Loading
 
 
 
Loading
 
Roma: un recorrido de arte y fe para descubrir la misericordia en las Catacumbas
Loading
 
24 de Febrero de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Roma (Miércoles, 24-02-2016, Gaudium Press) Situada en la Vía Casilina en Roma se encuentra una antigua catacumba: la de los santos mártires Marcelino y Pedro. Este lugar, desde el pasado enero y con motivo del Año Santo, es posible visitar a través de un recorrido que invita descubrir el mensaje de amor y misericordia desde el arte y la fe.

"Con ocasión del Año de la Misericordia las Catacumbas de los santos Marcelino y Pedro proponen a los peregrinos un recorrido jubilar en las Catacumbas. De hecho, cada último domingo del mes a las 4:00 de la tarde, será posible visitar las Catacumbas y observar bellísimos frescos que son documentados a través de las Sagradas Escrituras", comenta Angela Di Curzio, guía oficial de las catacumbas, en un video promocional.

Jubileo en Catacumba.jpg
 Desde el pasado enero la Catacumba de los santos Marcelino y Pedro acoge un recorrido jubilar. Las visitas se realizan cada último domingo de mes con la observación de bellísimos frescos recientemente restaurados / Foto: iubilaeummisericordiae.va.

Este recorrido jubilar, que cuenta con el patrocinio del Instituto Cavanis y de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra, fue recientemente instalado gracias a la restauración que recibieron las pinturas paleocristianas que por siglos han decorado las catacumbas de los santos mártires.

Tal como informó la agencia EFE los frescos conforman lo que hoy es un vasto enclave arqueológico de dos hectáreas que hoy recobró todo su brillo tras mDesde el pasado enero la Catacumba de los santos Marcelino y Pedro acoge un recorrido jubilar. Las visitas se realizan cada último domingo de mes con la observación de bellísimos frescos recientemente restaurados / Foto: iubilaeummisericordiae.va.ás de un año de trabajos de restauración que fueron realizados con técnicas láser. Uno de los espacios con mayor valor artístico, pero sobretodo religioso, es la cripta de Pedro y Marcelino, que conservaron por mucho tiempo los cuerpos de los santos.

La historia del martirio de estos primeros cristianos se remota a los tiempos del emperador Diocleciano. Ambos eran testimonio valiente de la vida cristiana. San Marcelino era un sacerdote muy apreciado, mientras que Pedro, un hombre muy piadoso con dones especiales, entre ellos el de expulsar demonios. De acuerdo con la tradición, durante la persecución se acusó a Pedro de ser enemigo de los dioses del Imperio, ya que predicaba con mucho entusiasmo. Por su parte, Marcelino ayudaba a Pedro dando doctrina a los nuevos cristianos.

Ante estos hechos los gobernadores mandan prender a los santos diciéndoles que si no ofrecían incienso a los dioses serían condenados a muerte, la cual llegó en el año 304. Se narra que ambos santos, antes de morir decapitados, debieron escavar con sus manos sus propias tumbas. El lugar del martirio era por entonces conocido como Selva Negra, pero tras la muerte de los santos recibió por nombre Selva Cándida.

Tras hallar el lugar del martirio, que fue revelado por el mismo verdugo de los santos quien se convirtió, sus cuerpos fueron enterrados en una catacumba en Roma, sobre la cual, y en tiempo del emperador Constantino, fue edificada una basílica en su honor. El mismo Constantino sepultó en este lugar a su madre, Santa Elena.

Las catacumbas fueron abiertas por el Papa Dámaso I -cuyo pontificado ocurrió entre el 366 y 384-, quien recordó en un epitafio: "Estos mártires ya fueron venerados por los primeros cristianos".

Para ingresar hoy a este lugar es necesario entrar a la Parroquia de los Santos Marcelino y Pedro pasando por un corredor externo que se ubica en el patio de la Iglesia. Ellas están constituidas por 18 mil metros cuadrados. Se cree que en toda esta área fueron sepultadas unas 15 mil personas durante el siglo III.

El próximo recorrido jubilar será el domingo 28 de febrero.

Con información de santimarcellinoepietro.it, primeroscristianos.com y EFE.

 

Loading
Roma: un recorrido de arte y fe para descubrir la misericordia en las Catacumbas

Roma (Miércoles, 24-02-2016, Gaudium Press) Situada en la Vía Casilina en Roma se encuentra una antigua catacumba: la de los santos mártires Marcelino y Pedro. Este lugar, desde el pasado enero y con motivo del Año Santo, es posible visitar a través de un recorrido que invita descubrir el mensaje de amor y misericordia desde el arte y la fe.

"Con ocasión del Año de la Misericordia las Catacumbas de los santos Marcelino y Pedro proponen a los peregrinos un recorrido jubilar en las Catacumbas. De hecho, cada último domingo del mes a las 4:00 de la tarde, será posible visitar las Catacumbas y observar bellísimos frescos que son documentados a través de las Sagradas Escrituras", comenta Angela Di Curzio, guía oficial de las catacumbas, en un video promocional.

Jubileo en Catacumba.jpg
 Desde el pasado enero la Catacumba de los santos Marcelino y Pedro acoge un recorrido jubilar. Las visitas se realizan cada último domingo de mes con la observación de bellísimos frescos recientemente restaurados / Foto: iubilaeummisericordiae.va.

Este recorrido jubilar, que cuenta con el patrocinio del Instituto Cavanis y de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra, fue recientemente instalado gracias a la restauración que recibieron las pinturas paleocristianas que por siglos han decorado las catacumbas de los santos mártires.

Tal como informó la agencia EFE los frescos conforman lo que hoy es un vasto enclave arqueológico de dos hectáreas que hoy recobró todo su brillo tras mDesde el pasado enero la Catacumba de los santos Marcelino y Pedro acoge un recorrido jubilar. Las visitas se realizan cada último domingo de mes con la observación de bellísimos frescos recientemente restaurados / Foto: iubilaeummisericordiae.va.ás de un año de trabajos de restauración que fueron realizados con técnicas láser. Uno de los espacios con mayor valor artístico, pero sobretodo religioso, es la cripta de Pedro y Marcelino, que conservaron por mucho tiempo los cuerpos de los santos.

La historia del martirio de estos primeros cristianos se remota a los tiempos del emperador Diocleciano. Ambos eran testimonio valiente de la vida cristiana. San Marcelino era un sacerdote muy apreciado, mientras que Pedro, un hombre muy piadoso con dones especiales, entre ellos el de expulsar demonios. De acuerdo con la tradición, durante la persecución se acusó a Pedro de ser enemigo de los dioses del Imperio, ya que predicaba con mucho entusiasmo. Por su parte, Marcelino ayudaba a Pedro dando doctrina a los nuevos cristianos.

Ante estos hechos los gobernadores mandan prender a los santos diciéndoles que si no ofrecían incienso a los dioses serían condenados a muerte, la cual llegó en el año 304. Se narra que ambos santos, antes de morir decapitados, debieron escavar con sus manos sus propias tumbas. El lugar del martirio era por entonces conocido como Selva Negra, pero tras la muerte de los santos recibió por nombre Selva Cándida.

Tras hallar el lugar del martirio, que fue revelado por el mismo verdugo de los santos quien se convirtió, sus cuerpos fueron enterrados en una catacumba en Roma, sobre la cual, y en tiempo del emperador Constantino, fue edificada una basílica en su honor. El mismo Constantino sepultó en este lugar a su madre, Santa Elena.

Las catacumbas fueron abiertas por el Papa Dámaso I -cuyo pontificado ocurrió entre el 366 y 384-, quien recordó en un epitafio: "Estos mártires ya fueron venerados por los primeros cristianos".

Para ingresar hoy a este lugar es necesario entrar a la Parroquia de los Santos Marcelino y Pedro pasando por un corredor externo que se ubica en el patio de la Iglesia. Ellas están constituidas por 18 mil metros cuadrados. Se cree que en toda esta área fueron sepultadas unas 15 mil personas durante el siglo III.

El próximo recorrido jubilar será el domingo 28 de febrero.

Con información de santimarcellinoepietro.it, primeroscristianos.com y EFE.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/76954-Roma--un-recorrido-de-arte-y-fe-para-descubrir-la-misericordia-en-las-Catacumbas. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading