Loading
 
 
 
Loading
 
Tradicional ceremonia a Nuestra Señora de los Navegantes atrae devotos en el sur del Brasil
Loading
 
11 de Abril de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Puerto Alegre (Lunes, 11-04-2016, Gaudium Press) El Santuario dedicado a Nuestra Señora de los Navegantes, en Puerto Alegre - Brasil, promueve hace 20 años un momento para veneración de los fieles a la Imagen de la patrona.

La tradición de abrir las puertas del templo siempre el día 2 de cada mes atrae millares de devotos que prestan sus homenajes a la Virgen Santísima.

1.jpg

En este año, más precisamente, después de la posesión del nuevo rector, Padre José Antônio Heinzmann, la programación de la celebración tuvo alteraciones, pasando a ser extendida a fin de favorecer la participación de un número mayor de fieles.

El último día 2 de abril, hubo la recitación del Santo Rosario en tres momentos del día, y en seguida, la procesión con la Imagen peregrina de Navegantes, partiendo del Albergue Monseñor Felipe Diel. Más tarde, ocurrió una Celebración Eucarística.

En la ocasión, la procesión y la misa en el Santuario contaron con la presencia de voluntarios que auxilian en el Albergue Monseñor Felipe Diel los que se encuentran sin techo.

En su homilía, el Rector del Santuario, Padre Padre José Antônio, destacó el gesto de los voluntarios, diciendo que será recompensado por Nuestro Señor Jesucristo.

Además el religioso recordó que en este período en que la Iglesia Católica celebra el Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, la asistencia a los hermanos más necesitados es un gesto de misericordia. (LMI)

De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de la Arquidiócesis de Puerto Alegre

Loading
Tradicional ceremonia a Nuestra Señora de los Navegantes atrae devotos en el sur del Brasil

Puerto Alegre (Lunes, 11-04-2016, Gaudium Press) El Santuario dedicado a Nuestra Señora de los Navegantes, en Puerto Alegre - Brasil, promueve hace 20 años un momento para veneración de los fieles a la Imagen de la patrona.

La tradición de abrir las puertas del templo siempre el día 2 de cada mes atrae millares de devotos que prestan sus homenajes a la Virgen Santísima.

1.jpg

En este año, más precisamente, después de la posesión del nuevo rector, Padre José Antônio Heinzmann, la programación de la celebración tuvo alteraciones, pasando a ser extendida a fin de favorecer la participación de un número mayor de fieles.

El último día 2 de abril, hubo la recitación del Santo Rosario en tres momentos del día, y en seguida, la procesión con la Imagen peregrina de Navegantes, partiendo del Albergue Monseñor Felipe Diel. Más tarde, ocurrió una Celebración Eucarística.

En la ocasión, la procesión y la misa en el Santuario contaron con la presencia de voluntarios que auxilian en el Albergue Monseñor Felipe Diel los que se encuentran sin techo.

En su homilía, el Rector del Santuario, Padre Padre José Antônio, destacó el gesto de los voluntarios, diciendo que será recompensado por Nuestro Señor Jesucristo.

Además el religioso recordó que en este período en que la Iglesia Católica celebra el Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco, la asistencia a los hermanos más necesitados es un gesto de misericordia. (LMI)

De la redacción de Gaudium Press, con informaciones de la Arquidiócesis de Puerto Alegre


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En la meditación previa al Ángelus dominical, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica de ...
 
El Secretario de Asuntos Públicos de la Conferencia de Obispos lamentó que la decisión pueda ser ...
 
El respeto de la voluntad de Dios establece un límite necesario a la autoridad humana. ...
 
El Beato Fernando Saperas dio su vida para defender su virginal consagración a Dios. ...
 
En su homilía, el arzobispo además hizo un pedido: "quiero contar con la oración de mi pueblo par ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading