Loading
 
 
 
Loading
 
Apoyar a 1000 seminaristas: respuesta al asesinato de sacerdote en Francia
Loading
 
11 de Agosto de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Roma (Jueves, 11-08-2016, Gaudium Press) Una organización católica ideó una llamativa respuesta al trágico asesinato del P. Jacques Hamel en Francia, atacado por radicales islamistas mientras celebraba la Eucaristía: iniciar en su honor una campaña para apoyar la formación de 1000 nuevos sacerdotes en África, Europa Oriental, Latinoamérica y Asia.

P JACQUES HAMEL GAUDIUM PRESS.jpg
P. Jacques Hamel. Foto: Aleteia.
"Apoyar la formación de nuevos sacerdotes es una respuesta concreta al fundamentalismo, porque especialmente en los países donde la amenaza extremista es más grande, los ministros de Dios deben poseer las herramientas apropiadas para promover el diálogo y contribuir a una coexistencia pacífica", explicó el Director del capítulo italiano de la Fundación Pontificia AIN, promotora de la iniciativa, Alessandro Monteduro.

La organización explicó que incluso en ambientes en los cuales los creyentes padecen dificultades, existen numerosas vocaciones de jóvenes a pesar de la pobreza o la persecución. "Elegimos los Seminarios que tienen mayor necesidad de ayuda, para permitirles acomodar más estudiantes y formar a quienes consideramos los nuevos 'soldados de la fe'".

La organización destacó el aporte de la Iglesia en países donde es la principal promotora del diálogo y donde sus sacerdotes trabajan para brindar a los jóvenes alternativas que les permitan alejarse de la violencia.

Con información de National Catholic Registe

 

Loading
Apoyar a 1000 seminaristas: respuesta al asesinato de sacerdote en Francia

Roma (Jueves, 11-08-2016, Gaudium Press) Una organización católica ideó una llamativa respuesta al trágico asesinato del P. Jacques Hamel en Francia, atacado por radicales islamistas mientras celebraba la Eucaristía: iniciar en su honor una campaña para apoyar la formación de 1000 nuevos sacerdotes en África, Europa Oriental, Latinoamérica y Asia.

P JACQUES HAMEL GAUDIUM PRESS.jpg
P. Jacques Hamel. Foto: Aleteia.
"Apoyar la formación de nuevos sacerdotes es una respuesta concreta al fundamentalismo, porque especialmente en los países donde la amenaza extremista es más grande, los ministros de Dios deben poseer las herramientas apropiadas para promover el diálogo y contribuir a una coexistencia pacífica", explicó el Director del capítulo italiano de la Fundación Pontificia AIN, promotora de la iniciativa, Alessandro Monteduro.

La organización explicó que incluso en ambientes en los cuales los creyentes padecen dificultades, existen numerosas vocaciones de jóvenes a pesar de la pobreza o la persecución. "Elegimos los Seminarios que tienen mayor necesidad de ayuda, para permitirles acomodar más estudiantes y formar a quienes consideramos los nuevos 'soldados de la fe'".

La organización destacó el aporte de la Iglesia en países donde es la principal promotora del diálogo y donde sus sacerdotes trabajan para brindar a los jóvenes alternativas que les permitan alejarse de la violencia.

Con información de National Catholic Registe

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/81311-Apoyar-a-1000-seminaristas--respuesta-al-asesinato-de-sacerdote-en-Francia. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading