Loading
 
 
 
Loading
 
El valor de un acento
Loading
 
15 de Julio de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 15-07-2016, Gaudium Press) Se dice que interpretar es aprender el sentido verdadero de un texto.

Así, aunque haya muchas maneras de interpretar una frase, no siempre las interpretaciones confieren con lo que el texto quiere decir, pudiendo ser contradictorias y hasta incluso absurdas.

1.jpg

De este punto de vista, podemos considerar la estrecha relación existente entre las interpretaciones correctas, el perfecto entendimiento que se lee y el buen conocimiento de las áridas reglas gramaticales.

Tomemos como ejemplo la conocida y bellísima frase del Génesis que, por atrás de un acento, esconde un verdadero tesoro teológico:

"Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gn 1, 26). Considerando que imagen es aquello que procede de un objeto real en que puede o no haber igualdad, es manifiesto que se encuentra en el hombre cierta semejanza de Dios, semejanza esta que deriva de Dios como de su modelo. Entretanto, no es una semejanza de igualdad, una vez que el modelo sobrepasa infinitamente el modelado. Así, se dice que hay en el hombre una imagen de Dios, no perfecta, sino imperfecta.

La preposición a, con efecto, indica cierta distancia, esto es, el hombre jamás podría ser llamado de "la imagen de Dios" sin el acento grave, pues esto cabe única y exclusivamente a Nuestro Señor Jesucristo, Imagen del Padre, idéntica a Él en substancia, Imagen perfecta de Dios.

Del hombre se dice que es a imagen por causa de la imperfección de la semejanza.

Así, aquel que desconsiderase el valor del pequeñito e "insignificante' acento [ndr. porque la letra "a" a la que se refiere la autora brasileña de esta nota , en portugués lleva acento] puede estar sujeto a interpretar un absurdo y dejar pasar esa oportunidad de contemplar el infinito abismo existente entre el Primogénito de toda criatura, la Imagen, y las meras criaturas, hechas a su imagen, por su bondad.

Recordemos, por tanto las valiosas reglas gramaticales, siempre eficaces e importantísimas a quien quiere interpretar correctamente un texto.

Por Ana Laura de Oliveira Bueno

 

Loading
El valor de un acento

Redacción (Viernes, 15-07-2016, Gaudium Press) Se dice que interpretar es aprender el sentido verdadero de un texto.

Así, aunque haya muchas maneras de interpretar una frase, no siempre las interpretaciones confieren con lo que el texto quiere decir, pudiendo ser contradictorias y hasta incluso absurdas.

1.jpg

De este punto de vista, podemos considerar la estrecha relación existente entre las interpretaciones correctas, el perfecto entendimiento que se lee y el buen conocimiento de las áridas reglas gramaticales.

Tomemos como ejemplo la conocida y bellísima frase del Génesis que, por atrás de un acento, esconde un verdadero tesoro teológico:

"Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza" (Gn 1, 26). Considerando que imagen es aquello que procede de un objeto real en que puede o no haber igualdad, es manifiesto que se encuentra en el hombre cierta semejanza de Dios, semejanza esta que deriva de Dios como de su modelo. Entretanto, no es una semejanza de igualdad, una vez que el modelo sobrepasa infinitamente el modelado. Así, se dice que hay en el hombre una imagen de Dios, no perfecta, sino imperfecta.

La preposición a, con efecto, indica cierta distancia, esto es, el hombre jamás podría ser llamado de "la imagen de Dios" sin el acento grave, pues esto cabe única y exclusivamente a Nuestro Señor Jesucristo, Imagen del Padre, idéntica a Él en substancia, Imagen perfecta de Dios.

Del hombre se dice que es a imagen por causa de la imperfección de la semejanza.

Así, aquel que desconsiderase el valor del pequeñito e "insignificante' acento [ndr. porque la letra "a" a la que se refiere la autora brasileña de esta nota , en portugués lleva acento] puede estar sujeto a interpretar un absurdo y dejar pasar esa oportunidad de contemplar el infinito abismo existente entre el Primogénito de toda criatura, la Imagen, y las meras criaturas, hechas a su imagen, por su bondad.

Recordemos, por tanto las valiosas reglas gramaticales, siempre eficaces e importantísimas a quien quiere interpretar correctamente un texto.

Por Ana Laura de Oliveira Bueno

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/80667-El-valor-de-un-acento. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La apresurada cremación del Obispo subterráneo contrasta con los elaborados ritos del Obispo ofici ...
 
El Jubileo del Sacerdocio convocó a los Obispos del país y de países vecinos. ...
 
Hace once años, el sacerdote encontró una población católica de apenas 40 personas. ...
 
El Secretario General de la Conferencia Episcopal Católica de Rusia recordó a los mártires en los ...
 
Anunció el Cardenal que el domingo a las 10:00 horas será celebrada una misa en la Basílica de la ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading