Loading
 
 
 
Loading
 
Quiso ser sacerdote luego de salvar a una mujer del suicidio
Loading
 
14 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

México (Miércoles, 14-09-2016, Gaudium Press) Cuando Dios llama al sacerdocio lo hace de muchas maneras, pero muy pocas veces de la forma como lo hizo con Jesús García, un joven seminarista de la Arquidiócesis de México, quien recibió su llamado a la vida sacerdotal luego de salvar a una mujer mayor que ser quería suicidar.

Su testimonio fue dado a conocer hace poco por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), donde el joven describe cómo fueron esos momentos que lo llevaron a tomar la decisión de seguir de una manera más radical a Jesús desde el ministerio presbiteral.

El llamado no ocurrió un solo día, pero sí fue el resultado de una generosa acción que realizó García. Sucedió cuando tenía 18 años -hoy tiene 21-. Era un día normal luego de desayunar con sus compañeros de preparatoria, ya en su último año de estudios. Al despedirse de ellos y dirigirse por la avenida Constituyente, en Ciudad de México, para tomar el metro, estando en la esquina de la calle Rincón, vio cómo una mujer, quien se hallaba sentada en una banca, lloraba desconsoladamente. Se acercó a ella y le preguntó si se encontraba bien, pero ella contestó que no tenía nada.

seminarista.jpg
"Pido a Dios por aquella señora, de la que no sé ni su nombre ni ningún dato más, que donde quiera que se encuentre, la guíe, la cuide y la proteja, porque su testimonio fue lo que realmente me hizo escuchar la voz de Dios": Jesús García / Foto: SIAME.

Siguió para cruzar el puente, lo mismo hizo la mujer tras de él, pero al mirar hacia atrás García vio como la señora tenía la intención de lanzarse del puente, a lo que el joven de inmediato gritó: "¡No lo haga!" y ella, frenada ya para aventarse, le replicó: "¿Qué sentido tiene la vida?". El joven, sin pensarlo corre hacia ella y la toma de la mano diciéndole: "Hay alguien que la está esperando".

"La señora me volteó a ver, y con su mirada llorosa, me dijo: ‘¡Déjeme joven!' Pensé en hacerlo, pero le dije: ‘¡No!, hay alguien en su casa que la espera, piense en sus hijos, su esposo, sus nietos'. La señora, temblorosa, y yo con un miedo palpitante, bajamos del puente y nos dirigimos hacia Parque Lira. Mi intención era tranquilizarla y evitar que se quitara la vida", narró el joven a SIAME.

El joven decidió llevarla a una delegación, pero al no recibir ayuda alguna, prefirió acompañarla. "Fui a la delegación Miguel Hidalgo, pero nadie quiso ayudarme, me dijeron que no tenían tiempo, Decidido y con un frío que me recorría todo el cuerpo, le pregunté hacia dónde se dirigía, ella me contestó: ‘Voy a la escuela, a recoger a mi nieta'. Me ofrecí a acompañarla; en el camino me contó sus problemas; la escuché atentamente, me despedí y la invité a poner sus problemas en manos de Dios", contó.

Un día, cuando ya habían pasado tres meses de lo sucedido, García se encontraba de nuevo con sus amigos y de repente se le acercó una señora a saludarlo. Él no la reconoció, pero ella se presentó como la mujer que estaba en el puente y le señaló: "Tenía mucha razón cuando me dijo que Dios sí me escuchaba".

Luego la mujer le preguntó qué estudiaba, a lo que él le contestó que Medicina y luego le hizo otra pregunta que lo llevó a la decisión de ser sacerdote: "¿No le gustaría estudiar psicología o ser cura?".

"De momento eso me causó mucha gracia, y le respondí: ‘Pues si no puedo con mis problemas, menos con los de los demás'. Ella contestó muy seria: ‘Debería de pensarlo'", cuenta el joven seminarista.

Y García lo pensó, porque aquella pregunta lo llevó a discernir su vocación al sacerdocio y decidir entrar al seminario y cursar actualmente segundo año de Filosofía.

"Pido a Dios por aquella señora, de la que no sé ni su nombre ni ningún dato más, que donde quiera que se encuentre, la guíe, la cuide y la proteja, porque su testimonio fue lo que realmente me hizo escuchar la voz de Dios", concluye Jesús García.

Con información de SIAME.

 

Loading
Quiso ser sacerdote luego de salvar a una mujer del suicidio

México (Miércoles, 14-09-2016, Gaudium Press) Cuando Dios llama al sacerdocio lo hace de muchas maneras, pero muy pocas veces de la forma como lo hizo con Jesús García, un joven seminarista de la Arquidiócesis de México, quien recibió su llamado a la vida sacerdotal luego de salvar a una mujer mayor que ser quería suicidar.

Su testimonio fue dado a conocer hace poco por el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME), donde el joven describe cómo fueron esos momentos que lo llevaron a tomar la decisión de seguir de una manera más radical a Jesús desde el ministerio presbiteral.

El llamado no ocurrió un solo día, pero sí fue el resultado de una generosa acción que realizó García. Sucedió cuando tenía 18 años -hoy tiene 21-. Era un día normal luego de desayunar con sus compañeros de preparatoria, ya en su último año de estudios. Al despedirse de ellos y dirigirse por la avenida Constituyente, en Ciudad de México, para tomar el metro, estando en la esquina de la calle Rincón, vio cómo una mujer, quien se hallaba sentada en una banca, lloraba desconsoladamente. Se acercó a ella y le preguntó si se encontraba bien, pero ella contestó que no tenía nada.

seminarista.jpg
"Pido a Dios por aquella señora, de la que no sé ni su nombre ni ningún dato más, que donde quiera que se encuentre, la guíe, la cuide y la proteja, porque su testimonio fue lo que realmente me hizo escuchar la voz de Dios": Jesús García / Foto: SIAME.

Siguió para cruzar el puente, lo mismo hizo la mujer tras de él, pero al mirar hacia atrás García vio como la señora tenía la intención de lanzarse del puente, a lo que el joven de inmediato gritó: "¡No lo haga!" y ella, frenada ya para aventarse, le replicó: "¿Qué sentido tiene la vida?". El joven, sin pensarlo corre hacia ella y la toma de la mano diciéndole: "Hay alguien que la está esperando".

"La señora me volteó a ver, y con su mirada llorosa, me dijo: ‘¡Déjeme joven!' Pensé en hacerlo, pero le dije: ‘¡No!, hay alguien en su casa que la espera, piense en sus hijos, su esposo, sus nietos'. La señora, temblorosa, y yo con un miedo palpitante, bajamos del puente y nos dirigimos hacia Parque Lira. Mi intención era tranquilizarla y evitar que se quitara la vida", narró el joven a SIAME.

El joven decidió llevarla a una delegación, pero al no recibir ayuda alguna, prefirió acompañarla. "Fui a la delegación Miguel Hidalgo, pero nadie quiso ayudarme, me dijeron que no tenían tiempo, Decidido y con un frío que me recorría todo el cuerpo, le pregunté hacia dónde se dirigía, ella me contestó: ‘Voy a la escuela, a recoger a mi nieta'. Me ofrecí a acompañarla; en el camino me contó sus problemas; la escuché atentamente, me despedí y la invité a poner sus problemas en manos de Dios", contó.

Un día, cuando ya habían pasado tres meses de lo sucedido, García se encontraba de nuevo con sus amigos y de repente se le acercó una señora a saludarlo. Él no la reconoció, pero ella se presentó como la mujer que estaba en el puente y le señaló: "Tenía mucha razón cuando me dijo que Dios sí me escuchaba".

Luego la mujer le preguntó qué estudiaba, a lo que él le contestó que Medicina y luego le hizo otra pregunta que lo llevó a la decisión de ser sacerdote: "¿No le gustaría estudiar psicología o ser cura?".

"De momento eso me causó mucha gracia, y le respondí: ‘Pues si no puedo con mis problemas, menos con los de los demás'. Ella contestó muy seria: ‘Debería de pensarlo'", cuenta el joven seminarista.

Y García lo pensó, porque aquella pregunta lo llevó a discernir su vocación al sacerdocio y decidir entrar al seminario y cursar actualmente segundo año de Filosofía.

"Pido a Dios por aquella señora, de la que no sé ni su nombre ni ningún dato más, que donde quiera que se encuentre, la guíe, la cuide y la proteja, porque su testimonio fue lo que realmente me hizo escuchar la voz de Dios", concluye Jesús García.

Con información de SIAME.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/82047-Quiso-ser-sacerdote-luego-de-salvar-a-una-mujer-del-suicidio-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"En este momento de dolor quiero manifestar mi cercanía y oración a toda la querida población mex ...
 
Los periodistas compararon la gran convocatoria con la de eventos como conciertos musicales. ...
 
Se ofrecen una mesa redonda, talleres y exposición, entre los días 19 y 24 de septiembre, en la se ...
 
Con la proximidad de las conmemoraciones por los 300 años del encuentro de la Imagen de Nuestra Se ...
 
¡Alegría! Todos los fieles de la nave gritan: "La Sangre está líquida, la sangre está suelta". ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading