Loading
 
 
 
Loading
 
Cefalú, entre el Cielo y el mar…
Loading
 
20 de Abril de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 20-04-2016, Gaudium Press) Engarzada como una noble y gentil joya entre la accidentada geografía local, la milenaria Cefalú adorna con su gracia la esplendorosa costa siciliana.

cefalu_Gaudium_Press.jpg
Cefalú, Italia - Foto: Gustavo Kralj / Gaudium Press

Su nombre, derivado del griego antiguo, Κεφαλοδιον - Kephaloídion, ensalza la presencia del inmenso promontorio de roca Κεφαλ
que domina el estupendo panorama y que parece amparar con benevolencia la atractiva y característica aldea que se alza a los pies de su presencia protectora.

Desde los albores de los tiempos, -ya los cartagineses se referían a ella en 396 a. C., - griegos, bizantinos y normandos dejaron impresos en Cefalú los indelebles razgos de su presencia. Pero fueron precisamente los normandos que nos legaron una extraordinaria obra maestra de piedad y devoción, en la imponente arquitectonía de la Catedral, famosa por su inmenso Cristo Pantocrator, en sí uno de los mosaicos más sobresalientes del mundo, tanto por sus dimensiones como por la factura de sus trazos.

Enfrentando las tormentas de la Historia y las tempestades y los vientos de la mar, Cefalú perdura hasta nuestros días como la amable presencia de una centellante perla dispuesta con maestría entre las más bellas joyas del Mar Tirreno.

* * *

Rocas, tormentas, cielo y mar son poderosos elementos materiales, plenos de alegorías y de significado, que también nos hablan de realidades espirituales que iluminan el firmamento de la Fe.

En efecto, el propio Señor al crear esas realidades pensó también en usar su simbolismo a lo largo del Evangelio, y al establecer su Iglesia. "Pedro -afirma Jesús- tú eres Piedra (Roca) y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Y las puertas del Infierno no prevalecerán contra Ella." (Mt 16:18)

Más allá, ante la tormenta bravía del impredecible Mar de Galilea, el Salvador sorprende a sus discípulos dominando los vientos y las aguas con una sola palabra, haciéndoles exclamar: "Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?" (Mc 4:41)

Cuántas veces, estimado lector, en nuestra propia vida cotidiana, no debemos enfrentar las tormentas, los vientos y las olas de mares amenazadores, terribles y tormentosos, que parecen descargarse sobre nosotros en forma de riesgos, situaciones difíciles y contratiempos inesperados? Es exactamente en esos momentos, que debemos mantener la mirada firme en Nuestro Señor Jesucristo, Verdadera Roca de Salvación que ‘...nos libera de la ley del Pecado y de la muerte'. (Rom 8:1)

Si así lo hacemos, nuestra propia alma, se transformará en una imagen fidedigna de la Verdadera Roca que es el Salvador. Pues nada es imposible para las almas que fortalecidas por la Gracia, saben enfrentar con fuerza y valentía las tempestades y los vientos de mil océanos, en ruta hacia la eternidad y hacia el Cielo. Como los apóstoles llevados por el viento de la Gracia. Como esa Roca firme que es la Iglesia.

O quizás, como Cefalú: simplemente entre el Cielo y el Mar.

Vea más imágenes de Cefalú enlas galería de Gaudium Press.

Por Gustavo Kralj

 

 

Loading
Cefalú, entre el Cielo y el mar…

Redacción (Miércoles, 20-04-2016, Gaudium Press) Engarzada como una noble y gentil joya entre la accidentada geografía local, la milenaria Cefalú adorna con su gracia la esplendorosa costa siciliana.

cefalu_Gaudium_Press.jpg
Cefalú, Italia - Foto: Gustavo Kralj / Gaudium Press

Su nombre, derivado del griego antiguo, Κεφαλοδιον - Kephaloídion, ensalza la presencia del inmenso promontorio de roca Κεφαλ
que domina el estupendo panorama y que parece amparar con benevolencia la atractiva y característica aldea que se alza a los pies de su presencia protectora.

Desde los albores de los tiempos, -ya los cartagineses se referían a ella en 396 a. C., - griegos, bizantinos y normandos dejaron impresos en Cefalú los indelebles razgos de su presencia. Pero fueron precisamente los normandos que nos legaron una extraordinaria obra maestra de piedad y devoción, en la imponente arquitectonía de la Catedral, famosa por su inmenso Cristo Pantocrator, en sí uno de los mosaicos más sobresalientes del mundo, tanto por sus dimensiones como por la factura de sus trazos.

Enfrentando las tormentas de la Historia y las tempestades y los vientos de la mar, Cefalú perdura hasta nuestros días como la amable presencia de una centellante perla dispuesta con maestría entre las más bellas joyas del Mar Tirreno.

* * *

Rocas, tormentas, cielo y mar son poderosos elementos materiales, plenos de alegorías y de significado, que también nos hablan de realidades espirituales que iluminan el firmamento de la Fe.

En efecto, el propio Señor al crear esas realidades pensó también en usar su simbolismo a lo largo del Evangelio, y al establecer su Iglesia. "Pedro -afirma Jesús- tú eres Piedra (Roca) y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Y las puertas del Infierno no prevalecerán contra Ella." (Mt 16:18)

Más allá, ante la tormenta bravía del impredecible Mar de Galilea, el Salvador sorprende a sus discípulos dominando los vientos y las aguas con una sola palabra, haciéndoles exclamar: "Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?" (Mc 4:41)

Cuántas veces, estimado lector, en nuestra propia vida cotidiana, no debemos enfrentar las tormentas, los vientos y las olas de mares amenazadores, terribles y tormentosos, que parecen descargarse sobre nosotros en forma de riesgos, situaciones difíciles y contratiempos inesperados? Es exactamente en esos momentos, que debemos mantener la mirada firme en Nuestro Señor Jesucristo, Verdadera Roca de Salvación que ‘...nos libera de la ley del Pecado y de la muerte'. (Rom 8:1)

Si así lo hacemos, nuestra propia alma, se transformará en una imagen fidedigna de la Verdadera Roca que es el Salvador. Pues nada es imposible para las almas que fortalecidas por la Gracia, saben enfrentar con fuerza y valentía las tempestades y los vientos de mil océanos, en ruta hacia la eternidad y hacia el Cielo. Como los apóstoles llevados por el viento de la Gracia. Como esa Roca firme que es la Iglesia.

O quizás, como Cefalú: simplemente entre el Cielo y el Mar.

Vea más imágenes de Cefalú enlas galería de Gaudium Press.

Por Gustavo Kralj

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78412-Cefalu--entre-el-Cielo-y-el-mar-hellip-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Como acostumbra ocurrir en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el Santo Padre fue ...
 
Durante el feriado nacional, las autoridades habilitaron la carretera para el tránsito de los devot ...
 
Los presbíteros sólo podrán orar por el paciente en esas circunstancias. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading