Loading
 
 
 
Loading
 
¿El Orgullo de San Francisco?
Loading
 
27 de Junio de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 27-06-2016, Gaudium Press) Avisado de la venida de San Francisco, todo el pueblo lo esperaba, desde muy temprano, en las puertas de la ciudad. Muchos se habían ido, aún en la oscuridad de la noche, en la esperanza de obtener los mejores lugares y, así, quedar más próximo del santo en su paso. Algunos rezaban sus oraciones, otros hacían las más diversas promesas, deseosos de recibir la gracia de alguna convivencia con el que ya tenía fama de santidad...

- ¿Quién sabe si él mira en nuestra dirección? - exclamaban con entusiasmo algunos de los presentes.

- ¡O mejor! ¿Quién sabe conseguimos algún saludo? - comentaban otros.

De repente, entre aplausos, exclamaciones y gran alegría, San Francisco entró al pueblo. Aquellos que se encontraban más cerca se aproximaron a él para besarle el hábito, las manos y los pies, sin encontrar de parte del santo ninguna resistencia. Sin embargo, el fraile que lo acompañaba juzgó que, aceptando tales honras, San Francisco pecaba contra la virtud de la humildad. Fue tan fuerte la tentación que, finalmente, confesó sus pensamientos al santo.

- Estas personas, mi hermano, ninguna cosa hacen a la altura de la honra que deberían rendirme - le respondió San Francisco.

Al oír esa respuesta, el fraile quedó todavía más escandalizado, pues no entendió las palabras del santo. Entonces, viendo su perplejidad, San Francisco le dijo:

- Mi hermano, esta honra que me ves aceptar, no la atribuyo a mí, sino que la transfiero a Dios, pues de Él es, y me quedo en lo más profundo de mi nada. Ellos lucran con esto, pues reconocen y honran a Dios en su criatura.

Que Nuestra Señora nos conceda la gracia de nunca perder la oportunidad de glorificar a Dios a través de los modelos de virtud que la Divina Providencia coloca delante de nuestros ojos, para que, así, paso a paso, escalemos la montaña de la admiración y nos transformemos en aquellos mismos que admiramos.

Por la Hna. Maria José Vicmary Feliz Gómez

 

 

Loading
¿El Orgullo de San Francisco?

Redacción (Lunes, 27-06-2016, Gaudium Press) Avisado de la venida de San Francisco, todo el pueblo lo esperaba, desde muy temprano, en las puertas de la ciudad. Muchos se habían ido, aún en la oscuridad de la noche, en la esperanza de obtener los mejores lugares y, así, quedar más próximo del santo en su paso. Algunos rezaban sus oraciones, otros hacían las más diversas promesas, deseosos de recibir la gracia de alguna convivencia con el que ya tenía fama de santidad...

- ¿Quién sabe si él mira en nuestra dirección? - exclamaban con entusiasmo algunos de los presentes.

- ¡O mejor! ¿Quién sabe conseguimos algún saludo? - comentaban otros.

De repente, entre aplausos, exclamaciones y gran alegría, San Francisco entró al pueblo. Aquellos que se encontraban más cerca se aproximaron a él para besarle el hábito, las manos y los pies, sin encontrar de parte del santo ninguna resistencia. Sin embargo, el fraile que lo acompañaba juzgó que, aceptando tales honras, San Francisco pecaba contra la virtud de la humildad. Fue tan fuerte la tentación que, finalmente, confesó sus pensamientos al santo.

- Estas personas, mi hermano, ninguna cosa hacen a la altura de la honra que deberían rendirme - le respondió San Francisco.

Al oír esa respuesta, el fraile quedó todavía más escandalizado, pues no entendió las palabras del santo. Entonces, viendo su perplejidad, San Francisco le dijo:

- Mi hermano, esta honra que me ves aceptar, no la atribuyo a mí, sino que la transfiero a Dios, pues de Él es, y me quedo en lo más profundo de mi nada. Ellos lucran con esto, pues reconocen y honran a Dios en su criatura.

Que Nuestra Señora nos conceda la gracia de nunca perder la oportunidad de glorificar a Dios a través de los modelos de virtud que la Divina Providencia coloca delante de nuestros ojos, para que, así, paso a paso, escalemos la montaña de la admiración y nos transformemos en aquellos mismos que admiramos.

Por la Hna. Maria José Vicmary Feliz Gómez

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/80167--iquest-El-Orgullo-de-San-Francisco-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Ayer, los grandes santuarios marianos de la Argentina se vieron colmados de fieles ...
 
La "Babilonia caldaica era una ciudad muy poderosa e importante, que se podría considerar la metró ...
 
Corría el año de 1823, y aún no se había proclamado el dogma de la Inmaculada Concepción, ese q ...
 
Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading