Loading
 
 
 
Loading
 
Nuncio en Irlanda transferido a Albania tras notable gestión diplomática y pastoral
Loading
 
14 de Marzo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Dublin (Martes, 14-03-2017, Gaudium Press) Mons. Charles Brown, hasta este momento Nuncio Apostólico en Irlanda, servirá a la Santa Sede en Albania, lo que marca el final de un notable servicio de cinco años en los cuales se mejoraron las relaciones entre el Vaticano y las autoridades del país.

Mons_Charles_J_Brown_Irlanda_Gaudium_Press.jpg
Mons. Charles Brown, nombrado Nuncio Apostólico en Albania. Foto: CNA.
Mons. Brown, oriundo de Nueva York, Estados Unidos, pero de ascendencia irlandesa, fue la elección de Benedicto XVI para superar una grave crisis diplomática, producto de los escándalos de abuso por parte de miembros de la Iglesia y notables presiones por parte de sectores políticos que incluso buscaban amenazar el secreto de confesión. Los prelados del país eran frecuentemente acusados por los medios de comunicación y el gobierno irlandés decidió cerrar su embajada ante la Santa Sede.

Una diplomacia pastoral

El Nuncio Apostólico comenzó su servicio en 2012 y desde el primer momento fue evidente su diferencia: al contrario de la gran mayoría de diplomáticos vaticanos, no fue formado en la Pontificia Academia Eclesiástica, sino que provenía de la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde trabajó con el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, el hoy Papa emérito Benedicto XVI. Su amistad con el Pontífice le confería una imagen de autoridad especial frente a la opinión pública irlandesa y su estilo notablemente pastoral le hizo más cercano a la población.

Mons. Brown "se concentró mucho en el aspecto pastoral de su ministerio", explicó a Crux Michael Kelly, editor de The Irish Catholic. "Rápidamente visitó todas las diócesis e hizo un hábito regular de visitar las parroquias, comunidades y escuelas a lo largo del país. Apoyaba particularmente las iniciativas de renovación de la Iglesia local y las misiones parroquiales. También dio generosamente de su tiempo para los movimientos de jóvenes que trataban de involucrar a los jóvenes en la Iglesia".

Su papel, según el editor, tuvo un "efecto tremendamente positivo", y el Nuncio logró también sanar muchas heridas en las relaciones con las autoridades y los legisladores, generando un clima de respeto y calidez que mostró su fruto cuando en 2014 el gobierno anunció la reapertura de su embajada ante la Santa Sede.

Si bien los Nuncios Apostólicos suelen permanecer en su oficio en vista de una próxima visita papal, Mons. Brown deja el país antes de la visita del Papa Francisco programada para 2018. Esto puede permitir a los Obispos capitalizar la cobertura positiva de los medios de comunicación, pero también plantea desafíos frente a la cuidadosa elección de un sucesor que mantenga los logros del diplomático.

Kelly destacó "la importancia de nombrar a alguien que esté en conocimiento de los grandes cambios culturales que han ocurrido en el catolicismo irlandés en las décadas recientes y alguien que comprenda los efectos que los escándalos de abuso han tenido en la Iglesia de Irlanda y la continua necesidad de dar prioridad a una auténtica renovación de la Iglesia".

Con información de Crux.

 

Loading
Nuncio en Irlanda transferido a Albania tras notable gestión diplomática y pastoral

Dublin (Martes, 14-03-2017, Gaudium Press) Mons. Charles Brown, hasta este momento Nuncio Apostólico en Irlanda, servirá a la Santa Sede en Albania, lo que marca el final de un notable servicio de cinco años en los cuales se mejoraron las relaciones entre el Vaticano y las autoridades del país.

Mons_Charles_J_Brown_Irlanda_Gaudium_Press.jpg
Mons. Charles Brown, nombrado Nuncio Apostólico en Albania. Foto: CNA.
Mons. Brown, oriundo de Nueva York, Estados Unidos, pero de ascendencia irlandesa, fue la elección de Benedicto XVI para superar una grave crisis diplomática, producto de los escándalos de abuso por parte de miembros de la Iglesia y notables presiones por parte de sectores políticos que incluso buscaban amenazar el secreto de confesión. Los prelados del país eran frecuentemente acusados por los medios de comunicación y el gobierno irlandés decidió cerrar su embajada ante la Santa Sede.

Una diplomacia pastoral

El Nuncio Apostólico comenzó su servicio en 2012 y desde el primer momento fue evidente su diferencia: al contrario de la gran mayoría de diplomáticos vaticanos, no fue formado en la Pontificia Academia Eclesiástica, sino que provenía de la Congregación para la Doctrina de la Fe, donde trabajó con el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, el hoy Papa emérito Benedicto XVI. Su amistad con el Pontífice le confería una imagen de autoridad especial frente a la opinión pública irlandesa y su estilo notablemente pastoral le hizo más cercano a la población.

Mons. Brown "se concentró mucho en el aspecto pastoral de su ministerio", explicó a Crux Michael Kelly, editor de The Irish Catholic. "Rápidamente visitó todas las diócesis e hizo un hábito regular de visitar las parroquias, comunidades y escuelas a lo largo del país. Apoyaba particularmente las iniciativas de renovación de la Iglesia local y las misiones parroquiales. También dio generosamente de su tiempo para los movimientos de jóvenes que trataban de involucrar a los jóvenes en la Iglesia".

Su papel, según el editor, tuvo un "efecto tremendamente positivo", y el Nuncio logró también sanar muchas heridas en las relaciones con las autoridades y los legisladores, generando un clima de respeto y calidez que mostró su fruto cuando en 2014 el gobierno anunció la reapertura de su embajada ante la Santa Sede.

Si bien los Nuncios Apostólicos suelen permanecer en su oficio en vista de una próxima visita papal, Mons. Brown deja el país antes de la visita del Papa Francisco programada para 2018. Esto puede permitir a los Obispos capitalizar la cobertura positiva de los medios de comunicación, pero también plantea desafíos frente a la cuidadosa elección de un sucesor que mantenga los logros del diplomático.

Kelly destacó "la importancia de nombrar a alguien que esté en conocimiento de los grandes cambios culturales que han ocurrido en el catolicismo irlandés en las décadas recientes y alguien que comprenda los efectos que los escándalos de abuso han tenido en la Iglesia de Irlanda y la continua necesidad de dar prioridad a una auténtica renovación de la Iglesia".

Con información de Crux.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En la meditación previa al Ángelus dominical, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica de ...
 
El Secretario de Asuntos Públicos de la Conferencia de Obispos lamentó que la decisión pueda ser ...
 
El respeto de la voluntad de Dios establece un límite necesario a la autoridad humana. ...
 
El Beato Fernando Saperas dio su vida para defender su virginal consagración a Dios. ...
 
En su homilía, el arzobispo además hizo un pedido: "quiero contar con la oración de mi pueblo par ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading