Loading
 
 
 
Loading
 
Papa reza con religiosos: no caigamos en la tentación de la resignación
Loading
 
17 de Febrero de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Morelia (Miércoles, 17-02-2016, Gaudium Press) En su quinto día en tierras mexicanas, en un encuentro muy esperado, el Santo Padre dedicó ayer su reflexión, en parte, a la necesidad de reaccionar a las adversidades delante de una realidad que parece insuperable.

El Papa Francisco invitó a los sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados y seminaristas a hacer una oración: "No caigamos en la tentación de la resignación".

La invitación fue hecha durante la misa celebrada en el Estadio "Venustiano Carranza" en Morelia, en el centro de México.

Vencer la tentación de la resignación

Son reflexiones del Papa:

"Una de las tentaciones que nos asalta, una de las tentaciones que surge no solo de contemplar la realidad, sino también de vivir en ella... ¿sabéis cuál puede ser?" - preguntó el Pontífice.

"¿Cuál es la tentación que nos puede venir de ambientes dominados muchas veces por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia delante del sufrimiento y la precariedad?" - insistió Francisco.

"A la vista de esta realidad que parece haberse tornado un sistema inamovible, ¿cuál es la tentación que repetidamente nos viene? Creo que podremos resumirla con la palabra resignación. A la vista de esta realidad, puede vencernos una de las armas preferidas del demonio: la resignación."

"Una resignación que nos paraliza e impide no solo de caminar, sino también de abrir camino; una resignación que no solo nos atemoriza, sino también nos atrinchera en nuestras «sacristías» y seguridades aparentes; una resignación que no solo nos impide de anunciar, sino nos impide también de alabar; una resignación que nos impide no solo de proyectar, sino también de arriesgar y transformar."

Un aforisma

Francisco inició sus palabras refiriéndose a la oración en la vida sacerdotal y religiosa, en la vida de los consagrados en general:

"Hay un aforisma que recita así: «Dime cómo rezas y te diré cómo vives, dime cómo vives y te diré cómo rezas»; porque, mostrándome cómo rezas, aprenderé a descubrir el Dios vivo y, mostrándome como vives, aprenderé a creer en el Dios a quien rezas, pues nuestra vida habla de la oración y la oración habla de nuestra vida, y nuestra vida habla en la oración y la oración habla en nuestra vida. Se aprende a rezar, como se aprende a caminar, a hablar, a escuchar. La escuela de la oración es la escuela de la vida, y la escuela de la vida es el lugar donde hacemos escuela de oración".

Consagrados

Dirigiéndose a los consagrados, Francisco resaltó que Jesús quiso introducir a los suyos en el misterio de la Vida. Él les mostró qué significa ser Hijo Dios.

En su mirada, en su caminar, les hizo experimentar la fuerza, la novedad de decir: «Padre Nuestro».

En Jesús, esta expresión no tiene el sabor viejo de la rutina o de la repetición; al contrario, sabe a vida, a experiencia, a autenticidad. Él supo vivir rezando y rezar viviendo, al decir: Padre Nuestro.

Jesús llamó primero a los suyos

"Nuestro primer llamado es para hacer experiencia de este amor misericordioso del Padre en nuestra vida, en nuestra historia. El primer llamado que Jesús nos hizo fue para introducirnos en esta nueva dinámica del amor, de la filiación. Nuestro primer llamado es para aprender a decir «Padre Nuestro», decir Abbá."

Jesús nos llamó para participar en su vida, en la vida divina: ¡Ay de nosotros, si no la compartimos! ¡Ay de nosotros, si no somos testigos de lo que vimos y oímos! ¡Ay de nosotros! - advirtió el Papa.

Decir con nuestra vida Padre Nuestro

"¿En qué consiste la misión sino en decir con nuestra vida: Padre Nuestro?" - preguntó Francisco. Es a este Padre Nuestro que nos dirigimos todos los días rezando:

"No nos dejes caer en tentación. Lo hizo el propio Jesús. Rezó para que nosotros, sus discípulos - de ayer y de hoy -, no cayéramos en tentación."

"En los momentos de tentación, nos hace muy bien apelar a nuestra memoria. Nos ayuda mucho considerar la «madera» de la que fuimos hechos. No comenzó todo con nosotros, ni acabará todo con nosotros", observó Francisco, "por eso, nos hace bien recuperar el recuerdo de la historia que nos trajo hasta aquí", agregó.

"No nos dejes caer en la tentación de la resignación, no nos dejes caer en la tentación de la pérdida de la memoria, no nos dejes caer en la tentación de olvidarnos de lo que nuestros mayores nos enseñaron, con su vida, a decir: Padre Nuestro", concluyó el Papa Francisco. (JSG)

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Radio Vaticano)

 

 

Loading
Papa reza con religiosos: no caigamos en la tentación de la resignación

Morelia (Miércoles, 17-02-2016, Gaudium Press) En su quinto día en tierras mexicanas, en un encuentro muy esperado, el Santo Padre dedicó ayer su reflexión, en parte, a la necesidad de reaccionar a las adversidades delante de una realidad que parece insuperable.

El Papa Francisco invitó a los sacerdotes, religiosos, religiosas, consagrados y seminaristas a hacer una oración: "No caigamos en la tentación de la resignación".

La invitación fue hecha durante la misa celebrada en el Estadio "Venustiano Carranza" en Morelia, en el centro de México.

Vencer la tentación de la resignación

Son reflexiones del Papa:

"Una de las tentaciones que nos asalta, una de las tentaciones que surge no solo de contemplar la realidad, sino también de vivir en ella... ¿sabéis cuál puede ser?" - preguntó el Pontífice.

"¿Cuál es la tentación que nos puede venir de ambientes dominados muchas veces por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, el desprecio por la dignidad de la persona, la indiferencia delante del sufrimiento y la precariedad?" - insistió Francisco.

"A la vista de esta realidad que parece haberse tornado un sistema inamovible, ¿cuál es la tentación que repetidamente nos viene? Creo que podremos resumirla con la palabra resignación. A la vista de esta realidad, puede vencernos una de las armas preferidas del demonio: la resignación."

"Una resignación que nos paraliza e impide no solo de caminar, sino también de abrir camino; una resignación que no solo nos atemoriza, sino también nos atrinchera en nuestras «sacristías» y seguridades aparentes; una resignación que no solo nos impide de anunciar, sino nos impide también de alabar; una resignación que nos impide no solo de proyectar, sino también de arriesgar y transformar."

Un aforisma

Francisco inició sus palabras refiriéndose a la oración en la vida sacerdotal y religiosa, en la vida de los consagrados en general:

"Hay un aforisma que recita así: «Dime cómo rezas y te diré cómo vives, dime cómo vives y te diré cómo rezas»; porque, mostrándome cómo rezas, aprenderé a descubrir el Dios vivo y, mostrándome como vives, aprenderé a creer en el Dios a quien rezas, pues nuestra vida habla de la oración y la oración habla de nuestra vida, y nuestra vida habla en la oración y la oración habla en nuestra vida. Se aprende a rezar, como se aprende a caminar, a hablar, a escuchar. La escuela de la oración es la escuela de la vida, y la escuela de la vida es el lugar donde hacemos escuela de oración".

Consagrados

Dirigiéndose a los consagrados, Francisco resaltó que Jesús quiso introducir a los suyos en el misterio de la Vida. Él les mostró qué significa ser Hijo Dios.

En su mirada, en su caminar, les hizo experimentar la fuerza, la novedad de decir: «Padre Nuestro».

En Jesús, esta expresión no tiene el sabor viejo de la rutina o de la repetición; al contrario, sabe a vida, a experiencia, a autenticidad. Él supo vivir rezando y rezar viviendo, al decir: Padre Nuestro.

Jesús llamó primero a los suyos

"Nuestro primer llamado es para hacer experiencia de este amor misericordioso del Padre en nuestra vida, en nuestra historia. El primer llamado que Jesús nos hizo fue para introducirnos en esta nueva dinámica del amor, de la filiación. Nuestro primer llamado es para aprender a decir «Padre Nuestro», decir Abbá."

Jesús nos llamó para participar en su vida, en la vida divina: ¡Ay de nosotros, si no la compartimos! ¡Ay de nosotros, si no somos testigos de lo que vimos y oímos! ¡Ay de nosotros! - advirtió el Papa.

Decir con nuestra vida Padre Nuestro

"¿En qué consiste la misión sino en decir con nuestra vida: Padre Nuestro?" - preguntó Francisco. Es a este Padre Nuestro que nos dirigimos todos los días rezando:

"No nos dejes caer en tentación. Lo hizo el propio Jesús. Rezó para que nosotros, sus discípulos - de ayer y de hoy -, no cayéramos en tentación."

"En los momentos de tentación, nos hace muy bien apelar a nuestra memoria. Nos ayuda mucho considerar la «madera» de la que fuimos hechos. No comenzó todo con nosotros, ni acabará todo con nosotros", observó Francisco, "por eso, nos hace bien recuperar el recuerdo de la historia que nos trajo hasta aquí", agregó.

"No nos dejes caer en la tentación de la resignación, no nos dejes caer en la tentación de la pérdida de la memoria, no nos dejes caer en la tentación de olvidarnos de lo que nuestros mayores nos enseñaron, con su vida, a decir: Padre Nuestro", concluyó el Papa Francisco. (JSG)

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Radio Vaticano)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/76788-Papa-reza-con-religiosos--no-caigamos-en-la-tentacion-de-la-resignacion-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
"Ni que decir del efecto que produce el sonido y diapasón de un instrumento musical. La personalida ...
 
Esta pastoral no se limita a los sacramentos; sino que va más allá a través de una acción pastor ...
 
En Salvador -Brasil, las parroquias dedicadas a San Francisco de Asís ya están preparando los home ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading