Loading
 
 
 
Loading
 
Asesinatos de sacerdotes en México no detendrá el apostolado, afirma presbítero canadiense
Loading
 
27 de Enero de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Toronto (Viernes, 27-01-2017, Gaudium Press) La muerte del sacerdote Joaquín Hernández, el más reciente de los presbíteros asesinados en México, ha puesto de relieve la grave situación de violencia en el país que lo convierte en uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el ministerio. En medio de los riesgos, el foco de la atención de los pastores no es su propia seguridad, sino el bienestar de su comunidad de fieles que sufre la influencia de los grupos armados vinculados al narcotráfico.

IGLESIA EN MEXICO GAUDIUM PRESS.jpg
A pesar de la profunda fe católica de sus habitantes, México es uno de los países más peligrosos del mundo para los sacerdotes.
Una experiencia de este compromiso fue relatada por el P. Ron MacDonell, sacerdote canadiense que dirigió un retiro para 70 presbíteros en Guadalajara en el mes de septiembre. Mientras avanzaba el retiro, se tuvo noticia de la muerte de tres sacerdotes. "Ellos no entraron en pánico. Son sacerdotes. Ellos ya tomaron sus decisiones", explicó el P. MacDonell. "Estábamos allí para orar y siempre hallamos fuerza en la oración. A veces la persecución hace que la gente se haga aún más fuerte".

La noticia del hallazgo de los cuerpos del P. Alejo Jiménez y del P. José Juárez en Catemaco se difundió el primer día de retiro, y el último día estuvo marcado por el fallecimiento del P. José Alfredo López en Michoacán. Para el P. MacDonell no deja de ser inquietante que en un país católico los sacerdotes sean objetivo de los violentos, pero reconoce que la falta de oportunidades conduce a muchas personas a hacer de la violencia su medio de vida. Los sacerdotes son atacados porque "hablan en contra de la violencia de las drogas, y en otras ocasiones porque las pandillas del narcotráfico desean mostrar quién manda".

Para el sacerdote canadiense, los asesinatos demuestran que la Iglesia no está exenta de la amenaza de la violencia que afecta a la sociedad en general. Las estadísticas señalan que apenas un dos por ciento de los casos de asesinato es exitosamente llevados a la justicia. El P. Hernández fue el cuarto sacerdote asesinado en apenas cuatro meses en el país.

Con información de The Catholic Register.

 

Loading
Asesinatos de sacerdotes en México no detendrá el apostolado, afirma presbítero canadiense

Toronto (Viernes, 27-01-2017, Gaudium Press) La muerte del sacerdote Joaquín Hernández, el más reciente de los presbíteros asesinados en México, ha puesto de relieve la grave situación de violencia en el país que lo convierte en uno de los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el ministerio. En medio de los riesgos, el foco de la atención de los pastores no es su propia seguridad, sino el bienestar de su comunidad de fieles que sufre la influencia de los grupos armados vinculados al narcotráfico.

IGLESIA EN MEXICO GAUDIUM PRESS.jpg
A pesar de la profunda fe católica de sus habitantes, México es uno de los países más peligrosos del mundo para los sacerdotes.
Una experiencia de este compromiso fue relatada por el P. Ron MacDonell, sacerdote canadiense que dirigió un retiro para 70 presbíteros en Guadalajara en el mes de septiembre. Mientras avanzaba el retiro, se tuvo noticia de la muerte de tres sacerdotes. "Ellos no entraron en pánico. Son sacerdotes. Ellos ya tomaron sus decisiones", explicó el P. MacDonell. "Estábamos allí para orar y siempre hallamos fuerza en la oración. A veces la persecución hace que la gente se haga aún más fuerte".

La noticia del hallazgo de los cuerpos del P. Alejo Jiménez y del P. José Juárez en Catemaco se difundió el primer día de retiro, y el último día estuvo marcado por el fallecimiento del P. José Alfredo López en Michoacán. Para el P. MacDonell no deja de ser inquietante que en un país católico los sacerdotes sean objetivo de los violentos, pero reconoce que la falta de oportunidades conduce a muchas personas a hacer de la violencia su medio de vida. Los sacerdotes son atacados porque "hablan en contra de la violencia de las drogas, y en otras ocasiones porque las pandillas del narcotráfico desean mostrar quién manda".

Para el sacerdote canadiense, los asesinatos demuestran que la Iglesia no está exenta de la amenaza de la violencia que afecta a la sociedad en general. Las estadísticas señalan que apenas un dos por ciento de los casos de asesinato es exitosamente llevados a la justicia. El P. Hernández fue el cuarto sacerdote asesinado en apenas cuatro meses en el país.

Con información de The Catholic Register.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El propósito del monumento es motivar a los fieles a "orar el Rosario con mayor devoción". ...
 
La entronización ocurrió el domingo 22 durante una celebración Eucarística en la Basílica de Gu ...
 
Fue la primera vez que tal acontecimiento ocurría en otro templo que no fuese el de la Casa de la P ...
 
La memoria de la Patrona del Amazonas, Nuestra Señora de la Concepción, será contemplada por los ...
 
El purpurado quiso recordar el éxodo de millares de personas que fueron obligadas a huir dejando to ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading