Loading
 
 
 
Loading
 
Papa recordó que el Domingo de Ramos nos lleva a la Muerte y Resurrección de Cristo
Loading
 
10 de Abril de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 10-04-2017, Gaudium Press) En una Plaza de San Pedro bellamente adornada con olivos y flores, el Papa Francisco celebró ayer la misa del Domingo de Ramos, y abrió las mentes de los fieles para el Triduo Pascual que ya inicia.

1.png

"El Evangelio que se ha proclamado antes de la procesión (cf. Mt 21,1-11) describe a Jesús bajando del monte de los Olivos montado en una borrica, que nadie había montado nunca; se hace hincapié en el entusiasmo de los discípulos, que acompañan al Maestro con aclamaciones festivas", dijo el Pontífice, quien calificó la celebración de Ramos como de "un doble sabor, dulce y amargo, es alegre y dolorosa, porque en ella celebramos la entrada del Señor en Jerusalén, aclamado por sus discípulos como rey, al mismo tiempo que se proclama solemnemente el relato del Evangelio sobre su pasión".

Ese doble sabor de que habla el Papa se sustenta en que el entusiasmo de las gentes que acogieron a Jesús es fruto de "una fuerza irresistible querida por Dios", lo que es ratificado por el mismo Señor, que responde a los fariseos: "Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras" (Lc 19,40). Pero también en que los gritos de júbilo pronto se sucederían por las terribles agresiones al Señor: "Así, al mismo tiempo que también nosotros festejamos a nuestro Rey, pensamos en el sufrimiento que Él tendrá que sufrir en esta Semana. Pensamos en las calumnias, los ultrajes, los engaños, las traiciones, el abandono, el juicio inicuo, los golpes, los azotes, la corona de espinas... y en definitiva pensemos en el vía crucis, hasta la crucifixión".

El Papa instó a los asistentes a su homilía a contemplar el sufrimiento de Jesús también "presente en muchos de nuestros hermanos y hermanas que hoy, hoy sufren como Él". "Jesús está en ellos, en cada uno de ellos, y con ese rostro desfigurado, con esa voz rota pide - nos pide - que se le mire, que se le reconozca, que se le ame", dijo el Papa.

"No es otro Jesús: es el mismo que entró en Jerusalén en medio de un ondear de ramos de palmas y de olivos. Es el mismo que fue clavado en la cruz y murió entre dos malhechores. No tenemos otro Señor fuera de Él: Jesús, humilde Rey de justicia, de misericordia y de paz", concluyó el Papa en su homilía.

Con información de Radio Vaticano

Loading
Papa recordó que el Domingo de Ramos nos lleva a la Muerte y Resurrección de Cristo

Ciudad del Vaticano (Lunes, 10-04-2017, Gaudium Press) En una Plaza de San Pedro bellamente adornada con olivos y flores, el Papa Francisco celebró ayer la misa del Domingo de Ramos, y abrió las mentes de los fieles para el Triduo Pascual que ya inicia.

1.png

"El Evangelio que se ha proclamado antes de la procesión (cf. Mt 21,1-11) describe a Jesús bajando del monte de los Olivos montado en una borrica, que nadie había montado nunca; se hace hincapié en el entusiasmo de los discípulos, que acompañan al Maestro con aclamaciones festivas", dijo el Pontífice, quien calificó la celebración de Ramos como de "un doble sabor, dulce y amargo, es alegre y dolorosa, porque en ella celebramos la entrada del Señor en Jerusalén, aclamado por sus discípulos como rey, al mismo tiempo que se proclama solemnemente el relato del Evangelio sobre su pasión".

Ese doble sabor de que habla el Papa se sustenta en que el entusiasmo de las gentes que acogieron a Jesús es fruto de "una fuerza irresistible querida por Dios", lo que es ratificado por el mismo Señor, que responde a los fariseos: "Os digo que, si estos callan, gritarán las piedras" (Lc 19,40). Pero también en que los gritos de júbilo pronto se sucederían por las terribles agresiones al Señor: "Así, al mismo tiempo que también nosotros festejamos a nuestro Rey, pensamos en el sufrimiento que Él tendrá que sufrir en esta Semana. Pensamos en las calumnias, los ultrajes, los engaños, las traiciones, el abandono, el juicio inicuo, los golpes, los azotes, la corona de espinas... y en definitiva pensemos en el vía crucis, hasta la crucifixión".

El Papa instó a los asistentes a su homilía a contemplar el sufrimiento de Jesús también "presente en muchos de nuestros hermanos y hermanas que hoy, hoy sufren como Él". "Jesús está en ellos, en cada uno de ellos, y con ese rostro desfigurado, con esa voz rota pide - nos pide - que se le mire, que se le reconozca, que se le ame", dijo el Papa.

"No es otro Jesús: es el mismo que entró en Jerusalén en medio de un ondear de ramos de palmas y de olivos. Es el mismo que fue clavado en la cruz y murió entre dos malhechores. No tenemos otro Señor fuera de Él: Jesús, humilde Rey de justicia, de misericordia y de paz", concluyó el Papa en su homilía.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El órgano informativo de las Obras Misionales Pontificias fue fundado en 1927 ...
 
La intervención estatal en el sistema educativo plantea fuertes limitantes a los derechos de los pa ...
 
El Rector del Santuario presentó a María como "el ejemplo de aquella que escucha la Palabra de Dio ...
 
Madrid vivirá la jornada con un evento especial en la Catedral de la Almudena el sábado 30 de dici ...
 
El tradicional Santuario de Nuestra Señora de Caravaggio, localizado en Farroupilha, en el estado d ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading