Loading
 
 
 
Loading
 
Papa apunta coraje, oración y humildad como atributos de los heraldos que anuncian el Evangelio
Loading
 
15 de Febrero de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 15-02-2017, Gaudium Press) Para el Papa Francisco, Coraje, Oración y Humildad son tres trazos que caracterizan a los grandes "heraldos" que ayudaron a la Iglesia a crecer en el mundo, que contribuyeron a su misión.

1.jpg
San Cirilo y San Metodio

Esas fueron palabras de Francisco en la homilía de la Misa que celebró este martes, 14/02, en la Capilla de la Casa Santa Marta.

San Cirilo y San Metodio

Mientras comentaba la vida de los dos santos del día, San Cirilo y San Metodio, el Santo Padre afirmó que se necesita de "sembradores de Palabra", de "misioneros, de verdaderos heraldos" para formar el pueblo de Dios, como lo fueron Cirilo y Metodio. Ellos fueron "hermanos intrépidos y testigos de Dios que hicieron a Europa más fuerte".

Entonces, inspirándose en el trecho del Evangelio de Lucas que la liturgia indicaba, el Papa mostró cuáles son las tres características de la personalidad de un "enviado" que proclama la Palabra de Dios.

El heraldo verdadero es franco

La primera característica, mostró el Papa, es la "debilidad", que incluye la fuerza y el coraje:

"La Palabra de Dios no puede ser llevada como una propuesta - "bueno, si a usted le gusta..." - o como una idea filosófica o moral, buena - "usted puede vivir así..." No.

"Es otra cosa. Precisa ser propuesta con esta franqueza, con aquella fuerza, para que la Palabra penetre, como dice el propio Pablo, hasta los huesos. La Palabra de Dios debe ser anunciada con esta franqueza, con esta fuerza ... con coraje".

"¡La persona que no tiene coraje - coraje espiritual, coraje en el corazón, que no está apasionada por Jesús, y de allí viene el coraje! - no, dirá, sí, algo de interesante, algo moral, algo que hará bien, un bien filantrópico, pero no tiene la Palabra de Dios. Y esta palabra es incapaz de formar al pueblo de Dios. Solamente la Palabra de Dios proclamada con esta franqueza, con este coraje, es capaz de formar al pueblo de Dios".

Oración

Del capítulo décimo del Evangelio de Lucas, Francisco sacó otras dos características propias de un heraldo de la Palabra de Dios. Este es un Evangelio "un poco raro", afirmó el Papa, él es rico de elementos sobre el anuncio.

"La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros. Recen por tanto al Señor de la cosecha para que mande obreros para su mies": después del coraje está la "oración", dijo Francisco.

"La Palabra de Dios debe ser proclamada con oración también, siempre. Sin oración, se puede hacer una bella conferencia, una bella palestra: buena, buena; pero no es la Palabra de Dios. Solamente de un corazón en oración puede salir la Palabra de Dios. La oración, para que el Señor acompañe este ‘sembrar' la Palabra, para que el Señor riegue la semilla y ella brote, la Palabra. La Palabra de Dios debe ser proclamada con oración: la oración de aquello que anuncia la palabra de Dios".

Humildad

En el Evangelio consta también un tercer ‘trecho interesante'. El Señor envía a los discípulos "como corderos en medio a los lobos":

"El verdadero predicador es el que sabe ser débil, sabe que no se puede defender solito. ‘Tú vas como cordero en medio a los lobos'. ‘¿Pero, Señor, para que ellos me coman?'. ‘Tú, vas, es este el camino'. Y creo que el Crisóstomo hace una reflexión muy profunda cuando dice: ‘Si tú no eres como cordero, sino como lobo entre los lobos, el Señor no te protegerá: defiéndete solito'. Cuando el predicador se cree muy inteligente o cuando quien tiene responsabilidad de llevar adelante la Palabra de Dios y quiere dar una de experto... ‘¡Ah, yo sé salirme con esta gente!', él termina mal. Negociará con la Palabra de Dios: a los poderosos, a los soberbios...".

Los Grandes Heraldos

Para encerrar el Papa Francisco resumió las características de los que sean, en la misión, los grandes heraldos: "Esta es la misión de la Iglesia; y los grandes heraldos, "que sembraron y ayudaron a crecer a las Iglesias en el mundo, fueron hombres corajudos, de oración y humildes". La oración final es para que los Santos Cirilo y Metodio nos ayuden a proclamar la Palabra de Dios así como ellos lo hicieron". (JSG)

 

 

Loading
Papa apunta coraje, oración y humildad como atributos de los heraldos que anuncian el Evangelio

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 15-02-2017, Gaudium Press) Para el Papa Francisco, Coraje, Oración y Humildad son tres trazos que caracterizan a los grandes "heraldos" que ayudaron a la Iglesia a crecer en el mundo, que contribuyeron a su misión.

1.jpg
San Cirilo y San Metodio

Esas fueron palabras de Francisco en la homilía de la Misa que celebró este martes, 14/02, en la Capilla de la Casa Santa Marta.

San Cirilo y San Metodio

Mientras comentaba la vida de los dos santos del día, San Cirilo y San Metodio, el Santo Padre afirmó que se necesita de "sembradores de Palabra", de "misioneros, de verdaderos heraldos" para formar el pueblo de Dios, como lo fueron Cirilo y Metodio. Ellos fueron "hermanos intrépidos y testigos de Dios que hicieron a Europa más fuerte".

Entonces, inspirándose en el trecho del Evangelio de Lucas que la liturgia indicaba, el Papa mostró cuáles son las tres características de la personalidad de un "enviado" que proclama la Palabra de Dios.

El heraldo verdadero es franco

La primera característica, mostró el Papa, es la "debilidad", que incluye la fuerza y el coraje:

"La Palabra de Dios no puede ser llevada como una propuesta - "bueno, si a usted le gusta..." - o como una idea filosófica o moral, buena - "usted puede vivir así..." No.

"Es otra cosa. Precisa ser propuesta con esta franqueza, con aquella fuerza, para que la Palabra penetre, como dice el propio Pablo, hasta los huesos. La Palabra de Dios debe ser anunciada con esta franqueza, con esta fuerza ... con coraje".

"¡La persona que no tiene coraje - coraje espiritual, coraje en el corazón, que no está apasionada por Jesús, y de allí viene el coraje! - no, dirá, sí, algo de interesante, algo moral, algo que hará bien, un bien filantrópico, pero no tiene la Palabra de Dios. Y esta palabra es incapaz de formar al pueblo de Dios. Solamente la Palabra de Dios proclamada con esta franqueza, con este coraje, es capaz de formar al pueblo de Dios".

Oración

Del capítulo décimo del Evangelio de Lucas, Francisco sacó otras dos características propias de un heraldo de la Palabra de Dios. Este es un Evangelio "un poco raro", afirmó el Papa, él es rico de elementos sobre el anuncio.

"La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros. Recen por tanto al Señor de la cosecha para que mande obreros para su mies": después del coraje está la "oración", dijo Francisco.

"La Palabra de Dios debe ser proclamada con oración también, siempre. Sin oración, se puede hacer una bella conferencia, una bella palestra: buena, buena; pero no es la Palabra de Dios. Solamente de un corazón en oración puede salir la Palabra de Dios. La oración, para que el Señor acompañe este ‘sembrar' la Palabra, para que el Señor riegue la semilla y ella brote, la Palabra. La Palabra de Dios debe ser proclamada con oración: la oración de aquello que anuncia la palabra de Dios".

Humildad

En el Evangelio consta también un tercer ‘trecho interesante'. El Señor envía a los discípulos "como corderos en medio a los lobos":

"El verdadero predicador es el que sabe ser débil, sabe que no se puede defender solito. ‘Tú vas como cordero en medio a los lobos'. ‘¿Pero, Señor, para que ellos me coman?'. ‘Tú, vas, es este el camino'. Y creo que el Crisóstomo hace una reflexión muy profunda cuando dice: ‘Si tú no eres como cordero, sino como lobo entre los lobos, el Señor no te protegerá: defiéndete solito'. Cuando el predicador se cree muy inteligente o cuando quien tiene responsabilidad de llevar adelante la Palabra de Dios y quiere dar una de experto... ‘¡Ah, yo sé salirme con esta gente!', él termina mal. Negociará con la Palabra de Dios: a los poderosos, a los soberbios...".

Los Grandes Heraldos

Para encerrar el Papa Francisco resumió las características de los que sean, en la misión, los grandes heraldos: "Esta es la misión de la Iglesia; y los grandes heraldos, "que sembraron y ayudaron a crecer a las Iglesias en el mundo, fueron hombres corajudos, de oración y humildes". La oración final es para que los Santos Cirilo y Metodio nos ayuden a proclamar la Palabra de Dios así como ellos lo hicieron". (JSG)

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Estaba Plinio Corrêa de Oliveira con algunos amigos, recorriendo Venecia (1), a final de la década ...
 
El P. Teresito “Chito” Suganob y otras 14 personas permanecen como rehenes del grupo conocido c ...
 
La decisión ampara a los colegios concertados de educación diferenciada, principalmente católico ...
 
El purpurado explicó que el futuro de la Iglesia en China depende de la vivencia auténtica de la f ...
 
La colecta será los días 10 y 11 de junio con el lema "Si ves en el otro a tu hermano, nadie puede ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading