Loading
 
 
 
Loading
 
Católicos en Tierra Santa celebran memoria de la Coronación de Espinas en Ecce Homo
Loading
 
8 de Marzo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Jerusalén (Miércoles, 08-03-2017, Gaudium Press) Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, Vicario Patriarcal del Patriarcado latino de Jerusalén, presidió el pasado 03 de marzo la conmemoración de la Coronación de Espinas de Cristo en el convento del Ecce Homo, en Jerusalén, Israel. El Lugar Santo conserva el Lithostrotos, el pavimento romano de la fortaleza Antonia de Poncio Pilato donde Cristo fue azotado, coronado de espinas y presentado al pueblo.

CORONACION DE ESPINAS ECCE HOMO JERUSALEN GAUDIUM PRESS.jpeg
Celebración de la Coronación de Espinas en el Convento del Ecce Homo, en Jerusalén. Foto: Patriarcado Latino de Jerusalén.
Mosn. Marcuzzo expresó en su homilía la "importancia de la protección de los Santos Lugares" y la gracia de poder celebrar "los misterios de Jesucristo en la Tierra Santa por parte de la Iglesia Madre de Jerusalén". El prelado destacó la devoción a los instrumentos de la Pasión cuyas reliquias se conservan alrededor del mundo y recordó que la parte más importante de la Corona de Espinas se venera en la Catedral de Notre Dame de París, Francia, bajo la custodia del Arzobispo y los Caballeros del Santo Sepulcro.

A través de las reliquias, a través de la "la transgresión hecho en la cabeza y la cara" de Jesucristo, lo que se venera en realidad es "la Pasión de Cristo", el misterio de los sufrimientos causados a su identidad y su dignidad. Como fruto de la meditación de los sufrimientos de Cristo, el Vicario Patriarcal pidió un "compromiso pastoral y espiritual auténtico para defender y respetar la dignidad de cada persona humana, especialmente en los países de Oriente Medio, donde a menudo la persona es perseguida, ofendida y despreciada".

De igual manera, Mons. Marcuzzo invitó a los fieles a reanimar su deseo y su voluntad de asociarse con la Pasión de Cristo a imitación de la Santísima Virgen, de quien recordó que la tradición la llama Corredentora por su participación en los sufrimientos de su Hijo. El prelado recordó que San Pablo describió esa participación de los creyentes en el misterio de la Pasión cuando escribió: " Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y en mi carne estoy completando lo que falta de las aflicciones de Cristo en favor de su cuerpo, que es la Iglesia".

Con información de Patriarcado Latino de Jerusalén.

 

Loading
Católicos en Tierra Santa celebran memoria de la Coronación de Espinas en Ecce Homo

Jerusalén (Miércoles, 08-03-2017, Gaudium Press) Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, Vicario Patriarcal del Patriarcado latino de Jerusalén, presidió el pasado 03 de marzo la conmemoración de la Coronación de Espinas de Cristo en el convento del Ecce Homo, en Jerusalén, Israel. El Lugar Santo conserva el Lithostrotos, el pavimento romano de la fortaleza Antonia de Poncio Pilato donde Cristo fue azotado, coronado de espinas y presentado al pueblo.

CORONACION DE ESPINAS ECCE HOMO JERUSALEN GAUDIUM PRESS.jpeg
Celebración de la Coronación de Espinas en el Convento del Ecce Homo, en Jerusalén. Foto: Patriarcado Latino de Jerusalén.
Mosn. Marcuzzo expresó en su homilía la "importancia de la protección de los Santos Lugares" y la gracia de poder celebrar "los misterios de Jesucristo en la Tierra Santa por parte de la Iglesia Madre de Jerusalén". El prelado destacó la devoción a los instrumentos de la Pasión cuyas reliquias se conservan alrededor del mundo y recordó que la parte más importante de la Corona de Espinas se venera en la Catedral de Notre Dame de París, Francia, bajo la custodia del Arzobispo y los Caballeros del Santo Sepulcro.

A través de las reliquias, a través de la "la transgresión hecho en la cabeza y la cara" de Jesucristo, lo que se venera en realidad es "la Pasión de Cristo", el misterio de los sufrimientos causados a su identidad y su dignidad. Como fruto de la meditación de los sufrimientos de Cristo, el Vicario Patriarcal pidió un "compromiso pastoral y espiritual auténtico para defender y respetar la dignidad de cada persona humana, especialmente en los países de Oriente Medio, donde a menudo la persona es perseguida, ofendida y despreciada".

De igual manera, Mons. Marcuzzo invitó a los fieles a reanimar su deseo y su voluntad de asociarse con la Pasión de Cristo a imitación de la Santísima Virgen, de quien recordó que la tradición la llama Corredentora por su participación en los sufrimientos de su Hijo. El prelado recordó que San Pablo describió esa participación de los creyentes en el misterio de la Pasión cuando escribió: " Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y en mi carne estoy completando lo que falta de las aflicciones de Cristo en favor de su cuerpo, que es la Iglesia".

Con información de Patriarcado Latino de Jerusalén.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Papa puso de realce este ministerio al dirigirse en marzo pasado a los participantes del curso de ...
 
La Arquidiócesis cuenta con una línea telefónica y sacerdotes que hacen guardia para atender a qu ...
 
El templo será dedicado a San Juan Pablo II y se espera esté concluido en 2018. ...
 
Eliminar los límites del respeto a la vida pone en peligro "los cimientos mismos de nuestra civiliz ...
 
Estaba Plinio Corrêa de Oliveira con algunos amigos, recorriendo Venecia (1), a final de la década ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading