Loading
 
 
 
Loading
 
Políticas laicistas sobre financiación de eventos religiosos causan preocupación en España
Loading
 
18 de Octubre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Madrid (Martes, 18-10-2016, Gaudium Press) El anuncio del Ayuntamiento de Barcelona, España, sobre la equiparación total de sus aportes a todas las confesiones religiosas sin tener en cuenta el número de sus miembros ha sido calificado por medios de comunicación como un nuevo episodio de controversia entre las autoridades y los creyentes católicos. La medida, que beneficia notablemente a los credos minoritarios por encima de la mayoría católica, se suma a decisiones y gestos en Zaragoza, Santiago y Madrid, entre otros lugares, que plantean un panorama preocupante para el papel de la Iglesia en la dimensión pública de la sociedad española.

PROCESIÓN SEMANA SANTA BARCELONA GAUDIUM PRESS.jpg
Procesión de Semana Santa en Barcelona, España. Foto: Roberto Pla.
Según informó Alfa y Omega, las 21 creencias registradas en Barcelona serán objeto de nuevos protocolos técnicos del área de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Transparencia para realizar actividades en el espacio público, las cuales también serían ordenadas "de forma justa y ecuánime", unificando los criterios en toda la ciudad y retirando la autonomía de los funcionarios de distrito para autorizar los eventos. Según el teniente de alcalde, Jaume Asens, la disposición eliminaría el "desorden y la dispersión" del proceso actual de autorización. Los recursos de subvención para mejorar centros de culto serán distribuidos por igual, lo cual beneficia notablemente a las religiones minoritarias, dejando proporcionalmente muchos menos recursos a la mayor cantidad de templos católicos.

Las ayudas que el Ayuntamiento de Madrid provee para la Semana Santa fueron equiparadas a las del Año Nuevo chino y el Ramadán sin tener en cuenta el número de los creyentes beneficiados, correspondiéndole a cada católico un presupuesto de 0.05 euros frente a los 3 euros que les corresponderían a cada uno de los habitantes de origen chino en la Comunidad de Madrid. El presupuesto de 2016 fue el primero en destinar fondos para las dos celebraciones minoritarias.

La mayor separación entre las autoridades y la Iglesia se evidencia también en Zaragoza, donde el gobierno municipal anunció que no costeará en adelante la tradicional decoración floral del Rosario de Cristal, que se realiza cada 13 de octubre y es una de las principales muestras de devoción popular de la ciudad a la Virgen del Pilar. De manera análoga, el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, se abstuvo de participar en la Misa del Apóstol en la Catedral, y el de La Coruña, Xulio Ferreiro, anunció que el Ayuntamiento "ajustará su práctica al principio de neutralidad ideológica y religiosa, garantizando el principio del laicismo".

El Ayuntamiento de Sevilla rechazó, después de un intenso debate, la proposición de separar plenamente la administración municipal y la religión, que incluía disposiciones polémicas como el retiro de los nombres religiosos de las calles (propuesta que motivó una manifestación de creyentes en su contra). El proyecto pretendía imponer una prohibición a los concejales de participar en celebraciones religiosas. Si bien la propuesta no tuvo éxito, se presenta como indicador de los objetivos de los sectores laicistas del país.

Con información de Alfa y Omega.

 

Loading
Políticas laicistas sobre financiación de eventos religiosos causan preocupación en España

Madrid (Martes, 18-10-2016, Gaudium Press) El anuncio del Ayuntamiento de Barcelona, España, sobre la equiparación total de sus aportes a todas las confesiones religiosas sin tener en cuenta el número de sus miembros ha sido calificado por medios de comunicación como un nuevo episodio de controversia entre las autoridades y los creyentes católicos. La medida, que beneficia notablemente a los credos minoritarios por encima de la mayoría católica, se suma a decisiones y gestos en Zaragoza, Santiago y Madrid, entre otros lugares, que plantean un panorama preocupante para el papel de la Iglesia en la dimensión pública de la sociedad española.

PROCESIÓN SEMANA SANTA BARCELONA GAUDIUM PRESS.jpg
Procesión de Semana Santa en Barcelona, España. Foto: Roberto Pla.
Según informó Alfa y Omega, las 21 creencias registradas en Barcelona serán objeto de nuevos protocolos técnicos del área de Derechos de la Ciudadanía, Participación y Transparencia para realizar actividades en el espacio público, las cuales también serían ordenadas "de forma justa y ecuánime", unificando los criterios en toda la ciudad y retirando la autonomía de los funcionarios de distrito para autorizar los eventos. Según el teniente de alcalde, Jaume Asens, la disposición eliminaría el "desorden y la dispersión" del proceso actual de autorización. Los recursos de subvención para mejorar centros de culto serán distribuidos por igual, lo cual beneficia notablemente a las religiones minoritarias, dejando proporcionalmente muchos menos recursos a la mayor cantidad de templos católicos.

Las ayudas que el Ayuntamiento de Madrid provee para la Semana Santa fueron equiparadas a las del Año Nuevo chino y el Ramadán sin tener en cuenta el número de los creyentes beneficiados, correspondiéndole a cada católico un presupuesto de 0.05 euros frente a los 3 euros que les corresponderían a cada uno de los habitantes de origen chino en la Comunidad de Madrid. El presupuesto de 2016 fue el primero en destinar fondos para las dos celebraciones minoritarias.

La mayor separación entre las autoridades y la Iglesia se evidencia también en Zaragoza, donde el gobierno municipal anunció que no costeará en adelante la tradicional decoración floral del Rosario de Cristal, que se realiza cada 13 de octubre y es una de las principales muestras de devoción popular de la ciudad a la Virgen del Pilar. De manera análoga, el alcalde de Santiago de Compostela, Martiño Noriega, se abstuvo de participar en la Misa del Apóstol en la Catedral, y el de La Coruña, Xulio Ferreiro, anunció que el Ayuntamiento "ajustará su práctica al principio de neutralidad ideológica y religiosa, garantizando el principio del laicismo".

El Ayuntamiento de Sevilla rechazó, después de un intenso debate, la proposición de separar plenamente la administración municipal y la religión, que incluía disposiciones polémicas como el retiro de los nombres religiosos de las calles (propuesta que motivó una manifestación de creyentes en su contra). El proyecto pretendía imponer una prohibición a los concejales de participar en celebraciones religiosas. Si bien la propuesta no tuvo éxito, se presenta como indicador de los objetivos de los sectores laicistas del país.

Con información de Alfa y Omega.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Polémicas sentencias en favor del aborto, la eutanasia y la exclusión de la Iglesia en el Servicio ...
 
El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Como acostumbra ocurrir en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, el Santo Padre fue ...
 
Durante el feriado nacional, las autoridades habilitaron la carretera para el tránsito de los devot ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading