Loading
 
 
 
Loading
 
Papa: no se escandalicen, el testimonio carga consigo las persecuciones
Loading
 
3 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 03-05-2016, Gaudium Press) El día de ayer, por la mañana, el Papa Francisco inició su semana celebrando Misa en la capilla de la Casa Santa Marta. Estamos aproximándonos a la celebración de Pentecostés y las lecturas nos preparan para esto hablando, cada vez más, del Espíritu Santo.

En la lectura de este lunes, los Hechos de los Apóstoles narran que el Señor abrió el corazón de una mujer que oía las palabras de Pablo. Su nombre era Lidia y comerciaba púrpura en la ciudad de Tiatira.

El Espíritu Santo tocó el corazón de Lidia

Comentó Francisco en su reflexión:

"Esta mujer sintió algo dentro de sí, que la llevó a decir: ‘¡Eso es verdad! Yo estoy de acuerdo con aquello que este hombre dice, este hombre que testifica a Jesucristo. ¡Lo que él dice es verdad!'.

¿Pero quién tocó el corazón de esta mujer? ¿Quién le dijo: ‘Oiga, porque es verdad'? Fue precisamente el Espíritu Santo que hizo que esta mujer sintiese que Jesús era el Señor; hizo que sintiese que la salvación estaba en las palabras de Pablo; hizo que esta mujer oyese un testimonio.

El Espíritu da testimonio de Jesús. Y todas las veces que nosotros sentimos en el corazón algo que nos aproxima a Jesús, es el Espíritu que trabaja dentro de nosotros".

Persecución

El Evangelio habla de dos testimonios: el Espíritu que testifica a Jesús y nuestro testimonio. Nosotros somos testigos del Señor con la fuerza del Espíritu.

Jesús invita a los discípulos a no se escandalizar, porque el testimonio carga consigo las persecuciones.

De las "pequeñas persecuciones de los dice-que-dice", de las críticas, a aquellas grandes persecuciones, que "la historia de la Iglesia está repleta, que lleva a los cristianos a la prisión y los lleva hasta incluso a dar la vida":

"Es el precio del testimonio cristiano, dijo Jesús. ‘Los expulsarán de las sinagogas y llegará la hora en que alguien, al matarlos, pensará que está ofreciendo un sacrificio a Dios'.

El cristiano, con la fuerza del Espíritu, testifica que el Señor vive, que el Señor resucitó, que el Señor está entre nosotros, que el Señor celebra con nosotros su muerte y resurrección, toda vez que nos dirigimos al altar.

El cristiano da también testimonio, ayudado por el Espíritu, en su vida cotidiana, con su modo de actuar, pero muchas veces este testimonio provoca ataques, provoca persecuciones".

Testimonio de vida

"El Espíritu Santo que nos hizo conocer a Jesús es el mismo que nos impulsa a tornarlo conocido, no tanto con palabras, sino con el testimonio de vida":

"Es bueno pedir al Espíritu Santo que venga a nuestro corazón para dar testimonio de Jesús; decirle: Señor, que yo no me distancie de Jesús. Enséñame lo que Jesús enseñó. Hazme recordar lo que Jesús dijo e hizo, y ayúdame a testimoniar estas cosas. Que la mundanidad, las cosas fáciles, las cosas que vienen del padre de la mentira, del príncipe de este mundo, el pecado, no me distancien del testimonio", concluyó el Papa. (JSG)

 

Loading
Papa: no se escandalicen, el testimonio carga consigo las persecuciones

Ciudad del Vaticano (Martes, 03-05-2016, Gaudium Press) El día de ayer, por la mañana, el Papa Francisco inició su semana celebrando Misa en la capilla de la Casa Santa Marta. Estamos aproximándonos a la celebración de Pentecostés y las lecturas nos preparan para esto hablando, cada vez más, del Espíritu Santo.

En la lectura de este lunes, los Hechos de los Apóstoles narran que el Señor abrió el corazón de una mujer que oía las palabras de Pablo. Su nombre era Lidia y comerciaba púrpura en la ciudad de Tiatira.

El Espíritu Santo tocó el corazón de Lidia

Comentó Francisco en su reflexión:

"Esta mujer sintió algo dentro de sí, que la llevó a decir: ‘¡Eso es verdad! Yo estoy de acuerdo con aquello que este hombre dice, este hombre que testifica a Jesucristo. ¡Lo que él dice es verdad!'.

¿Pero quién tocó el corazón de esta mujer? ¿Quién le dijo: ‘Oiga, porque es verdad'? Fue precisamente el Espíritu Santo que hizo que esta mujer sintiese que Jesús era el Señor; hizo que sintiese que la salvación estaba en las palabras de Pablo; hizo que esta mujer oyese un testimonio.

El Espíritu da testimonio de Jesús. Y todas las veces que nosotros sentimos en el corazón algo que nos aproxima a Jesús, es el Espíritu que trabaja dentro de nosotros".

Persecución

El Evangelio habla de dos testimonios: el Espíritu que testifica a Jesús y nuestro testimonio. Nosotros somos testigos del Señor con la fuerza del Espíritu.

Jesús invita a los discípulos a no se escandalizar, porque el testimonio carga consigo las persecuciones.

De las "pequeñas persecuciones de los dice-que-dice", de las críticas, a aquellas grandes persecuciones, que "la historia de la Iglesia está repleta, que lleva a los cristianos a la prisión y los lleva hasta incluso a dar la vida":

"Es el precio del testimonio cristiano, dijo Jesús. ‘Los expulsarán de las sinagogas y llegará la hora en que alguien, al matarlos, pensará que está ofreciendo un sacrificio a Dios'.

El cristiano, con la fuerza del Espíritu, testifica que el Señor vive, que el Señor resucitó, que el Señor está entre nosotros, que el Señor celebra con nosotros su muerte y resurrección, toda vez que nos dirigimos al altar.

El cristiano da también testimonio, ayudado por el Espíritu, en su vida cotidiana, con su modo de actuar, pero muchas veces este testimonio provoca ataques, provoca persecuciones".

Testimonio de vida

"El Espíritu Santo que nos hizo conocer a Jesús es el mismo que nos impulsa a tornarlo conocido, no tanto con palabras, sino con el testimonio de vida":

"Es bueno pedir al Espíritu Santo que venga a nuestro corazón para dar testimonio de Jesús; decirle: Señor, que yo no me distancie de Jesús. Enséñame lo que Jesús enseñó. Hazme recordar lo que Jesús dijo e hizo, y ayúdame a testimoniar estas cosas. Que la mundanidad, las cosas fáciles, las cosas que vienen del padre de la mentira, del príncipe de este mundo, el pecado, no me distancien del testimonio", concluyó el Papa. (JSG)

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78738-Papa--no-se-escandalicen--el-testimonio-carga-consigo-las-persecuciones. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mañana 7 de diciembre Colombia vive una noche llena de luces, faroles y velitas, gracias a una trad ...
 
Mons. Héctor Aguer lo hizo en su programa de TV semana ...
 
A través de la imposición de las manos del Cardenal Odilo Pedro Scherer, la Arquidiócesis de San ...
 
Por ocasión de los 400 años de fundación de la Congregación de las Escuelas Pías y de los 250 a ...
 
La vidente de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima aspiraba a una mayor exaltación d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading