Loading
 
 
 
Loading
 
El Papa en la Solemnidad de la Madre de Dios, recordó a los católicos que no son huérfanos
Loading
 
2 de Enero de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 02-01-2017, Gaudium Press) En la primera misa del año, consagrada al elogio de María Santísima como Madre de Dios, el Papa Francisco se explayó sobre la cualidad materna de la Santísima Virgen, la que ejerce con todos sus hijos.

"Desde sus entrañas aprendió a escuchar el latir del corazón de su Hijo y eso le enseñó, a lo largo de toda su vida, a descubrir el palpitar de Dios en la historia", inició el Pontífice.

1.png

La Virgen también fue Madre de la primera comunidad cristiana. Y desde entonces la Iglesia la reconoce como su madre. "Ha sabido custodiar los albores de la primera comunidad cristiana, y así aprendió a ser madre de una multitud. Ella se ha acercado en las situaciones más diversas para sembrar esperanza. Acompañó las cruces cargadas en el silencio del corazón de sus hijos. Tantas devociones, tantos santuarios y capillas en los lugares más recónditos, tantas imágenes esparcidas por las casas, nos recuerdan esta gran verdad. María, nos dio el calor materno, ese que nos cobija en medio de la dificultad".

"Celebrar la maternidad de María como Madre de Dios y madre nuestra, al comenzar un nuevo año, significa recordar una certeza que acompañará nuestros días: somos un pueblo con Madre, no somos huérfanos".

¿Cuáles son los efectos del reconocimiento de la maternidad de María en nuestros corazones? "Las madres son el antídoto más fuerte ante nuestras tendencias individualistas y egoístas, ante nuestros encierros y apatías. Una sociedad sin madres no sería solamente una sociedad fría sino una sociedad que ha perdido el corazón, que ha perdido el «sabor a hogar». (...). Porque las madres, incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la ternura, de la entrega incondicional, de la fuerza de la esperanza".

Una 'vacuna' contra la 'orfandad espiritual'

"Comenzar el año haciendo memoria de la bondad de Dios en el rostro maternal de María, en el rostro maternal de la Iglesia, en los rostros de nuestras madres, nos protege de la corrosiva enfermedad de «la orfandad espiritual», esa orfandad que vive el alma cuando se siente sin madre y le falta la ternura de Dios. Esa orfandad que vivimos cuando se nos va apagando el sentido de pertenencia a una familia, a un pueblo, a una tierra, a nuestro Dios. Esa orfandad que gana espacio en el corazón narcisista que sólo sabe mirarse a sí mismo y a los propios intereses y que crece cuando nos olvidamos que la vida ha sido un regalo -que se la debemos a otros- y que estamos invitados a compartirla en esta casa común".

"Tal orfandad autorreferencial fue la que llevó a Caín a decir: «¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?» (Gen 4,9), como afirmando: él no me pertenece, no lo reconozco. Tal actitud de orfandad espiritual es un cáncer que silenciosamente corroe y degrada el alma".

Es necesario sentir el amor de la Madre, para poder desarrollarse verdaderamente como seres humanos. "Celebrar la fiesta de la Santa Madre de Dios nos vuelve a dibujar en el rostro la sonrisa de sentirnos pueblo, de sentir que nos pertenecemos; de saber que solamente dentro de una comunidad, de una familia, las personas podemos encontrar «el clima», «el calor» que nos permita aprender a crecer humanamente (...). Celebrar la fiesta de la Santa Madre de Dios nos recuerda que no somos mercancía intercambiable o terminales receptoras de información. Somos hijos, somos familia, somos Pueblo de Dios". Jesús desde la cruz nos entregó el don preciosísimo de su Madre.

Entonces, "no somos huérfanos, tenemos una Madre. Confesemos juntos esta verdad. Y los invito a aclamarla tres veces como lo hicieron los fieles de Éfeso: Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios", concluuyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano

 

Loading
El Papa en la Solemnidad de la Madre de Dios, recordó a los católicos que no son huérfanos

Ciudad del Vaticano (Lunes, 02-01-2017, Gaudium Press) En la primera misa del año, consagrada al elogio de María Santísima como Madre de Dios, el Papa Francisco se explayó sobre la cualidad materna de la Santísima Virgen, la que ejerce con todos sus hijos.

"Desde sus entrañas aprendió a escuchar el latir del corazón de su Hijo y eso le enseñó, a lo largo de toda su vida, a descubrir el palpitar de Dios en la historia", inició el Pontífice.

1.png

La Virgen también fue Madre de la primera comunidad cristiana. Y desde entonces la Iglesia la reconoce como su madre. "Ha sabido custodiar los albores de la primera comunidad cristiana, y así aprendió a ser madre de una multitud. Ella se ha acercado en las situaciones más diversas para sembrar esperanza. Acompañó las cruces cargadas en el silencio del corazón de sus hijos. Tantas devociones, tantos santuarios y capillas en los lugares más recónditos, tantas imágenes esparcidas por las casas, nos recuerdan esta gran verdad. María, nos dio el calor materno, ese que nos cobija en medio de la dificultad".

"Celebrar la maternidad de María como Madre de Dios y madre nuestra, al comenzar un nuevo año, significa recordar una certeza que acompañará nuestros días: somos un pueblo con Madre, no somos huérfanos".

¿Cuáles son los efectos del reconocimiento de la maternidad de María en nuestros corazones? "Las madres son el antídoto más fuerte ante nuestras tendencias individualistas y egoístas, ante nuestros encierros y apatías. Una sociedad sin madres no sería solamente una sociedad fría sino una sociedad que ha perdido el corazón, que ha perdido el «sabor a hogar». (...). Porque las madres, incluso en los peores momentos, saben dar testimonio de la ternura, de la entrega incondicional, de la fuerza de la esperanza".

Una 'vacuna' contra la 'orfandad espiritual'

"Comenzar el año haciendo memoria de la bondad de Dios en el rostro maternal de María, en el rostro maternal de la Iglesia, en los rostros de nuestras madres, nos protege de la corrosiva enfermedad de «la orfandad espiritual», esa orfandad que vive el alma cuando se siente sin madre y le falta la ternura de Dios. Esa orfandad que vivimos cuando se nos va apagando el sentido de pertenencia a una familia, a un pueblo, a una tierra, a nuestro Dios. Esa orfandad que gana espacio en el corazón narcisista que sólo sabe mirarse a sí mismo y a los propios intereses y que crece cuando nos olvidamos que la vida ha sido un regalo -que se la debemos a otros- y que estamos invitados a compartirla en esta casa común".

"Tal orfandad autorreferencial fue la que llevó a Caín a decir: «¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?» (Gen 4,9), como afirmando: él no me pertenece, no lo reconozco. Tal actitud de orfandad espiritual es un cáncer que silenciosamente corroe y degrada el alma".

Es necesario sentir el amor de la Madre, para poder desarrollarse verdaderamente como seres humanos. "Celebrar la fiesta de la Santa Madre de Dios nos vuelve a dibujar en el rostro la sonrisa de sentirnos pueblo, de sentir que nos pertenecemos; de saber que solamente dentro de una comunidad, de una familia, las personas podemos encontrar «el clima», «el calor» que nos permita aprender a crecer humanamente (...). Celebrar la fiesta de la Santa Madre de Dios nos recuerda que no somos mercancía intercambiable o terminales receptoras de información. Somos hijos, somos familia, somos Pueblo de Dios". Jesús desde la cruz nos entregó el don preciosísimo de su Madre.

Entonces, "no somos huérfanos, tenemos una Madre. Confesemos juntos esta verdad. Y los invito a aclamarla tres veces como lo hicieron los fieles de Éfeso: Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios, Santa Madre de Dios", concluuyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La apertura del jubileo de Santa Teresa ocurrió el domingo 15 de octubre, en la fiesta de la santa, ...
 
Durante la homilía de la Misa de ayer en la Casa Santa Marta el Papa Francisco expresó un pensamie ...
 
Cientos de fieles acuden a una parroquia en la cual un grupo de niños afirmó haber tenido una visi ...
 
Dos tíos de Mons. Dominick J. Lagonegro fueron testigos del milagro y lo relataron numerosas veces ...
 
La convocatoria se dirige a los alumnos de infantil y primaria. Estará abierta hasta el lunes 6 de ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading