de pecado - violencia, corrupción, explotación, etc. -, pero no podemos juzgar a las personas, porque sólo Dios puede leer en profundidad sus corazones. Nuestra tarea es amonestar a quien se equivoca, denunciando la maldad y la injusticia de ciertos comportamientos, con el fin de liberar a las víctimas y de levantar al caído. El evangelio de Juan nos recuerda que «la verdad os hará libres» (Jn 8,32). Esta verdad es, en definitiva, Cristo mismo, cuya dulce misericordia es el modelo para nuestro modo de anunciar la verdad y condenar la injusticia. Nuestra primordial tarea es afirmar la verdad con amor (cf. Ef 4,15). Sólo palabras pronunciadas con amor y acompañadas de mansedumbre y misericordia tocan los corazones de quienes somos pecadores".

La comunicación cristiana tiene una nota indiscutiblemente familiar, considera a la sociedad como una gran familia. El Papa invitó a reflexionar "sobre nuestras primeras experiencias de relación en el seno de la familia. Los padres nos han amado y apreciado más por lo que somos que por nuestras capacidades y nuestros éxitos. Los padres quieren naturalmente lo mejor para sus propios hijos, pero su amor nunca está condicionado por el alcance de los objetivos. La casa paterna es el lugar donde siempre eres acogido (cf. Lc 15,11-32). Quisiera alentar a todos a pensar en la sociedad humana, no como un espacio en el que los extraños compiten y buscan prevalecer, sino más bien como una casa o una familia, donde la puerta está siempre abierta y en la que sus miembros se acogen mutuamente".

Para una adecuada comunicación "es fundamental escuchar". "Escuchar nunca es fácil", pero ese don hay que pedirlo para después ejercitarlo.

Los nuevos espacios cibernéticos son lugar ideal para marcar el cuño cristiano de la comunicación. "También los correos electrónicos, los mensajes de texto, las redes sociales, los foros pueden ser formas de comunicación plenamente humanas. No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición". Es preciso usar las redes sociales para la promoción del bien de la sociedad.

El Papa concluye su mensaje reconociendo que la actual comunicación ha traído "un alargamiento de los horizontes para muchas personas", ampliación que entretanto supone "una gran responsabilidad. Me gusta definir este poder de la comunicación como «proximidad». El encuentro entre la comunicación y la misericordia es fecundo en la medida en que genera una proximidad que se hace cargo, consuela, cura, acompaña y celebra".

Con información de Radio Vaticano

Loading
Papa hace público su mensaje "Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo"

Ciudad del Vaticano (Viernes, 22-01-2016, Gaudium Press) Hoy, la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha hecho público el Mensaje del Papa para la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones. El título del mensaje es "Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo".

El Pontífice recuerda que la genuina comunicación es amor, el cual "lleva a la apertura, no al aislamiento". Una comunicación inspirada por la caridad "será portadora de la fuerza de Dios".

"Como hijos de Dios estamos llamados a comunicar con todos, sin exclusión. En particular, es característico del lenguaje y de las acciones de la Iglesia transmitir misericordia, para tocar el corazón de las personas y sostenerlas en el camino hacia la plenitud de la vida, que Jesucristo, enviado por el Padre, ha venido a traer a todos", expresó el Papa. Es intención del cristiano cuando comunica "hacer crecer la comunión e, incluso cuando debe condenar con firmeza el mal, trata de no romper nunca la relación y la comunicación".

Una comunión-comunicación inspirada por la misericordia "es capaz de activar un nuevo modo de hablar y dialogar, como tan elocuentemente expresó Shakespeare: «La misericordia no es obligatoria, cae como la dulce lluvia del cielo sobre la tierra que está bajo ella. Es una doble bendición: bendice al que la concede y al que la recibe» (El mercader de Venecia, Acto IV, Escena I)".

Una comunicación misericordiosa tiende puentes hacia el pecador. "Nosotros podemos y debemos juzgar situaciones de pecado - violencia, corrupción, explotación, etc. -, pero no podemos juzgar a las personas, porque sólo Dios puede leer en profundidad sus corazones. Nuestra tarea es amonestar a quien se equivoca, denunciando la maldad y la injusticia de ciertos comportamientos, con el fin de liberar a las víctimas y de levantar al caído. El evangelio de Juan nos recuerda que «la verdad os hará libres» (Jn 8,32). Esta verdad es, en definitiva, Cristo mismo, cuya dulce misericordia es el modelo para nuestro modo de anunciar la verdad y condenar la injusticia. Nuestra primordial tarea es afirmar la verdad con amor (cf. Ef 4,15). Sólo palabras pronunciadas con amor y acompañadas de mansedumbre y misericordia tocan los corazones de quienes somos pecadores".

La comunicación cristiana tiene una nota indiscutiblemente familiar, considera a la sociedad como una gran familia. El Papa invitó a reflexionar "sobre nuestras primeras experiencias de relación en el seno de la familia. Los padres nos han amado y apreciado más por lo que somos que por nuestras capacidades y nuestros éxitos. Los padres quieren naturalmente lo mejor para sus propios hijos, pero su amor nunca está condicionado por el alcance de los objetivos. La casa paterna es el lugar donde siempre eres acogido (cf. Lc 15,11-32). Quisiera alentar a todos a pensar en la sociedad humana, no como un espacio en el que los extraños compiten y buscan prevalecer, sino más bien como una casa o una familia, donde la puerta está siempre abierta y en la que sus miembros se acogen mutuamente".

Para una adecuada comunicación "es fundamental escuchar". "Escuchar nunca es fácil", pero ese don hay que pedirlo para después ejercitarlo.

Los nuevos espacios cibernéticos son lugar ideal para marcar el cuño cristiano de la comunicación. "También los correos electrónicos, los mensajes de texto, las redes sociales, los foros pueden ser formas de comunicación plenamente humanas. No es la tecnología la que determina si la comunicación es auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para usar bien los medios a su disposición". Es preciso usar las redes sociales para la promoción del bien de la sociedad.

El Papa concluye su mensaje reconociendo que la actual comunicación ha traído "un alargamiento de los horizontes para muchas personas", ampliación que entretanto supone "una gran responsabilidad. Me gusta definir este poder de la comunicación como «proximidad». El encuentro entre la comunicación y la misericordia es fecundo en la medida en que genera una proximidad que se hace cargo, consuela, cura, acompaña y celebra".

Con información de Radio Vaticano

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/76141-Papa-hace-publico-su-mensaje--Comunicacion-y-Misericordia--un-encuentro-fecundo-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Como acostumbra ocurrir en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el Santo Padre fue ...
 
Durante el feriado nacional, las autoridades habilitaron la carretera para el tránsito de los devot ...
 
Los presbíteros sólo podrán orar por el paciente en esas circunstancias. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading