Loading
 
 
 
Loading
 
La Iglesia entera nutre por vosotros una simpatía especial, dijo el Papa a los católicos de Azerbaiyán
Loading
 
4 de Octubre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Bakú - Azerbaiyán (Martes, 04-10-2016, Gaudium Press) Este domingo, 2 de octubre, desde el aeropuerto de Bakú, capital de Azerbaiyán, venido de Georgia, el Papa Francisco se dirigió directamente a la Iglesia de la Inmaculada Concepción para celebrar una Santa Misa. La celebración fue realizada en la única parroquia católica del país.

En todo el país la comunidad católica tiene poco más de 500 fieles que son atendidos por siete padres salesianos y cinco hermanas Misioneras de la Caridad. Los católicos no pasan de 0,01% de una población de mayoría musulmana.

Pérdida de tiempo

Es probable que esos números hayan llevado a Francisco, hablando a los presentes en la Iglesia Inmaculada Concepción, a justificar su viaje para lugares tan distantes y visitar tan pocos fieles.

"Algunos pueden pensar que el Papa pierde mucho tiempo al hacer tantos kilómetros de viaje para visitar una pequeña comunidad de 700 personas, en un país de 2 millones de habitantes. Es una comunidad de periferia, pero el Papa en esto imita al Espíritu Santo", explicó, hablando de improviso al final de la Eucaristía.

Espíritu Santo

El Papa afirmó que el Espíritu Santo "descendió del Cielo a una pequeña comunidad de la periferia, cerrada en el cenáculo", en Jerusalén, después de la muerte de Cristo, para dar a los primeros cristianos la "fuerza, el coraje" de avanzar para anunciar a Jesús.

"Solo hay dos cosas fundamentales necesarias (y que estaban presentes en aquella comunidad): la Madre. No se olviden de la Madre. Y en aquella comunidad había caridad, el amor fraterno que el Espíritu Santo derramó en ellos. Coraje, en frente, 'go ahead', sin miedo, avancen", apeló el Pontífice.

"La Iglesia entera, que por vosotros nutre una simpatía especial, tiene los ojos puestos en vosotros y los alienta: sois un rebaño pequeño pero muy precioso a los ojos de Dios", agregó.

Aspectos esenciales de la vida cristiana

La homilía del Papa fue una catequesis. Francisco centró su reflexión en dos aspectos "esenciales" de la vida cristiana: "la fe y el servicio". Y después, incentivó a los participantes a "nunca perder la esperanza".

"La fe, que es un don de Dios, tiene que ser, a su vez, cultivada también por nosotros. No es una fuerza mágica que desciende del cielo, no es un 'dote' personal que se recibe de una vez para siempre, ni incluso un súper poder que sirva para resolver los problemas de la vida".

Alfombra: tela de la Fe, tejedura del servicio

Todavía en su homilía, Francisco usó la imagen de la "alfombra" para explicar que la vida cristiana "tiene que ser pacientemente tejida cada día, entrelazando entre sí una tela y una tejedura bien definida: la tela de la fe y la tejedura del servicio".

"Dios cambia el mundo, cambiando nuestros corazones, pero no lo puede hacer sin nosotros; con efecto, el Señor desea que le abramos la puerta del corazón, para poder entrar en nuestra vida", afirmó el Papa.

El Pontífice sustentó que el servicio es un "estilo de vida" e invitó a los católicos de Azerbaiyán a permanecer "unidos, viviendo humildemente en caridad y alegría".

El Santo Padre concluyó su homilía con una citación de Santa Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad: "El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz". (JSG)

Loading
La Iglesia entera nutre por vosotros una simpatía especial, dijo el Papa a los católicos de Azerbaiyán

Bakú - Azerbaiyán (Martes, 04-10-2016, Gaudium Press) Este domingo, 2 de octubre, desde el aeropuerto de Bakú, capital de Azerbaiyán, venido de Georgia, el Papa Francisco se dirigió directamente a la Iglesia de la Inmaculada Concepción para celebrar una Santa Misa. La celebración fue realizada en la única parroquia católica del país.

En todo el país la comunidad católica tiene poco más de 500 fieles que son atendidos por siete padres salesianos y cinco hermanas Misioneras de la Caridad. Los católicos no pasan de 0,01% de una población de mayoría musulmana.

Pérdida de tiempo

Es probable que esos números hayan llevado a Francisco, hablando a los presentes en la Iglesia Inmaculada Concepción, a justificar su viaje para lugares tan distantes y visitar tan pocos fieles.

"Algunos pueden pensar que el Papa pierde mucho tiempo al hacer tantos kilómetros de viaje para visitar una pequeña comunidad de 700 personas, en un país de 2 millones de habitantes. Es una comunidad de periferia, pero el Papa en esto imita al Espíritu Santo", explicó, hablando de improviso al final de la Eucaristía.

Espíritu Santo

El Papa afirmó que el Espíritu Santo "descendió del Cielo a una pequeña comunidad de la periferia, cerrada en el cenáculo", en Jerusalén, después de la muerte de Cristo, para dar a los primeros cristianos la "fuerza, el coraje" de avanzar para anunciar a Jesús.

"Solo hay dos cosas fundamentales necesarias (y que estaban presentes en aquella comunidad): la Madre. No se olviden de la Madre. Y en aquella comunidad había caridad, el amor fraterno que el Espíritu Santo derramó en ellos. Coraje, en frente, 'go ahead', sin miedo, avancen", apeló el Pontífice.

"La Iglesia entera, que por vosotros nutre una simpatía especial, tiene los ojos puestos en vosotros y los alienta: sois un rebaño pequeño pero muy precioso a los ojos de Dios", agregó.

Aspectos esenciales de la vida cristiana

La homilía del Papa fue una catequesis. Francisco centró su reflexión en dos aspectos "esenciales" de la vida cristiana: "la fe y el servicio". Y después, incentivó a los participantes a "nunca perder la esperanza".

"La fe, que es un don de Dios, tiene que ser, a su vez, cultivada también por nosotros. No es una fuerza mágica que desciende del cielo, no es un 'dote' personal que se recibe de una vez para siempre, ni incluso un súper poder que sirva para resolver los problemas de la vida".

Alfombra: tela de la Fe, tejedura del servicio

Todavía en su homilía, Francisco usó la imagen de la "alfombra" para explicar que la vida cristiana "tiene que ser pacientemente tejida cada día, entrelazando entre sí una tela y una tejedura bien definida: la tela de la fe y la tejedura del servicio".

"Dios cambia el mundo, cambiando nuestros corazones, pero no lo puede hacer sin nosotros; con efecto, el Señor desea que le abramos la puerta del corazón, para poder entrar en nuestra vida", afirmó el Papa.

El Pontífice sustentó que el servicio es un "estilo de vida" e invitó a los católicos de Azerbaiyán a permanecer "unidos, viviendo humildemente en caridad y alegría".

El Santo Padre concluyó su homilía con una citación de Santa Teresa de Calcuta, fundadora de las Misioneras de la Caridad: "El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz". (JSG)


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading