Loading
 
 
 
Loading
 
Ayudar al prójimo forma parte del verdadero ayuno, dice el Papa Francisco
Loading
 
6 de Marzo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 06-03-2017, Gaudium Press) El tema de la homilía proferida por el Papa Francisco en la misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta el pasado viernes fue el ayuno. El verdadero ayuno que agrada a Dios.

Las lecturas propuestas por la liturgia hablan del ayuno, o sea, "de la penitencia a que somos invitados a hacer en el tiempo de la Cuaresma" para aproximarnos al Señor, conforme explicó Francisco que recordó también que, conforme dice el Salmo, a Dios agrada "el corazón penitente", "el corazón que se siente pecador y reconoce ser pecador".

Lectura del Profeta Isaías

En la primera lectura, el Profeta Isaías muestra cómo Dios reprende la falsa religiosidad de los hipócritas. Ellos ayunan y, mientras cuidan de sus negocios, "hiriendo con puños inicuos", oprimen a los obreros y pelean.
Estos hipócritas, según el Papa, hacen penitencia de un lado y cometen injusticias de otro lado. Ellos hacen "negocios sucios".

Ayuno especial

Dios Nuestro Señor nos pide un ayuno verdadero. Un ayuno que esté también con la atención dirigida hacia el prójimo:

"El otro es el ayuno "hipócrita" - es la palabra que Jesús tanto usa - es un ayuno para mostrarse o para sentirse justo, pero al mismo tiempo cometen injusticias, no son justos, explotan a las personas. "Pero yo soy generoso, haré una bella ofrenda a la Iglesia" - '¿Pero, dígame, tú pagas lo justo a tus empleadas domésticas?' ", interrogó Francisco.

Para explicar su pensamiento, el Papa contó un hecho ocurrido con el Superior General de los Jesuitas, Padre Arrupe.
Un gran hombre de negocios buscó al Superior General para ofrecerle una donación para sus actividades de evangelización. Él traía consigo un fotógrafo y un periodista y entregó al Padre un sobre que contenía apenas 10 dólares...

El Santo Padre comentó con sus oyentes:

"Nosotros también hacemos lo mismo cuando no pagamos lo justo a nuestra gente. Tomamos de nuestras penitencias, de nuestros gestos, del ayuno, de la limosna, aceptamos una propina: es el soborno de la vanidad, de mostrarse. Y eso no es autenticidad, es hipocresía. Es por eso que Jesús dice: ‘Cuando ustedes recen, entren a su cuarto, cierren la puerta, en lo escondido, cuando den limosna no hagan sonar la trompeta, cuando ayunen no estén tristes.

Esto es lo mismo que decir: Por favor, cuando ustedes hagan una buena obra no acepten propina de esta buena obra, es solamente para el Padre".

Isaías y nuestros días

Citando al Profeta Isaías, cuando el Señor habla a los hipócritas sobre el ayuno verdadero, Francisco afirmó que esas palabras son significativas también "para nuestros días":

"¿No es este el ayuno que escogí: romper las cadenas injustas, desligar las amarras del yugo, tornar libres a los que están detenidos, y romper todo tipo de sujeción?

¿No consiste tal vez en dividir el pan con el hambriento, dejar entrar a casa a los pobres, los sin techo, vestir al que está desnudo sin ser negligente con los propios parientes?

Pensemos en estas palabras, pensemos en nuestro corazón, cómo nosotros ayunamos, rezamos, damos limosnas (...)
Nos hará bien pensar en eso."

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Radio Vaticano)

 

 

Loading
Ayudar al prójimo forma parte del verdadero ayuno, dice el Papa Francisco

Ciudad del Vaticano (Lunes, 06-03-2017, Gaudium Press) El tema de la homilía proferida por el Papa Francisco en la misa matutina celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta el pasado viernes fue el ayuno. El verdadero ayuno que agrada a Dios.

Las lecturas propuestas por la liturgia hablan del ayuno, o sea, "de la penitencia a que somos invitados a hacer en el tiempo de la Cuaresma" para aproximarnos al Señor, conforme explicó Francisco que recordó también que, conforme dice el Salmo, a Dios agrada "el corazón penitente", "el corazón que se siente pecador y reconoce ser pecador".

Lectura del Profeta Isaías

En la primera lectura, el Profeta Isaías muestra cómo Dios reprende la falsa religiosidad de los hipócritas. Ellos ayunan y, mientras cuidan de sus negocios, "hiriendo con puños inicuos", oprimen a los obreros y pelean.
Estos hipócritas, según el Papa, hacen penitencia de un lado y cometen injusticias de otro lado. Ellos hacen "negocios sucios".

Ayuno especial

Dios Nuestro Señor nos pide un ayuno verdadero. Un ayuno que esté también con la atención dirigida hacia el prójimo:

"El otro es el ayuno "hipócrita" - es la palabra que Jesús tanto usa - es un ayuno para mostrarse o para sentirse justo, pero al mismo tiempo cometen injusticias, no son justos, explotan a las personas. "Pero yo soy generoso, haré una bella ofrenda a la Iglesia" - '¿Pero, dígame, tú pagas lo justo a tus empleadas domésticas?' ", interrogó Francisco.

Para explicar su pensamiento, el Papa contó un hecho ocurrido con el Superior General de los Jesuitas, Padre Arrupe.
Un gran hombre de negocios buscó al Superior General para ofrecerle una donación para sus actividades de evangelización. Él traía consigo un fotógrafo y un periodista y entregó al Padre un sobre que contenía apenas 10 dólares...

El Santo Padre comentó con sus oyentes:

"Nosotros también hacemos lo mismo cuando no pagamos lo justo a nuestra gente. Tomamos de nuestras penitencias, de nuestros gestos, del ayuno, de la limosna, aceptamos una propina: es el soborno de la vanidad, de mostrarse. Y eso no es autenticidad, es hipocresía. Es por eso que Jesús dice: ‘Cuando ustedes recen, entren a su cuarto, cierren la puerta, en lo escondido, cuando den limosna no hagan sonar la trompeta, cuando ayunen no estén tristes.

Esto es lo mismo que decir: Por favor, cuando ustedes hagan una buena obra no acepten propina de esta buena obra, es solamente para el Padre".

Isaías y nuestros días

Citando al Profeta Isaías, cuando el Señor habla a los hipócritas sobre el ayuno verdadero, Francisco afirmó que esas palabras son significativas también "para nuestros días":

"¿No es este el ayuno que escogí: romper las cadenas injustas, desligar las amarras del yugo, tornar libres a los que están detenidos, y romper todo tipo de sujeción?

¿No consiste tal vez en dividir el pan con el hambriento, dejar entrar a casa a los pobres, los sin techo, vestir al que está desnudo sin ser negligente con los propios parientes?

Pensemos en estas palabras, pensemos en nuestro corazón, cómo nosotros ayunamos, rezamos, damos limosnas (...)
Nos hará bien pensar en eso."

(De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de Radio Vaticano)

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/85806-Ayudar-al-projimo-forma-parte-del-verdadero-ayuno--dice-el-Papa-Francisco. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Secretario de Asuntos Públicos de la Conferencia de Obispos lamentó que la decisión pueda ser ...
 
El respeto de la voluntad de Dios establece un límite necesario a la autoridad humana. ...
 
El Beato Fernando Saperas dio su vida para defender su virginal consagración a Dios. ...
 
En su homilía, el arzobispo además hizo un pedido: "quiero contar con la oración de mi pueblo par ...
 
Haremos una reseña respecto a ese cuarto imperio, o sea, el romano, en la época del Emperador Octa ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading