Loading
 
 
 
Loading
 
San Isaac Jogues, más que un mártir
Loading
 
1 de Noviembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 01-11-2016, Gaudium Press) 10 de enero de 1607 fue el día escogido por Dios para el nacimiento de un hijo que habría de sufrir por Él no solo un martirio, sino dos.

Isaac Jogues nació en Orleans, Francia. En el seminario jesuita recibió, juntamente con la teología y filosofía, el ardor misionero y el deseo del martirio, al oír los relatos del P. João de Brebeuf sobre las recientes misiones en Canadá.

1.jpg

Después de la ordenación, el P. Isaac fue designado para la misión en la Nueva-Francia - Canadá - y hacia allá partió en 1636. En Quebec, él dividía su tiempo entre el estudio de la lengua, el cuidado de los enfermos, y la catequesis de preparación para el bautismo.

Alrededor de 1642, los indios iroqueses, aliados a los holandeses, iniciaron una guerra, atacando ferozmente la tribu de los hurones, que estaba bajo el dominio francés. Durante la lucha, P. Jogues se ofreció para atravesar el río Hudson a fin de llevar un mensaje a la ciudad.

En medio del camino, fue capturado en una emboscada de los iroqueses y llevado a un horrible cautiverio.

A lo largo de trece meses, fue blanco de los peores horrores: le serraron un dedo y le arrancaron otro con los dientes; le sacaron todas las uñas. Muchas veces le golpeaban su cuerpo con hachas incandescentes y le cortaban pedazos de carne, además de otros incontables suplicios. El santo pasaba la noche tirado en el piso, con el cuerpo lleno de heridas y cubierto de insectos.

A pesar de su deseo de permanecer allí para convertir al pueblo y sufrir, fue rescatado por un capitán holandés que lo llevó de vuelta a Quebec. Para recuperarse de ese martirio, volvió a Francia en 1643. Estaba irreconocible. Cuando llegó delante de su superior, el Padre Rector, este le preguntó:

- ¿Vos llegasteis a conocer en Nueva-Francia al P. Jogues?

- De manera muy íntima, mi reverendo padre - respondió él.

- ¡Qué bueno! ¿Podría darme noticias suyas? ¿Él todavía está en este mundo o, como algunos afirman, ya fue quemado por los indios?
- No, mi padre, él todavía vive, pues es bien este que está delante de vos y os pide que lo bendiga...

Aunque el sobreviviente tuviese dos dedos mutilados, el Papa Urbano VII le concedió celebrar la Santa Misa, afirmando: "No es conveniente que el mártir de Cristo no pueda beber la Sangre de Cristo".

Entretanto, en el corazón del P. Jogues, ardía el deseo de cumplir su misión y repetía, unido a sus compañeros: "Sentio me vehementer impelii ad moriendum pro Christo".

2.jpg

Pocos meses después, volvió a Quebec, teniendo como objetivo apaciguar el relacionamiento entre iroqueses y hurones a fin de continuar su apostolado.

Durante un período de paz transitoria, fue enviado a los iroqueses. Exultaba en su interior: "¡Me haría feliz si el Señor quisiese completar mi sacrificio en el mismo lugar en que comenzó!"

A los ojos humanos, la misión en este hostil territorio fue el peor de los fracasos; sin embargo, a los ojos de Aquel que conocía Isaac desde toda eternidad, era el tiempo del cumplimiento de la misión.

Después de cuatro semanas de incesantes torturas, el día 18 de octubre de 1646, con un golpe de hacha, el P. Isaac Jogues sufrió su segundo y definitivo martirio y cumplió su último deseo:

Unirse inseparablemente a Dios.

Por la Hna. Ana Bruna de Genaro Lopes, EP

 

Loading
San Isaac Jogues, más que un mártir

Redacción (Lunes, 01-11-2016, Gaudium Press) 10 de enero de 1607 fue el día escogido por Dios para el nacimiento de un hijo que habría de sufrir por Él no solo un martirio, sino dos.

Isaac Jogues nació en Orleans, Francia. En el seminario jesuita recibió, juntamente con la teología y filosofía, el ardor misionero y el deseo del martirio, al oír los relatos del P. João de Brebeuf sobre las recientes misiones en Canadá.

1.jpg

Después de la ordenación, el P. Isaac fue designado para la misión en la Nueva-Francia - Canadá - y hacia allá partió en 1636. En Quebec, él dividía su tiempo entre el estudio de la lengua, el cuidado de los enfermos, y la catequesis de preparación para el bautismo.

Alrededor de 1642, los indios iroqueses, aliados a los holandeses, iniciaron una guerra, atacando ferozmente la tribu de los hurones, que estaba bajo el dominio francés. Durante la lucha, P. Jogues se ofreció para atravesar el río Hudson a fin de llevar un mensaje a la ciudad.

En medio del camino, fue capturado en una emboscada de los iroqueses y llevado a un horrible cautiverio.

A lo largo de trece meses, fue blanco de los peores horrores: le serraron un dedo y le arrancaron otro con los dientes; le sacaron todas las uñas. Muchas veces le golpeaban su cuerpo con hachas incandescentes y le cortaban pedazos de carne, además de otros incontables suplicios. El santo pasaba la noche tirado en el piso, con el cuerpo lleno de heridas y cubierto de insectos.

A pesar de su deseo de permanecer allí para convertir al pueblo y sufrir, fue rescatado por un capitán holandés que lo llevó de vuelta a Quebec. Para recuperarse de ese martirio, volvió a Francia en 1643. Estaba irreconocible. Cuando llegó delante de su superior, el Padre Rector, este le preguntó:

- ¿Vos llegasteis a conocer en Nueva-Francia al P. Jogues?

- De manera muy íntima, mi reverendo padre - respondió él.

- ¡Qué bueno! ¿Podría darme noticias suyas? ¿Él todavía está en este mundo o, como algunos afirman, ya fue quemado por los indios?
- No, mi padre, él todavía vive, pues es bien este que está delante de vos y os pide que lo bendiga...

Aunque el sobreviviente tuviese dos dedos mutilados, el Papa Urbano VII le concedió celebrar la Santa Misa, afirmando: "No es conveniente que el mártir de Cristo no pueda beber la Sangre de Cristo".

Entretanto, en el corazón del P. Jogues, ardía el deseo de cumplir su misión y repetía, unido a sus compañeros: "Sentio me vehementer impelii ad moriendum pro Christo".

2.jpg

Pocos meses después, volvió a Quebec, teniendo como objetivo apaciguar el relacionamiento entre iroqueses y hurones a fin de continuar su apostolado.

Durante un período de paz transitoria, fue enviado a los iroqueses. Exultaba en su interior: "¡Me haría feliz si el Señor quisiese completar mi sacrificio en el mismo lugar en que comenzó!"

A los ojos humanos, la misión en este hostil territorio fue el peor de los fracasos; sin embargo, a los ojos de Aquel que conocía Isaac desde toda eternidad, era el tiempo del cumplimiento de la misión.

Después de cuatro semanas de incesantes torturas, el día 18 de octubre de 1646, con un golpe de hacha, el P. Isaac Jogues sufrió su segundo y definitivo martirio y cumplió su último deseo:

Unirse inseparablemente a Dios.

Por la Hna. Ana Bruna de Genaro Lopes, EP

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/83267-San-Isaac-Jogues--mas-que-un-martir-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Lejos de declinar, un informe sobre la libertad religiosa en los últimos tres años arroja resultad ...
 
La muestra, que se podrá apreciar hasta el 28 de enero de 2018, tiene como eje central la obra maes ...
 
La Consagración se realizó al término de 54 días de preparación espiritual de la Diócesis. ...
 
El suceso se registró en el Congreso Nacional Mariano del país, el 13 de octubre de 2017. ...
 
La vida y obra del Padre Donizetti Tavares de Lima, que recientemente fue declarado venerable por el ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading