Loading
 
 
 
Loading
 
"Me gustaría visitar Aparecida", garantiza el Papa en Mensaje al Consejo Episcopal Latinoamericano
Loading
 
11 de Mayo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Jueves, 11-05-2017, Gaudium Press) Dirigiendo un mensaje a los obispos de toda América Latina, que están reunidos en la Asamblea del Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, en San Salvador, El Salvador, del 9 hasta el próximo día 12 de mayo, el Papa Francisco afirmó "Me gustaría poder visitar el Santuario de Aparecida", en Brasil.

1.jpg

El mensaje enviado por el Santo Padre es enteramente inspirado en la Patrona del Brasil, que en este año de 2017 celebra sus 300 años de hallazgo, desde que fue encontrada en las aguas del Río Paraíba, en el estado de San Pablo.

Escuela de discipulado

Afirmando que Aparecida es "una escuela de discipulado", el Pontífice destaca tres aspectos de aquel acontecimiento histórico y religioso, iniciando por hablar de los pescadores que encontraron la imagen y que, según él se trataba de "un grupo de hombres que sabían enfrentar las incertezas del río, que vivían en la inseguridad de no tener qué llevar para sus hijos. Conocían la ambivalencia entre la generosidad del río y la agresividad de sus olas y la inclemencia de uno de los pecados más graves que castiga nuestro continente: la corrupción. La corrupción, como un cáncer, está corroyendo la vida cotidiana de los pueblos".

La Madre y el encuentro

El segundo aspecto es la Madre. "En el relato de Aparecida, la encontramos sucia de lama en el río. Allí ella esperaba a sus hijos, en medio de sus luchas y anhelos. María estaba allí, donde los hombres intentan ganar sus vidas".

Francisco, a seguir, trata del encuentro de la Imagen. Ella fue limpiada, restaurada y los pescadores la llevaron a casa, un hogar donde los moradores de la región iban a buscarla, a estar con ella: "Esta presencia se hizo comunidad, Iglesia. Las redes no se llenaron de peces, se transformaron en comunidad".

En el mensaje a los obispos latinoamericanos del CELAM, el Papa recordó que en el tercer centenario de Aparecida, somos llamados a escuchar y aprender lo que aquel acontecimiento continúa diciéndonos:

"Aparecida no trae recetas, sino claves, criterios, pequeñas grandes certezas para iluminar y sobre todo, encender el deseo de despojarnos de todo lo innecesario y volver a las raíces, a lo esencial, a la actitud que hizo de nuestro continente la tierra de la esperanza. Aparecida renueva nuestra esperanza en medio a tantas inclemencias", subraya el Papa.

Invitación a los Obispos

Francisco continúa su mensaje invitando a los obispos latinoamericanos a aprender a escuchar y conocer al Pueblo de Dios, dándole la importancia y el lugar merecidos.

"Esto significa despojarnos de nuestros preconceptos, racionalismos y esquemas funcionalistas para conocer cómo el Espíritu actúa en el corazón de estos hombres y mujeres. Cómo tenemos que aprender de la fe de esta gente".

Para Francisco, si alguna cosa nos debe santamente inquietar y preocupar a nuestra consciencia es que haya tantos hermanos nuestros que viven sin la fuerza, la luz y la consolación de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los acoja, sin un horizonte de sentido y de vida. Y, para concluir, él recordó que:

"En la medida en que nos envolvemos con la vida de nuestro pueblo fiel y sentimos la profundidad de sus heridas, podemos ver, sin filtros clericales, el rostro de Dios". (JSG)

 

Loading
"Me gustaría visitar Aparecida", garantiza el Papa en Mensaje al Consejo Episcopal Latinoamericano

Ciudad del Vaticano (Jueves, 11-05-2017, Gaudium Press) Dirigiendo un mensaje a los obispos de toda América Latina, que están reunidos en la Asamblea del Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, en San Salvador, El Salvador, del 9 hasta el próximo día 12 de mayo, el Papa Francisco afirmó "Me gustaría poder visitar el Santuario de Aparecida", en Brasil.

1.jpg

El mensaje enviado por el Santo Padre es enteramente inspirado en la Patrona del Brasil, que en este año de 2017 celebra sus 300 años de hallazgo, desde que fue encontrada en las aguas del Río Paraíba, en el estado de San Pablo.

Escuela de discipulado

Afirmando que Aparecida es "una escuela de discipulado", el Pontífice destaca tres aspectos de aquel acontecimiento histórico y religioso, iniciando por hablar de los pescadores que encontraron la imagen y que, según él se trataba de "un grupo de hombres que sabían enfrentar las incertezas del río, que vivían en la inseguridad de no tener qué llevar para sus hijos. Conocían la ambivalencia entre la generosidad del río y la agresividad de sus olas y la inclemencia de uno de los pecados más graves que castiga nuestro continente: la corrupción. La corrupción, como un cáncer, está corroyendo la vida cotidiana de los pueblos".

La Madre y el encuentro

El segundo aspecto es la Madre. "En el relato de Aparecida, la encontramos sucia de lama en el río. Allí ella esperaba a sus hijos, en medio de sus luchas y anhelos. María estaba allí, donde los hombres intentan ganar sus vidas".

Francisco, a seguir, trata del encuentro de la Imagen. Ella fue limpiada, restaurada y los pescadores la llevaron a casa, un hogar donde los moradores de la región iban a buscarla, a estar con ella: "Esta presencia se hizo comunidad, Iglesia. Las redes no se llenaron de peces, se transformaron en comunidad".

En el mensaje a los obispos latinoamericanos del CELAM, el Papa recordó que en el tercer centenario de Aparecida, somos llamados a escuchar y aprender lo que aquel acontecimiento continúa diciéndonos:

"Aparecida no trae recetas, sino claves, criterios, pequeñas grandes certezas para iluminar y sobre todo, encender el deseo de despojarnos de todo lo innecesario y volver a las raíces, a lo esencial, a la actitud que hizo de nuestro continente la tierra de la esperanza. Aparecida renueva nuestra esperanza en medio a tantas inclemencias", subraya el Papa.

Invitación a los Obispos

Francisco continúa su mensaje invitando a los obispos latinoamericanos a aprender a escuchar y conocer al Pueblo de Dios, dándole la importancia y el lugar merecidos.

"Esto significa despojarnos de nuestros preconceptos, racionalismos y esquemas funcionalistas para conocer cómo el Espíritu actúa en el corazón de estos hombres y mujeres. Cómo tenemos que aprender de la fe de esta gente".

Para Francisco, si alguna cosa nos debe santamente inquietar y preocupar a nuestra consciencia es que haya tantos hermanos nuestros que viven sin la fuerza, la luz y la consolación de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los acoja, sin un horizonte de sentido y de vida. Y, para concluir, él recordó que:

"En la medida en que nos envolvemos con la vida de nuestro pueblo fiel y sentimos la profundidad de sus heridas, podemos ver, sin filtros clericales, el rostro de Dios". (JSG)

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Rina del Valle Quiroga fue consagrada por Mons. Elmer Miani y servía en el cuidado y ornato del San ...
 
Mons. Julián Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela - España, presidirá el acto de acogida d ...
 
Al comprobar que no podría vencer a Judas, el impío Alcimo volvió a Antioquía a fin de pedir nue ...
 
El día 31 de julio próximo, la Iglesia Maronita conmemorará la "Jornada de los Mártires de las I ...
 
Realmente no esperábamos encontrar tanta utopía; nuestras expectativas eran buenas, pero no tanto. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading