Loading
 
 
 
Loading
 
La vil indiferencia
Loading
 
7 de Abril de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 07-04-2016, Gaudium Press) Dios, en su infinita bondad, quiso dar a los Ángeles el sublime e inexplicable don de verlo cara a cara. Pero las grandes gracias solo se obtienen mediante pruebas equivalentes al premio prometido.

Fue lo que sucedió a los Ángeles. Seres de inteligencia elevadísima, de conocimientos profundos y rápidos, fueron sometidos a los insondables designios divinos, a algo no cognoscitivo a la propia mente angélica. Era una prueba de amor al Altísimo. ¿Estarían todos dispuestos a eso?

"Yo vi a Satanás caer del Cielo como un relámpago" (Lc 10,18), dice Nuestro Señor en el Evangelio. Hubo Ángeles que se revelaron y San Miguel los lanzó al infierno, en la mansión de la desgracia incesante, total e inexpiable.

Ars_Gaudium_Press.jpg

Cocina del Santo Cura de Ars, donde el demonio quemaba sus papas

Allí el santo cocinaba y también recibía

Algunos Ángeles no amaron el bien como deberían. Acometidos por el mal de la indiferencia, la indecisión y la debilidad, intentando crear una atmósfera de falsa paz, se unieron a la revuelta. Perdieron, así, la luz, comprando también la muerte eterna. Son los llamados demonios de los aires.

Según Plinio Corrêa de Oliveira "son los demonios que no iniciaron la revuelta, sino que se dejaron arrastrar, y que, como tales, siendo menos súper-pésimos, no fueron desde luego lanzados al infierno, solo van a ser lanzados al fin del mundo. Esos quedan por los aires, no directamente tentando a la ofensa a Dios, sino creando un estado de espíritu propicio para el pecado". 1

Estos son los demonios que más tientan a los religiosos. Como ellos luchan por trillar el camino de la perfección, se torna difícil al demonio del infierno tentar directamente al pecado. Entonces, entran en acción los demonios de los aires, creando un estado de espíritu mediocre e indolente delante del grandioso panorama de la vocación. Así, por la falta de radicalidad de los buenos, se frustran los grandes planes de Dios.

Ejemplo contrario nos dieron los Ángeles fieles. El total amor al Bien se transformó en indignación y odio contra el mal y, consecuentemente, redundó en un acto de suma fidelidad. ¡Tengamos, pues, un amor ardiente e íntegro al Bien para que la vil indiferencia no nos conduzca a nuestra propia ruina!

Por la Hna. Letícia Gonçalves de Sousa, EP

Loading
La vil indiferencia

Redacción (Jueves, 07-04-2016, Gaudium Press) Dios, en su infinita bondad, quiso dar a los Ángeles el sublime e inexplicable don de verlo cara a cara. Pero las grandes gracias solo se obtienen mediante pruebas equivalentes al premio prometido.

Fue lo que sucedió a los Ángeles. Seres de inteligencia elevadísima, de conocimientos profundos y rápidos, fueron sometidos a los insondables designios divinos, a algo no cognoscitivo a la propia mente angélica. Era una prueba de amor al Altísimo. ¿Estarían todos dispuestos a eso?

"Yo vi a Satanás caer del Cielo como un relámpago" (Lc 10,18), dice Nuestro Señor en el Evangelio. Hubo Ángeles que se revelaron y San Miguel los lanzó al infierno, en la mansión de la desgracia incesante, total e inexpiable.

Ars_Gaudium_Press.jpg

Cocina del Santo Cura de Ars, donde el demonio quemaba sus papas

Allí el santo cocinaba y también recibía

Algunos Ángeles no amaron el bien como deberían. Acometidos por el mal de la indiferencia, la indecisión y la debilidad, intentando crear una atmósfera de falsa paz, se unieron a la revuelta. Perdieron, así, la luz, comprando también la muerte eterna. Son los llamados demonios de los aires.

Según Plinio Corrêa de Oliveira "son los demonios que no iniciaron la revuelta, sino que se dejaron arrastrar, y que, como tales, siendo menos súper-pésimos, no fueron desde luego lanzados al infierno, solo van a ser lanzados al fin del mundo. Esos quedan por los aires, no directamente tentando a la ofensa a Dios, sino creando un estado de espíritu propicio para el pecado". 1

Estos son los demonios que más tientan a los religiosos. Como ellos luchan por trillar el camino de la perfección, se torna difícil al demonio del infierno tentar directamente al pecado. Entonces, entran en acción los demonios de los aires, creando un estado de espíritu mediocre e indolente delante del grandioso panorama de la vocación. Así, por la falta de radicalidad de los buenos, se frustran los grandes planes de Dios.

Ejemplo contrario nos dieron los Ángeles fieles. El total amor al Bien se transformó en indignación y odio contra el mal y, consecuentemente, redundó en un acto de suma fidelidad. ¡Tengamos, pues, un amor ardiente e íntegro al Bien para que la vil indiferencia no nos conduzca a nuestra propia ruina!

Por la Hna. Letícia Gonçalves de Sousa, EP

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78074-La-vil-indiferencia. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
A través de la imposición de las manos del Cardenal Odilo Pedro Scherer, la Arquidiócesis de San ...
 
Por ocasión de los 400 años de fundación de la Congregación de las Escuelas Pías y de los 250 a ...
 
La vidente de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima aspiraba a una mayor exaltación d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading