Loading
 
 
 
Loading
 
Milagros Eucarísticos, la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo coinciden en el tipo de Sangre de Jesús
Loading
 
30 de Mayo de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 30-05-2017, Gaudium Press) Tanto los milagros Eucarísticos, como la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo por años han llamado la atención no sólo de los fieles cristianos, sino de los científicos, quienes han intentado indagar sobre su veracidad. Es gracias a estas investigaciones que se ha podido determinar que el tipo de sangre de Jesús habría sido AB positivo.

Corporal de orvieto.JPG
Corporal donde ocurrió el Milagro Eucarístico de Orvieto / Foto: Gaudium Press.

De ello hablan las investigaciones realizadas en varios de los milagros Eucarísticos más conocidos: el de Lanciano, y el de Orvieto. El primero de ellos ocurrió hacia el siglo VIII en la Iglesia de San Francisco de la ciudad italiana cuando un sacerdote, quien dudaba de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, pudo ver en la Misa, durante la Consagración, como la hostia se convertía en carne y sangre. El segundo, ocurrió de manera similar hacia el siglo XIII, en la otra ciudad italiana, cuando un sacerdote con dudas contempló cómo la hostia comenzó a derramar sangre sobre el corporal.

Ambos milagros, especialmente el de Orvieto, dieron origen a una de las festividades más importantes de la Iglesia: la fiesta de Corpus Christi, de la presencia real de Jesús en la Eucaristía, que fue instituida por el Papa Urbano IV para que se celebre el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad (Ver nota anterior: Orvieto: El Milagro Eucarístico con el que se instituyó la Solemnidad del Corpus Christi). Los dos lugares son hoy epicentro de peregrinación donde es posible apreciar ambos milagros.

Debido a lo atrayente de los hechos, los dos sucesos fueron epicentro de investigaciones. En las décadas de los años 1970 y 1980 algunos científicos investigaron lo ocurrido en Lanciano, determinando entre sus indagaciones que el tipo de sangre hallada era AB. Algo similar ocurrió con el Milagro de Orvieto, cuando el corporal manchado con sangre se sometió a indagaciones en la década de 1990: los investigadores determinaron que el tipo de sangre también era del grupo AB.

Las investigaciones no terminan ahí; ya que otras reliquias relacionadas con Jesús también hablan de este tipo de sangre. Se trata de la Sábana Santa de Turín, la tela con la que se cree se envolvió el cuerpo de Cristo tras su crucifixión, y el Sudario de Oviedo, que es la tela con la que se cubrió su rosto. Además de las coincidencias en ambas reliquias (Ver nota anterior: Santo Sudario de Turín y Sudario de Oviedo envolvieron a la misma persona), en las pesquisas realizadas a las dos telas, se habla del mismo tipo de sangre: AB.

Lanciano.JPG
Milagro Eucarístico de Lanaciano / Foto: Gaudium Press.

Otro milagro Eucarístico más reciente, el ocurrido en 1996 en Buenos Aires, donde una hostia se transformó en carne y sangre, también demuestra que el tipo de sangre de Jesús sería AB. La investigación fue confiada a algunos científicos quienes no sabían que lo que tenían en sus manos era una hostia.

En los estudios se determinó que la hostia se había transformado en una parte del ventrículo izquierdo del músculo del corazón, que pertenecía a una persona que bordeaba los 30 años de edad y cuyo tipo de sangre era AB. La investigación también arrojó que era parte de un corazón de una persona que había sido fuertemente maltratada o golpeada antes de morir.

Con información de ACI.

 

Loading
Milagros Eucarísticos, la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo coinciden en el tipo de Sangre de Jesús

Redacción (Martes, 30-05-2017, Gaudium Press) Tanto los milagros Eucarísticos, como la Sábana Santa de Turín y el Sudario de Oviedo por años han llamado la atención no sólo de los fieles cristianos, sino de los científicos, quienes han intentado indagar sobre su veracidad. Es gracias a estas investigaciones que se ha podido determinar que el tipo de sangre de Jesús habría sido AB positivo.

Corporal de orvieto.JPG
Corporal donde ocurrió el Milagro Eucarístico de Orvieto / Foto: Gaudium Press.

De ello hablan las investigaciones realizadas en varios de los milagros Eucarísticos más conocidos: el de Lanciano, y el de Orvieto. El primero de ellos ocurrió hacia el siglo VIII en la Iglesia de San Francisco de la ciudad italiana cuando un sacerdote, quien dudaba de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, pudo ver en la Misa, durante la Consagración, como la hostia se convertía en carne y sangre. El segundo, ocurrió de manera similar hacia el siglo XIII, en la otra ciudad italiana, cuando un sacerdote con dudas contempló cómo la hostia comenzó a derramar sangre sobre el corporal.

Ambos milagros, especialmente el de Orvieto, dieron origen a una de las festividades más importantes de la Iglesia: la fiesta de Corpus Christi, de la presencia real de Jesús en la Eucaristía, que fue instituida por el Papa Urbano IV para que se celebre el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad (Ver nota anterior: Orvieto: El Milagro Eucarístico con el que se instituyó la Solemnidad del Corpus Christi). Los dos lugares son hoy epicentro de peregrinación donde es posible apreciar ambos milagros.

Debido a lo atrayente de los hechos, los dos sucesos fueron epicentro de investigaciones. En las décadas de los años 1970 y 1980 algunos científicos investigaron lo ocurrido en Lanciano, determinando entre sus indagaciones que el tipo de sangre hallada era AB. Algo similar ocurrió con el Milagro de Orvieto, cuando el corporal manchado con sangre se sometió a indagaciones en la década de 1990: los investigadores determinaron que el tipo de sangre también era del grupo AB.

Las investigaciones no terminan ahí; ya que otras reliquias relacionadas con Jesús también hablan de este tipo de sangre. Se trata de la Sábana Santa de Turín, la tela con la que se cree se envolvió el cuerpo de Cristo tras su crucifixión, y el Sudario de Oviedo, que es la tela con la que se cubrió su rosto. Además de las coincidencias en ambas reliquias (Ver nota anterior: Santo Sudario de Turín y Sudario de Oviedo envolvieron a la misma persona), en las pesquisas realizadas a las dos telas, se habla del mismo tipo de sangre: AB.

Lanciano.JPG
Milagro Eucarístico de Lanaciano / Foto: Gaudium Press.

Otro milagro Eucarístico más reciente, el ocurrido en 1996 en Buenos Aires, donde una hostia se transformó en carne y sangre, también demuestra que el tipo de sangre de Jesús sería AB. La investigación fue confiada a algunos científicos quienes no sabían que lo que tenían en sus manos era una hostia.

En los estudios se determinó que la hostia se había transformado en una parte del ventrículo izquierdo del músculo del corazón, que pertenecía a una persona que bordeaba los 30 años de edad y cuyo tipo de sangre era AB. La investigación también arrojó que era parte de un corazón de una persona que había sido fuertemente maltratada o golpeada antes de morir.

Con información de ACI.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading