Loading
 
 
 
Loading
 
Salomón cae en la idolatría
Loading
 
9 de Marzo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 08-03-2016, Gaudium Press) Después de la construcción del palacio real, Dios apareció a Salomón y le dijo que, si cumpliese siempre los mandamientos del Señor, su trono sería mantenido. Pero, si no fuese fiel, ocurrirían varias desgracias para Israel y el propio Templo sería arruinado (cf. I Rs 9, 4-8). Entretanto, Salomón prevaricó y esa profecía se realizó enteramente.

Un profeta rasga su manto en diez pedazos

Dios había ordenado a los israelíes: "No se casen con mujeres paganas, porque ellas ‘con seguridad pervertirán vuestros corazones para que sigáis a sus dioses'" (I Rs 11, 2).

Salomón ya era casado con la hija del Faraón de Egipto. Entretanto, esclavizado por la impureza, él "tuvo 700 esposas, en el grado de reinas y 300 concubinas" (I Rs 11, 3). Y cuando envejeció, sus mujeres lo llevaron a la idolatría. Él llegó a prestar culto a Astarté -que era vergonzoso y sensual- y a construir en el Monte de los Olivos un templo para el ídolo de Moab, cuyo culto envolvía crueldades. 1

Salomon_Gaudium_Press.jpg
Estatua de Salomón, Catedral de Colonia

Indignado con esos pecados de Salomón, Dios le dijo:

"Ya que procediste así y no guardaste mi alianza, ni las leyes que te prescribí, voy a sacar de ti el reino y darlo a uno de tus siervos. Pero, por amor de tu padre David, no lo haré durante tu vida; es de la mano de tu hijo que lo arrebataré. No te sacaré todo el reino, sino dejaré a tu hijo una tribu, por consideración a mi siervo David" (I Rs 11, 11-13).

De hecho, eso luego después sucedió. Jeroboam, de la tribu de Efraín, uno de los oficiales de Salomón, caminaba por el campo cuando vino a su encuentro el Profeta Ahías, cubierto con un manto nuevo. Lo rasgó en doce pedazos y dijo a Jeroboam que tomase diez fragmentos. Le explicó que, debido a los pecados de Salomón, su reino sería dividido y él, Jeroboam, reinaría sobre diez tribus, y con el hijo de Salomón permanecerían dos tribus (cf. I Rs 11, 29-39).

Sabiendo de eso, Salomón quiso matar a Jeroboam, pero este huyó a Egipto y allá se quedó hasta la muerte de Salomón. Afirma San Juan Bosco: "El infeliz Salomón, con setenta años de edad, en el cuadragésimo de su reinado, murió de tal forma que mucho deja a dudar de su eterna salvación." 2

Hebreos divididos en dos reinos

Después del fallecimiento de Salomón, comenzó a reinar su hijo Roboam. Pero, por no haber seguido los consejos de los ancianos, hubo una revuelta, una revolución motivada por una cuestión de impuestos; entretanto la causa profunda fueron los nefandos pecados de Salomón. 3

Diez tribus siguieron a Jeroboam, que regresara de Egipto, y apenas las tribus de Judá y Benjamín quedaron con Roboam (cf. I Rs 12, 21). Así se cumplió la profecía de Ahías. Surgieron entonces dos reinos, que se enfrentaron durante siglos: el de Judá, con capital en Jerusalén, y el de Israel, con sede en Samaria. 4

Para evitar que sus seguidores fuesen a cumplir sus obligaciones religiosas en el Templo, en Jerusalén, Jeroboam hizo dos becerros de oro y les dijo: "He aquí [...] tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto" (I Rs 12, 28). E instaló un becerro en Betel, en el extremo sur de Israel, y otro en Dan, en el extremo norte. Cosa semejante había sucedido en la época del éxodo, cuando los hebreos adoraron un becerro de oro (cf. Ex 32, 1-29).

Delante de esa abominación, los de la tribu de Levi así como los israelíes esparcidos en todo el país, y que no querían caer en la idolatría, acudieron al reino de Judá (cf. II Cr 11, 13-18).

Robados los tesoros del Templo y los del palacio real

En el momento en que Jeroboam estaba incensando el ídolo en Betel, apareció delante de él un hombre de Dios, venido de Judá, y lo increpó duramente por su pecado. Jeroboam, indignado, extendió su mano y ordenó que prendiesen al increpador, pero su brazo quedó endurecido como una barra de hierro. Al mismo tiempo, "el altar se partió y las cenizas del altar se esparcieron" (I Rs 13, 5).

Aterrorizado, Jeroboam pidió al varón de Dios que lo curase. Este invocó al Señor y la mano de Jeroboam quedó sana. Pero Jeroboam "no se convirtió de su pésimo camino" (I Rs 13, 33).

Por eso, a través del Profeta Ahías, Dios declaró: "Voy a barrer los restos de la casa de Jeroboam como se barre la basura, hasta que todo quede limpio" (I Rs 14, 10). El exterminio de la casa de Jeroboam fue de hecho realizado (cf. I Rs 15, 29). También Roboam, Rey de Judá, cayó en la idolatría; se llegó hasta a practicar un culto "acompañado de abyectas depravaciones, como, por ejemplo, la ‘prostitución sagrada'".5

Como castigo, el Faraón de Egipto atacó Jerusalén y robó los tesoros del Templo y los del palacio real. La ciudad de Samaria fue escogida como capital del reino de Israel. "De eso resultó que los samaritanos vivieron separados del reino de Judá, por la religión y por el gobierno, nutriendo grande aversión a los habitantes de Jerusalén, capital del reino de Judá, donde se conservó el culto del verdadero Dios." 6

La división de los hebreos en dos reinos duró 253 años (975 a 722). 7

Que Nuestra Señora nos obtenga la gracia de siempre practicar los Mandamientos de Dios y de su Santa Iglesia, pues de lo contrario podremos caer en los peores abismos.

Por Paulo Francisco Martos

(in Noções de História Sagrada (63))
........................................................
1 - FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. 3. ed. Paris: Letouzey et aîné. 1923, v.II, p. 110 e 497.

2 - SAN JUAN BOSCO. História Sagrada. 10 ed. São Paulo: Salesiana, 1949, p. 117.

3 - Cf. DARRAS, Joseph Epiphane. Histoire Génerale de l'Église depuis la Création jusqu'à nos jours.Paris : Louis Vivès. 1874. v. II, p 527-528.

4 - Cf, Idem, ibidem, p. 530.

5 - CLÁ DIAS, João Scognamiglio. EP. O inédito sobre os Evangelhos. Vaticano: Libreria Editrice Vaticana; São Paulo: Instituto Lumen Sapientiae, 2013, v. V, p. 103.

6 - SAN JUAN BOSCO. História Sagrada. 10 ed. São Paulo: Salesiana, 1949, p. 121.

7 - Cf. FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. 3. ed. Paris: Letouzey et aîné. 1923, v.II, p. 505.

 

Loading
Salomón cae en la idolatría

Redacción (Miércoles, 08-03-2016, Gaudium Press) Después de la construcción del palacio real, Dios apareció a Salomón y le dijo que, si cumpliese siempre los mandamientos del Señor, su trono sería mantenido. Pero, si no fuese fiel, ocurrirían varias desgracias para Israel y el propio Templo sería arruinado (cf. I Rs 9, 4-8). Entretanto, Salomón prevaricó y esa profecía se realizó enteramente.

Un profeta rasga su manto en diez pedazos

Dios había ordenado a los israelíes: "No se casen con mujeres paganas, porque ellas ‘con seguridad pervertirán vuestros corazones para que sigáis a sus dioses'" (I Rs 11, 2).

Salomón ya era casado con la hija del Faraón de Egipto. Entretanto, esclavizado por la impureza, él "tuvo 700 esposas, en el grado de reinas y 300 concubinas" (I Rs 11, 3). Y cuando envejeció, sus mujeres lo llevaron a la idolatría. Él llegó a prestar culto a Astarté -que era vergonzoso y sensual- y a construir en el Monte de los Olivos un templo para el ídolo de Moab, cuyo culto envolvía crueldades. 1

Salomon_Gaudium_Press.jpg
Estatua de Salomón, Catedral de Colonia

Indignado con esos pecados de Salomón, Dios le dijo:

"Ya que procediste así y no guardaste mi alianza, ni las leyes que te prescribí, voy a sacar de ti el reino y darlo a uno de tus siervos. Pero, por amor de tu padre David, no lo haré durante tu vida; es de la mano de tu hijo que lo arrebataré. No te sacaré todo el reino, sino dejaré a tu hijo una tribu, por consideración a mi siervo David" (I Rs 11, 11-13).

De hecho, eso luego después sucedió. Jeroboam, de la tribu de Efraín, uno de los oficiales de Salomón, caminaba por el campo cuando vino a su encuentro el Profeta Ahías, cubierto con un manto nuevo. Lo rasgó en doce pedazos y dijo a Jeroboam que tomase diez fragmentos. Le explicó que, debido a los pecados de Salomón, su reino sería dividido y él, Jeroboam, reinaría sobre diez tribus, y con el hijo de Salomón permanecerían dos tribus (cf. I Rs 11, 29-39).

Sabiendo de eso, Salomón quiso matar a Jeroboam, pero este huyó a Egipto y allá se quedó hasta la muerte de Salomón. Afirma San Juan Bosco: "El infeliz Salomón, con setenta años de edad, en el cuadragésimo de su reinado, murió de tal forma que mucho deja a dudar de su eterna salvación." 2

Hebreos divididos en dos reinos

Después del fallecimiento de Salomón, comenzó a reinar su hijo Roboam. Pero, por no haber seguido los consejos de los ancianos, hubo una revuelta, una revolución motivada por una cuestión de impuestos; entretanto la causa profunda fueron los nefandos pecados de Salomón. 3

Diez tribus siguieron a Jeroboam, que regresara de Egipto, y apenas las tribus de Judá y Benjamín quedaron con Roboam (cf. I Rs 12, 21). Así se cumplió la profecía de Ahías. Surgieron entonces dos reinos, que se enfrentaron durante siglos: el de Judá, con capital en Jerusalén, y el de Israel, con sede en Samaria. 4

Para evitar que sus seguidores fuesen a cumplir sus obligaciones religiosas en el Templo, en Jerusalén, Jeroboam hizo dos becerros de oro y les dijo: "He aquí [...] tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto" (I Rs 12, 28). E instaló un becerro en Betel, en el extremo sur de Israel, y otro en Dan, en el extremo norte. Cosa semejante había sucedido en la época del éxodo, cuando los hebreos adoraron un becerro de oro (cf. Ex 32, 1-29).

Delante de esa abominación, los de la tribu de Levi así como los israelíes esparcidos en todo el país, y que no querían caer en la idolatría, acudieron al reino de Judá (cf. II Cr 11, 13-18).

Robados los tesoros del Templo y los del palacio real

En el momento en que Jeroboam estaba incensando el ídolo en Betel, apareció delante de él un hombre de Dios, venido de Judá, y lo increpó duramente por su pecado. Jeroboam, indignado, extendió su mano y ordenó que prendiesen al increpador, pero su brazo quedó endurecido como una barra de hierro. Al mismo tiempo, "el altar se partió y las cenizas del altar se esparcieron" (I Rs 13, 5).

Aterrorizado, Jeroboam pidió al varón de Dios que lo curase. Este invocó al Señor y la mano de Jeroboam quedó sana. Pero Jeroboam "no se convirtió de su pésimo camino" (I Rs 13, 33).

Por eso, a través del Profeta Ahías, Dios declaró: "Voy a barrer los restos de la casa de Jeroboam como se barre la basura, hasta que todo quede limpio" (I Rs 14, 10). El exterminio de la casa de Jeroboam fue de hecho realizado (cf. I Rs 15, 29). También Roboam, Rey de Judá, cayó en la idolatría; se llegó hasta a practicar un culto "acompañado de abyectas depravaciones, como, por ejemplo, la ‘prostitución sagrada'".5

Como castigo, el Faraón de Egipto atacó Jerusalén y robó los tesoros del Templo y los del palacio real. La ciudad de Samaria fue escogida como capital del reino de Israel. "De eso resultó que los samaritanos vivieron separados del reino de Judá, por la religión y por el gobierno, nutriendo grande aversión a los habitantes de Jerusalén, capital del reino de Judá, donde se conservó el culto del verdadero Dios." 6

La división de los hebreos en dos reinos duró 253 años (975 a 722). 7

Que Nuestra Señora nos obtenga la gracia de siempre practicar los Mandamientos de Dios y de su Santa Iglesia, pues de lo contrario podremos caer en los peores abismos.

Por Paulo Francisco Martos

(in Noções de História Sagrada (63))
........................................................
1 - FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. 3. ed. Paris: Letouzey et aîné. 1923, v.II, p. 110 e 497.

2 - SAN JUAN BOSCO. História Sagrada. 10 ed. São Paulo: Salesiana, 1949, p. 117.

3 - Cf. DARRAS, Joseph Epiphane. Histoire Génerale de l'Église depuis la Création jusqu'à nos jours.Paris : Louis Vivès. 1874. v. II, p 527-528.

4 - Cf, Idem, ibidem, p. 530.

5 - CLÁ DIAS, João Scognamiglio. EP. O inédito sobre os Evangelhos. Vaticano: Libreria Editrice Vaticana; São Paulo: Instituto Lumen Sapientiae, 2013, v. V, p. 103.

6 - SAN JUAN BOSCO. História Sagrada. 10 ed. São Paulo: Salesiana, 1949, p. 121.

7 - Cf. FILLION, Louis-Claude. La Sainte Bible commentée. 3. ed. Paris: Letouzey et aîné. 1923, v.II, p. 505.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/77353-Salomon-cae-en-la-idolatria-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El P. Patrice Chocholski presentó a los medios filipinos la importancia del evento. ...
 
Un reporte da cuenta de un testimonio anónimo de oposición a las presiones de las autoridades. ...
 
Piezas de diversos países escritas desde el siglo XII al XX componen la selección musical de la p ...
 
La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading