Loading
 
 
 
Loading
 
“Si se pierde la dimensión del servicio, el poder se transforma en arrogancia y se convierte en dominio y atropello”, dijo el Papa
Loading
 
24 de Febrero de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 24-02-2016, Gaudium Press) En la catequesis de la Audiencia General del Miércoles, en las que el Papa sigue hablando de la misericordia en la Sagrada Escritura, el Pontífice trató sobre el buen uso del poder, basado en la historia del rey Ajab y de Nabot, dueño de una viña.

"En este texto se narra que el rey de Israel, Ajab, quiere comprar la viña de un hombre de nombre Nabot, porque esta viña confina con el palacio real". Nabot se niega a la propuesta del rey, y este "reacciona ante este rechazo con amargura e indignación". Elñ rey llega a acusar falsamente a Nabot para adueñarse de su propiedad.

"La riqueza y el poder son realidades que pueden ser buenas y útiles al bien común, si son puestos al servicio de los pobres y de todos, con justicia y caridad. Pero, como muchas veces sucede, si son vividas como privilegio, con egoísmo y prepotencia, se transforman en instrumentos de corrupción y de muerte", expresa el Pontífice.

"Jesús, recordando estas cosas, nos dice: «Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo» (Mt 20,25-27)".

"Si se pierde la dimensión del servicio, el poder se transforma en arrogancia y se convierte en dominio y atropello", insistió el Pontífice.

Loading
“Si se pierde la dimensión del servicio, el poder se transforma en arrogancia y se convierte en dominio y atropello”, dijo el Papa

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 24-02-2016, Gaudium Press) En la catequesis de la Audiencia General del Miércoles, en las que el Papa sigue hablando de la misericordia en la Sagrada Escritura, el Pontífice trató sobre el buen uso del poder, basado en la historia del rey Ajab y de Nabot, dueño de una viña.

"En este texto se narra que el rey de Israel, Ajab, quiere comprar la viña de un hombre de nombre Nabot, porque esta viña confina con el palacio real". Nabot se niega a la propuesta del rey, y este "reacciona ante este rechazo con amargura e indignación". Elñ rey llega a acusar falsamente a Nabot para adueñarse de su propiedad.

"La riqueza y el poder son realidades que pueden ser buenas y útiles al bien común, si son puestos al servicio de los pobres y de todos, con justicia y caridad. Pero, como muchas veces sucede, si son vividas como privilegio, con egoísmo y prepotencia, se transforman en instrumentos de corrupción y de muerte", expresa el Pontífice.

"Jesús, recordando estas cosas, nos dice: «Ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos les hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no debe suceder así. Al contrario, el que quiera ser grande, que se haga servidor de ustedes; y el que quiera ser el primero que se haga su esclavo» (Mt 20,25-27)".

"Si se pierde la dimensión del servicio, el poder se transforma en arrogancia y se convierte en dominio y atropello", insistió el Pontífice.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading