Loading
 
 
 
Loading
 
La importancia trascendental de la oración en la vida del hombre, fue el tema de la catequesis del Papa
Loading
 
25 de Mayo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 25-05-2016, Gaudium Press) Hoy en la Audiencia General el Papa Francisco comentó la parábola evangélica contenida en el Evangelio de San Juan, sobre el Juez injusto y la Viuda (Lc 18, 1-8). En la parábola, el Señor enseña la necesidad de la perseverancia en la oración, pues si hasta un juez que no teme a Dios termina atendiendo a una pobre viuda a causa de su insistencia, cuanto más Dios hará justicia a sus escogidos.

1.png

"Ante la indiferencia del juez, la viuda recurre a su única arma: continuar insistentemente en fastidiarlo presentándole su pedido de justicia. Y justamente con esta perseverancia alcanza su objetivo", dijo el Papa.

"De esta parábola Jesús saca una doble conclusión: si la viuda ha logrado convencer al juez deshonesto con sus pedidos insistentes, cuanto más Dios, que es Padre bueno y justo, «hará justicia a sus elegidos, que claman a Él día y noche»; y además no «les hará esperar por mucho tiempo», sino actuará «rápidamente» (vv. 7-8). Por esto, Jesús exhorta a orar ‘sin desfallecer' ".

Jesús mismo dio ejemplo de perseverancia en la oración.

"Invadido por la angustia oprimente, Jesús pide [en Getsemaní] al Padre que lo libere del cáliz amargo de la pasión, pero su oración esta empapada de la confianza en el Padre y se encomienda sin reservas a su voluntad: «Pero - dice Jesús - no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Mt 26,39). El objeto de la oración pasa a un segundo plano; lo que importa antes de nada es la relación con el Padre. Es esto lo que hace la oración: transforma el deseo y lo modela según la voluntad de Dios, cualquiera que esa sea, porque quien ora aspira ante todo a la unión con Dios, que es Amor misericordioso".

"La parábola [del Juez y la Viuda] termina con una pregunta: «Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?» (v. 8). Y con esta pregunta estamos todos advertidos: no debemos desistir en la oración aunque no sea correspondida. ¡Es la oración que conserva la fe, sin ella la fe vacila! Pidamos al Señor una fe que se haga oración incesante, perseverante, como aquella de la viuda de la parábola, una fe que se nutre del deseo de su llegada".

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
La importancia trascendental de la oración en la vida del hombre, fue el tema de la catequesis del Papa

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 25-05-2016, Gaudium Press) Hoy en la Audiencia General el Papa Francisco comentó la parábola evangélica contenida en el Evangelio de San Juan, sobre el Juez injusto y la Viuda (Lc 18, 1-8). En la parábola, el Señor enseña la necesidad de la perseverancia en la oración, pues si hasta un juez que no teme a Dios termina atendiendo a una pobre viuda a causa de su insistencia, cuanto más Dios hará justicia a sus escogidos.

1.png

"Ante la indiferencia del juez, la viuda recurre a su única arma: continuar insistentemente en fastidiarlo presentándole su pedido de justicia. Y justamente con esta perseverancia alcanza su objetivo", dijo el Papa.

"De esta parábola Jesús saca una doble conclusión: si la viuda ha logrado convencer al juez deshonesto con sus pedidos insistentes, cuanto más Dios, que es Padre bueno y justo, «hará justicia a sus elegidos, que claman a Él día y noche»; y además no «les hará esperar por mucho tiempo», sino actuará «rápidamente» (vv. 7-8). Por esto, Jesús exhorta a orar ‘sin desfallecer' ".

Jesús mismo dio ejemplo de perseverancia en la oración.

"Invadido por la angustia oprimente, Jesús pide [en Getsemaní] al Padre que lo libere del cáliz amargo de la pasión, pero su oración esta empapada de la confianza en el Padre y se encomienda sin reservas a su voluntad: «Pero - dice Jesús - no se haga mi voluntad, sino la tuya» (Mt 26,39). El objeto de la oración pasa a un segundo plano; lo que importa antes de nada es la relación con el Padre. Es esto lo que hace la oración: transforma el deseo y lo modela según la voluntad de Dios, cualquiera que esa sea, porque quien ora aspira ante todo a la unión con Dios, que es Amor misericordioso".

"La parábola [del Juez y la Viuda] termina con una pregunta: «Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?» (v. 8). Y con esta pregunta estamos todos advertidos: no debemos desistir en la oración aunque no sea correspondida. ¡Es la oración que conserva la fe, sin ella la fe vacila! Pidamos al Señor una fe que se haga oración incesante, perseverante, como aquella de la viuda de la parábola, una fe que se nutre del deseo de su llegada".

Con información de Radio Vaticano

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Ettore Boschini nació el 25 de mayo de 1928 en Belverde di Roverbella, a sus 24 años ingresó en l ...
 
La vía del pulchrum es muy útil porque es universal, es decir, todo hombre puede acceder fácilmen ...
 
Ayer la Iglesia celebró el Domingo Gaudete -Domingo de la Alegría, donde los paramentos de los min ...
 
Las normas prohíbe el comercio y la exposición de las reliquias en lugares profanos. ...
 
Simbang Gabi es una novena de Eucaristías de madrugada que caracteriza el tiempo de Adviento filipi ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading