Loading
 
 
 
Loading
 
Homilía en la Casa Santa Marta: vencer la indiferencia, construir la cultura del encuentro
Loading
 
14 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 14-09-2016, Gaudium Press) Durante la Misa celebrada ayer por la mañana en la Casa Santa Marta el Papa Francisco pidió a los cristianos que trabajen para construir una verdadera cultura del encuentro, que venza la cultura de la indiferencia.

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

El Papa comentó que la liturgia del día hace reflexionar sobre un encuentro: el encuentro de Dios con su pueblo. Y advirtió contra los malos hábitos que, en familia, nos alejan de la escucha del otro:

Con frecuencia, observó, las personas se "cruzan, pero no se encuentran". Cada uno "piensa en sí mismo; mira, pero no ve; oye, pero no escucha". Para el Pontífice, "el encuentro es otra cosa, es aquello que el Evangelio hoy nos anuncia: un encuentro; un encuentro entre un hombre y una mujer, entre un hijo único vivo y un hijo único muerto; entre una multitud feliz, porque encontró a Jesús y lo sigue, y un grupo de personas, llorando, que acompaña aquella mujer, que salía de una puerta de la ciudad; encuentro entre aquella puerta de salida y la puerta de entrada. Un encuentro que nos hace reflexionar sobre el modo de encontrarnos entre nosotros".

Comentando las lecturas, el Papa prosiguió en su homilía recordando que en el Evangelio leemos que el Señor sintió "gran compasión". Y esta compasión, advirtió, "no es lo mismo que nosotros sentimos cuando andamos en la calle y vemos una cosa triste: ‘¡Qué pena!'" Jesús es tomado por la compasión. Sin indiferencia, él se aproxima a la mujer, realiza un encuentro de hecho y después hace el milagro.

El encuentro restituye la dignidad de hijos de Dios

Francisco afirma que en el episodio del Evangelio de hoy, vemos ternura, pero también "la fecundidad de un encuentro", pues, "todo encuentro -según él- es fecundo. Todo encuentro restituye a las personas y las cosas en su lugar".

Dijo el Papa: "Estamos acostumbrados con la cultura de la indiferencia y tenemos que trabajar y pedir la gracia de hacer la cultura del encuentro, del encuentro fecundo que restituye a todas las personas la propia dignidad de hijos de Dios. Nosotros estamos acostumbrados con esta indiferencia, cuando vemos las calamidades de este mundo o las pequeñas cosas:

"Pero que pena, pobres personas, cómo sufren", e ir adelante. Si yo no veo - no es suficiente ver, sino mirar - si yo no paro, no miro, no toco, si no hablo, no puedo hacer un encuentro ni ayudar a hacer la cultura del encuentro".

La falta del verdadero encuentro en familia

El Santo Padre continuó sus reiteraciones: "Este es el mensaje de hoy: el encuentro de Jesús con su pueblo"; todos somos "carentes de la Palabra de Jesús". Precisamos del encuentro con Él:

"A la mesa, en familia, cuántas veces se come, se ve TV o se escribe mensajes en el celular. Todos son indiferentes a este encuentro. Hasta en el fulcro de la sociedad, que es la familia, no existe encuentro.

Que esto nos ayude a trabajar por esta cultura del encuentro, tan simplemente como lo hizo Jesús.

No mirar apenas, sino ver; no oír apenas, sino escuchar; no solo cruzarnos con los otros, sino parar.

No decir apenas ‘que pena, pobres personas', sino dejarse llevar por la compasión. Y después, aproximarse, tocar y decir del modo más espontáneo en el momento, en el lenguaje del corazón:

‘No llore. Y dar por lo menos una gota de vida". (JSG)

Loading
Homilía en la Casa Santa Marta: vencer la indiferencia, construir la cultura del encuentro

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 14-09-2016, Gaudium Press) Durante la Misa celebrada ayer por la mañana en la Casa Santa Marta el Papa Francisco pidió a los cristianos que trabajen para construir una verdadera cultura del encuentro, que venza la cultura de la indiferencia.

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

El Papa comentó que la liturgia del día hace reflexionar sobre un encuentro: el encuentro de Dios con su pueblo. Y advirtió contra los malos hábitos que, en familia, nos alejan de la escucha del otro:

Con frecuencia, observó, las personas se "cruzan, pero no se encuentran". Cada uno "piensa en sí mismo; mira, pero no ve; oye, pero no escucha". Para el Pontífice, "el encuentro es otra cosa, es aquello que el Evangelio hoy nos anuncia: un encuentro; un encuentro entre un hombre y una mujer, entre un hijo único vivo y un hijo único muerto; entre una multitud feliz, porque encontró a Jesús y lo sigue, y un grupo de personas, llorando, que acompaña aquella mujer, que salía de una puerta de la ciudad; encuentro entre aquella puerta de salida y la puerta de entrada. Un encuentro que nos hace reflexionar sobre el modo de encontrarnos entre nosotros".

Comentando las lecturas, el Papa prosiguió en su homilía recordando que en el Evangelio leemos que el Señor sintió "gran compasión". Y esta compasión, advirtió, "no es lo mismo que nosotros sentimos cuando andamos en la calle y vemos una cosa triste: ‘¡Qué pena!'" Jesús es tomado por la compasión. Sin indiferencia, él se aproxima a la mujer, realiza un encuentro de hecho y después hace el milagro.

El encuentro restituye la dignidad de hijos de Dios

Francisco afirma que en el episodio del Evangelio de hoy, vemos ternura, pero también "la fecundidad de un encuentro", pues, "todo encuentro -según él- es fecundo. Todo encuentro restituye a las personas y las cosas en su lugar".

Dijo el Papa: "Estamos acostumbrados con la cultura de la indiferencia y tenemos que trabajar y pedir la gracia de hacer la cultura del encuentro, del encuentro fecundo que restituye a todas las personas la propia dignidad de hijos de Dios. Nosotros estamos acostumbrados con esta indiferencia, cuando vemos las calamidades de este mundo o las pequeñas cosas:

"Pero que pena, pobres personas, cómo sufren", e ir adelante. Si yo no veo - no es suficiente ver, sino mirar - si yo no paro, no miro, no toco, si no hablo, no puedo hacer un encuentro ni ayudar a hacer la cultura del encuentro".

La falta del verdadero encuentro en familia

El Santo Padre continuó sus reiteraciones: "Este es el mensaje de hoy: el encuentro de Jesús con su pueblo"; todos somos "carentes de la Palabra de Jesús". Precisamos del encuentro con Él:

"A la mesa, en familia, cuántas veces se come, se ve TV o se escribe mensajes en el celular. Todos son indiferentes a este encuentro. Hasta en el fulcro de la sociedad, que es la familia, no existe encuentro.

Que esto nos ayude a trabajar por esta cultura del encuentro, tan simplemente como lo hizo Jesús.

No mirar apenas, sino ver; no oír apenas, sino escuchar; no solo cruzarnos con los otros, sino parar.

No decir apenas ‘que pena, pobres personas', sino dejarse llevar por la compasión. Y después, aproximarse, tocar y decir del modo más espontáneo en el momento, en el lenguaje del corazón:

‘No llore. Y dar por lo menos una gota de vida". (JSG)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading