Loading
 
 
 
Loading
 
Arquidiócesis de México cuenta con nuevos sacerdotes: fueron ordenados 9 por el Card. Rivera
Loading
 
16 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad de México (Lunes, 16-05-2016, Gaudium Press) El pasado 14 de mayo, y con la Basílica de Guadalupe como testigo, fueron ordenados 9 nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de México. Se trata de 8 neopresbíteros de la diócesis méxicana y uno de la Congregación de los Cruzados de Cristo, que recibieron el sacramento de manos del Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo y Primado de México, durante una solemne Euaristía que presidió el purpurado en el templo de la "Morenita del Tepeyac". La Misa fue concelebrada por el Rector de la Basílica, Mons. Enrique Glennie Graue, los Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis y los sacerdotes de la diócesis.

Los nuevos sacerdotes son: Alan Téllez Aguilar, Jorge Antonko Perea Jiménez, José Alberto Ávalos Sánchez, José Antonio Ibarra Vargas, Miguel Ángel Tzalam Choc, Sergio Eduardo Alva Montes, Ramiro Hernández Lozano, Raymundo Sánchez Aguilar y Roc Gerardo Sánchez Almeida.

SIAME.jpg
Basílica de Guadalupe.jpg
Los nuevos presbíteros /Fotos: SIAME y B. de Guadalupe.

Durante la homilía, el Cardenal Rivera, quien agradeció a las familias de los neopresbíteros el haber hecho de su hogar su primera iglesia doméstica, así como sus comunidades y a los formadores del seminario, llamó a los nuevos sacerdotes a guardar en su corazón el día de la ordenación sacerdotal para tenerla siempre presente, recordándolo como el comienzo de su servicio en la Iglesia de Cristo, vocación que les fue revelada por el Espíritu Santo.

"¡Sí! Hoy abran sus corazones, estos corazones que Él ha vuelto a crear con si obrar divino. Él los ha vuelto a crear con la gracia de la vocación sacerdotal y en ellos actúa constantemente. Él crea cada día; crea en nosotros, siempre de nuevo, aquella realidad que constituye la esencia de nuestro sacerdocio, que confiere a cada uno de nosotros la plena identidad y autenticidad en el servicio sacerdotal, que nos permite dar fruto 'y que este fruto permanezca'", manifestó el Cardenal.

Siendo el día víspera de la Fiesta de Pentecostés, el purpurado oró al Espíritu Santo para que permanezca siempre presente en el pensamiento y los corazones de los nuevos sacerdotes, recordándoles luego a ellos que es importante dejarlo actuar para que la Iglesia, a la que les llamó a servir, siga creciendo hacia Jesucristo.

"Hoy es necesario invocar al Espíritu Santo que da vida: ¡Ven, Espíritu Creador! Ningún otro tiempo ayuda a percibir tan íntimamente la profunda verdad sobe el sacerdocio de Cristo. Aquel, que con su propia sangre penetró en el santuario una vez para siempre, consiguoendo una redención eterna. Es el sacerdote de la nueva y eterna Alianza, que la mismo tiempo 'amó hasta el extremo a los suyos que estaban en el mundo'", expresó.

Tras la homilía los entonces diáconos se postraron ante el Señor. Luego comenzó el rito de la ordenación sacerdotal durate el cual el Cardenal Rivera impuso las manos sobre la cabeza de los nueve. Tras él, también impusueron sus manos sobre ellos los sacerdotes de la Arquidiócesis de México.

Posterior a la imposición de las manos los nuevos sacedotes fueron revestidos con la casulla y recibieron la encomienda del pan y del vino. El rito culminó con la unción del Santo Crisma en las mannos de los ordenados, que simboliza la consagración de su cuerpo y de su alma y de su común unión con Jesucristo Sacerdote.

Con informacion de SIAME y Basílica de Guadalupe.

 

Loading
Arquidiócesis de México cuenta con nuevos sacerdotes: fueron ordenados 9 por el Card. Rivera

Ciudad de México (Lunes, 16-05-2016, Gaudium Press) El pasado 14 de mayo, y con la Basílica de Guadalupe como testigo, fueron ordenados 9 nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de México. Se trata de 8 neopresbíteros de la diócesis méxicana y uno de la Congregación de los Cruzados de Cristo, que recibieron el sacramento de manos del Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo y Primado de México, durante una solemne Euaristía que presidió el purpurado en el templo de la "Morenita del Tepeyac". La Misa fue concelebrada por el Rector de la Basílica, Mons. Enrique Glennie Graue, los Obispos Auxiliares de la Arquidiócesis y los sacerdotes de la diócesis.

Los nuevos sacerdotes son: Alan Téllez Aguilar, Jorge Antonko Perea Jiménez, José Alberto Ávalos Sánchez, José Antonio Ibarra Vargas, Miguel Ángel Tzalam Choc, Sergio Eduardo Alva Montes, Ramiro Hernández Lozano, Raymundo Sánchez Aguilar y Roc Gerardo Sánchez Almeida.

SIAME.jpg
Basílica de Guadalupe.jpg
Los nuevos presbíteros /Fotos: SIAME y B. de Guadalupe.

Durante la homilía, el Cardenal Rivera, quien agradeció a las familias de los neopresbíteros el haber hecho de su hogar su primera iglesia doméstica, así como sus comunidades y a los formadores del seminario, llamó a los nuevos sacerdotes a guardar en su corazón el día de la ordenación sacerdotal para tenerla siempre presente, recordándolo como el comienzo de su servicio en la Iglesia de Cristo, vocación que les fue revelada por el Espíritu Santo.

"¡Sí! Hoy abran sus corazones, estos corazones que Él ha vuelto a crear con si obrar divino. Él los ha vuelto a crear con la gracia de la vocación sacerdotal y en ellos actúa constantemente. Él crea cada día; crea en nosotros, siempre de nuevo, aquella realidad que constituye la esencia de nuestro sacerdocio, que confiere a cada uno de nosotros la plena identidad y autenticidad en el servicio sacerdotal, que nos permite dar fruto 'y que este fruto permanezca'", manifestó el Cardenal.

Siendo el día víspera de la Fiesta de Pentecostés, el purpurado oró al Espíritu Santo para que permanezca siempre presente en el pensamiento y los corazones de los nuevos sacerdotes, recordándoles luego a ellos que es importante dejarlo actuar para que la Iglesia, a la que les llamó a servir, siga creciendo hacia Jesucristo.

"Hoy es necesario invocar al Espíritu Santo que da vida: ¡Ven, Espíritu Creador! Ningún otro tiempo ayuda a percibir tan íntimamente la profunda verdad sobe el sacerdocio de Cristo. Aquel, que con su propia sangre penetró en el santuario una vez para siempre, consiguoendo una redención eterna. Es el sacerdote de la nueva y eterna Alianza, que la mismo tiempo 'amó hasta el extremo a los suyos que estaban en el mundo'", expresó.

Tras la homilía los entonces diáconos se postraron ante el Señor. Luego comenzó el rito de la ordenación sacerdotal durate el cual el Cardenal Rivera impuso las manos sobre la cabeza de los nueve. Tras él, también impusueron sus manos sobre ellos los sacerdotes de la Arquidiócesis de México.

Posterior a la imposición de las manos los nuevos sacedotes fueron revestidos con la casulla y recibieron la encomienda del pan y del vino. El rito culminó con la unción del Santo Crisma en las mannos de los ordenados, que simboliza la consagración de su cuerpo y de su alma y de su común unión con Jesucristo Sacerdote.

Con informacion de SIAME y Basílica de Guadalupe.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Corte Constitucional de Colombia emmitió fallo que excluye a la Iglesia del Servicio Nacional de ...
 
La promoción de una auténtica vida familiar es clave para preparar la llegada de Jesucristo. ...
 
El templo fue construido con el propósito de contar con un lugar sagrado notablemente bello y cató ...
 
Pesa 600 kilogramos y mide más de 5 metros. Fue elaborado en el año 2013 para que fuese mensajero ...
 
El inicio de una nueva administración es la oportunidad de garantizar los derechos de los creyentes ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading