Loading
 
 
 
Loading
 
Espíritu Santo, venid
Loading
 
17 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 12-05-2016, Gaudium Press) El pecado de Mademoiselle Louise de la Valliére, amante escandalosamente pública del rey Luis XIV de Francia y dama de honor de la reina, era que aquella lamentaba esa situación incluso con lágrimas pero no hacía nada por evitarlo. Sin embargo pecar así, no es lo mismo que pecar justificándose a sí mismo, incluso a veces orgullosamente.

Sabido es que al final la De la Valliére terminó intentando fugarse de la Corte para ir a un convento, pero el rey la mandó sacar de allá. Al poco tiempo, como el rey ya andaba cortejando a la Montespan, Louise de 26 años de edad aprovechó la oportunidad y se fue finalmente a un convento de carmelitas descalzas de clausura profesando como religiosa. Invitó a la ceremonia a la reina y públicamente de rodillas le pidió perdón. Fue monja durante 36 años y es conocido que hacía en el convento tales penitencias que dejaba aterradas y metían miedo en las otras monjas. Una mujer que no esté verdaderamente arrepentida muy probablemente no haría todo lo que hizo esta aristocrática y hermosa pecadora para conseguir el perdón de Dios.

Pentecostés_Gaudium_Press.jpg

El Espíritu Santo llega a María y los Apóstoles

Representación del Taller de Gonçal Peris

Quizá se pueda pensar que Dios no exige tanto para demostrar nuestro arrepentimiento. La De la Valiere incluso escribió unas conmovedoras y muy piadosas "Reflexiones sobre la Misericordia Divina". Había dejado en el mundo dos hijos habidos con el rey y un buen patrimonio, parte del cual fue su dote para el convento.

Pero siguiéndole el rastro se percibe que realmente estaba arrepentida, que sentía dolor por su pecado y esto incluso antes de hacerse monja. Podría decirse que pecaba compungida y con plena consciencia de que lo que hacía estaba mal y le dolía en el alma. Solamente el Paráclito, conocedor profundo de los pensamientos y de las intenciones del corazón humano, sabrá juzgar exactamente lo que sucedió con esta pecadora. Sin embargo lo que sí se podría afirmar es que ella no cometió un pecado contra el Espíritu Santo, que según las propias palabras de Jesús, no tiene perdón. (Mc 3,29; Cf. Mt 12:32; Lc 12:10).

Y no tiene perdón, no porque Dios no quiera perdonar, sino simplemente porque el pecador no quiere arrepentirse, no reconoce su pecado, no acepta que faltó a su Creador y Redentor.

San Juan Pablo II ha explicado todo esto muy bien en su bellísima encíclica "Dominun et Vivificantem", que para estos días de conmemoración de Pentecostés sería bueno leer con atención y pedirle precisamente al Divino Espíritu Santo que nos ayude a asimilarla con fe amorosa. Pues es de temer que un pecador obstinado no aceptaría incluso que Dios se le apareciese y le dijese que a pesar de todo lo va a perdonar. La respuesta de un tal a esa misericordia muy probablemente sería: ¿Perdonar? ¿Perdonar qué? ¡Nada de lo que se me acusa es pecado! Es más, no existe el pecado... Y se apartaría rabiando de Nuestro Señor para lanzarse ya en la impenitencia final.

Por Antonio Borda

Loading
Espíritu Santo, venid

Redacción (Jueves, 12-05-2016, Gaudium Press) El pecado de Mademoiselle Louise de la Valliére, amante escandalosamente pública del rey Luis XIV de Francia y dama de honor de la reina, era que aquella lamentaba esa situación incluso con lágrimas pero no hacía nada por evitarlo. Sin embargo pecar así, no es lo mismo que pecar justificándose a sí mismo, incluso a veces orgullosamente.

Sabido es que al final la De la Valliére terminó intentando fugarse de la Corte para ir a un convento, pero el rey la mandó sacar de allá. Al poco tiempo, como el rey ya andaba cortejando a la Montespan, Louise de 26 años de edad aprovechó la oportunidad y se fue finalmente a un convento de carmelitas descalzas de clausura profesando como religiosa. Invitó a la ceremonia a la reina y públicamente de rodillas le pidió perdón. Fue monja durante 36 años y es conocido que hacía en el convento tales penitencias que dejaba aterradas y metían miedo en las otras monjas. Una mujer que no esté verdaderamente arrepentida muy probablemente no haría todo lo que hizo esta aristocrática y hermosa pecadora para conseguir el perdón de Dios.

Pentecostés_Gaudium_Press.jpg

El Espíritu Santo llega a María y los Apóstoles

Representación del Taller de Gonçal Peris

Quizá se pueda pensar que Dios no exige tanto para demostrar nuestro arrepentimiento. La De la Valiere incluso escribió unas conmovedoras y muy piadosas "Reflexiones sobre la Misericordia Divina". Había dejado en el mundo dos hijos habidos con el rey y un buen patrimonio, parte del cual fue su dote para el convento.

Pero siguiéndole el rastro se percibe que realmente estaba arrepentida, que sentía dolor por su pecado y esto incluso antes de hacerse monja. Podría decirse que pecaba compungida y con plena consciencia de que lo que hacía estaba mal y le dolía en el alma. Solamente el Paráclito, conocedor profundo de los pensamientos y de las intenciones del corazón humano, sabrá juzgar exactamente lo que sucedió con esta pecadora. Sin embargo lo que sí se podría afirmar es que ella no cometió un pecado contra el Espíritu Santo, que según las propias palabras de Jesús, no tiene perdón. (Mc 3,29; Cf. Mt 12:32; Lc 12:10).

Y no tiene perdón, no porque Dios no quiera perdonar, sino simplemente porque el pecador no quiere arrepentirse, no reconoce su pecado, no acepta que faltó a su Creador y Redentor.

San Juan Pablo II ha explicado todo esto muy bien en su bellísima encíclica "Dominun et Vivificantem", que para estos días de conmemoración de Pentecostés sería bueno leer con atención y pedirle precisamente al Divino Espíritu Santo que nos ayude a asimilarla con fe amorosa. Pues es de temer que un pecador obstinado no aceptaría incluso que Dios se le apareciese y le dijese que a pesar de todo lo va a perdonar. La respuesta de un tal a esa misericordia muy probablemente sería: ¿Perdonar? ¿Perdonar qué? ¡Nada de lo que se me acusa es pecado! Es más, no existe el pecado... Y se apartaría rabiando de Nuestro Señor para lanzarse ya en la impenitencia final.

Por Antonio Borda

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78965-Espiritu-Santo--venid---. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading