Loading
 
 
 
Loading
 
"La vanidad es la osteoporosis del alma", define Francisco en homilía
Loading
 
23 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 23-09-2016, Gaudium Press) Ayer, en la homilía que hace todas las mañanas durante la Misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco comentó el Evangelio de la fecha, cuando la liturgia trae aquel trecho en que es presentado el rey Herodes inquieto porque, después de matar a Juan Batista, se siente ahora amenazado por Jesús.

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

Inquietud buena e inquietud mala

El Papa dijo que en nuestra alma existe la posibilidad de sentir dos inquietudes: una buena, provocada por el Espíritu Santo para realizar buenas acciones, y otra mala, que nace de la consciencia sucia.

Herodes estaba preocupado con su padre, Herodes, el Grande, después de la visita de los Reyes Magos. Los dos resuelven sus inquietudes matando, pasando sobre "el cadáver de las personas":

Esa gente que provocó tanto mal, que hizo mal y tiene la consciencia sucia y no puede vivir en paz, porque vive en un prurito continuo, en una urticaria que no los deja en paz...

Esa gente practicó el mal, pero el mal tiene siempre la misma raíz: la avidez, la vanidad y el orgullo.

Y esa trilogía no deja la consciencia en paz; los tres no dejan que la inquietud saludable del Espíritu Santo entre, sino llevan a vivir así: inquietos, con miedo.

"Avidez, vanidad y orgullo son la raíz de todos los males", definió Francisco.

Osteoporosis del alma

El Papa habló también de la primera Lectura del día, extraída del Libro de Eclesiastés y donde el asunto es la vanidad:

"La vanidad que nos llena. La vanidad que no tiene vida larga, porque es como una burbuja de jabón.

La vanidad que no nos da una ganancia real. ¿Cuál ganancia tiene el hombre por toda la fatiga con la cual él se preocupa? Él está ansioso para aparecer, para fingir, por la apariencia. Esta es la vanidad.

Si queremos decir simplemente: "La vanidad es maquillar la propia vida. ¿Y eso deja el alma enferma, porque si alguien falsifica la propia vida para aparecer, para hacer de cuenta, y todas las cosas que hace son para fingir, por vanidad, pero al final qué gana?

La vanidad es como una osteoporosis del alma: los huesos del lado de afuera parecen buenos, pero por dentro están todos estragados.

La vanidad nos lleva al fraude".

Engaño, victoria falsa, no verdadera: es la vanidad

Para vencer, "los tramposos marcan las cartas" y, después, "esa victoria es falsa, no es verdadera. Esta es la vanidad: vivir para fingir, vivir para hacer de cuenta, vivir para aparecer. Y eso inquieta el alma".

San Bernardo, recuerda Francisco, dijo una palabra fuerte a los vanidosos:

"Piense en aquello que usted va ser. Usted será comida para los vermes. Y todo ese maquillar la vida es una mentira, porque los vermes van a comerlo y usted no será nada". ¿Pero dónde está el poder de la vanidad? Llevado por el orgullo en dirección al mal, no permite un error, no permite que se vea un error, cubrir todo, todo debe ser cubierto":

La vanidad es eso: se parece con rostro de pequeña imagen y, después, su verdad es otra.

¿Y dónde está nuestra fuerza y seguridad, nuestro refugio?

Leemos en el Salmo: 'Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación". ¿Por qué? Y antes del Evangelio recordamos las palabras de Jesús: "Yo soy el camino, la verdad y la vida".

Esta es la verdad, no el maquillaje de la vanidad.

Que el Señor nos libre de estas tres raíces de todo los males: la avidez, la vanidad y el orgullo. Pero sobre todo de la vanidad, que nos hace tanto mal". (JSG)

 

Loading
"La vanidad es la osteoporosis del alma", define Francisco en homilía

Ciudad del Vaticano (Viernes, 23-09-2016, Gaudium Press) Ayer, en la homilía que hace todas las mañanas durante la Misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco comentó el Evangelio de la fecha, cuando la liturgia trae aquel trecho en que es presentado el rey Herodes inquieto porque, después de matar a Juan Batista, se siente ahora amenazado por Jesús.

1.jpg
Foto: L'Osservatore Romano

Inquietud buena e inquietud mala

El Papa dijo que en nuestra alma existe la posibilidad de sentir dos inquietudes: una buena, provocada por el Espíritu Santo para realizar buenas acciones, y otra mala, que nace de la consciencia sucia.

Herodes estaba preocupado con su padre, Herodes, el Grande, después de la visita de los Reyes Magos. Los dos resuelven sus inquietudes matando, pasando sobre "el cadáver de las personas":

Esa gente que provocó tanto mal, que hizo mal y tiene la consciencia sucia y no puede vivir en paz, porque vive en un prurito continuo, en una urticaria que no los deja en paz...

Esa gente practicó el mal, pero el mal tiene siempre la misma raíz: la avidez, la vanidad y el orgullo.

Y esa trilogía no deja la consciencia en paz; los tres no dejan que la inquietud saludable del Espíritu Santo entre, sino llevan a vivir así: inquietos, con miedo.

"Avidez, vanidad y orgullo son la raíz de todos los males", definió Francisco.

Osteoporosis del alma

El Papa habló también de la primera Lectura del día, extraída del Libro de Eclesiastés y donde el asunto es la vanidad:

"La vanidad que nos llena. La vanidad que no tiene vida larga, porque es como una burbuja de jabón.

La vanidad que no nos da una ganancia real. ¿Cuál ganancia tiene el hombre por toda la fatiga con la cual él se preocupa? Él está ansioso para aparecer, para fingir, por la apariencia. Esta es la vanidad.

Si queremos decir simplemente: "La vanidad es maquillar la propia vida. ¿Y eso deja el alma enferma, porque si alguien falsifica la propia vida para aparecer, para hacer de cuenta, y todas las cosas que hace son para fingir, por vanidad, pero al final qué gana?

La vanidad es como una osteoporosis del alma: los huesos del lado de afuera parecen buenos, pero por dentro están todos estragados.

La vanidad nos lleva al fraude".

Engaño, victoria falsa, no verdadera: es la vanidad

Para vencer, "los tramposos marcan las cartas" y, después, "esa victoria es falsa, no es verdadera. Esta es la vanidad: vivir para fingir, vivir para hacer de cuenta, vivir para aparecer. Y eso inquieta el alma".

San Bernardo, recuerda Francisco, dijo una palabra fuerte a los vanidosos:

"Piense en aquello que usted va ser. Usted será comida para los vermes. Y todo ese maquillar la vida es una mentira, porque los vermes van a comerlo y usted no será nada". ¿Pero dónde está el poder de la vanidad? Llevado por el orgullo en dirección al mal, no permite un error, no permite que se vea un error, cubrir todo, todo debe ser cubierto":

La vanidad es eso: se parece con rostro de pequeña imagen y, después, su verdad es otra.

¿Y dónde está nuestra fuerza y seguridad, nuestro refugio?

Leemos en el Salmo: 'Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación". ¿Por qué? Y antes del Evangelio recordamos las palabras de Jesús: "Yo soy el camino, la verdad y la vida".

Esta es la verdad, no el maquillaje de la vanidad.

Que el Señor nos libre de estas tres raíces de todo los males: la avidez, la vanidad y el orgullo. Pero sobre todo de la vanidad, que nos hace tanto mal". (JSG)

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/82285--La-vanidad-es-la-osteoporosis-del-alma---define-Francisco-en-homilia-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las acciones del grupo terrorista anticristiano Boko Haram bloquean la producción de alimentos. ...
 
Cada mes de mayo el rosal florece nuevamente junto al ábside del templo. ...
 
El evento es organizado por la Pontificia Unión Misional de Polonia, que cumple 100 años de funda ...
 
La misa se realizará a las 19:30 horas en San Francisco el Grande ...
 
Iniciada en este mes de diciembre, la 27ª edición de la Exposición Franciscana de Pesebres tiene ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading