Loading
 
 
 
Loading
 
Cardenal Cipriani: "¡Perú, ponte de pie!"
Loading
 
6 de Junio de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Lima (Miércoles, 06-06-2017, Gaudium Press) En el programa Diálogo de Fe del sábado 3 de junio, el Cardenal Juan Luis Cipriani reflexionó sobre la Fiesta de Pentecostés y sobre la importancia de recibir al Espíritu Santo en nuestras vidas. Así también, animó a todos a nunca perder la esperanza y a buscar darnos la mano en los momentos difíciles.

Solemnidad de Pentecostés

1.jpgEl purpurado afirmó que la Iglesia, al celebrar la Solemnidad de Pentecostés, recuerda ese momento tan importante de la venida del Espíritu Santo.

"Jesucristo antes de irse nos dice: 'Conviene que me vaya, yo les enviaré al Espíritu Santo'. El Espíritu Santo es el gran desconocido porque no tiene cara, no tiene rostro, no tiene voz, es fe. Pero es una promesa de Cristo y sabemos además que es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad".

"Esta Fiesta del Pentecostés fue ese momento tan importante para los apóstoles, porque estaban con miedo, con duda, [decían:] 'Ha fracasado Cristo, se ha muerto, ya no está, nos encerramos'. Y sale la Virgen María y dice 'No'. Ella los reúne. Y cuando están en ese momento de oración aparece el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. A partir de ese momento se les va los miedos; les entró un afán enorme por divulgar lo que habían visto; les entró una manera de vivir perdonando, una manera de concebir la vida, que es sagrada desde el primer instante de la concepción hasta el final natural; les entró toda esa vitalidad que le dio al mundo un alma".

Afirmó que el Espíritu Santo es quien nos recuerda y enseña lo que es el amor que tiene Dios con cada uno de nosotros, es nuestro consejero, quien nos saca de apuros cuando hay dificultades y quien nos mueve a pedir perdón.

"El Espíritu Santo es quien actúa, por eso cuando encuentra un alma dócil, obediente, toma posesión, ya no es solamente que te da un consejo, sino que actúa en ti. Ves a personas amables, generosas, mártires, valientes. ¿Cómo hacen? El Espíritu Santo los mueve".

"Hoy más que nunca en que hay tanta tecnología, en que la Iglesia parece que estuviera extendida por todas partes, en que pareciera que no necesitamos ya casi de nada. Yo diría que más que nunca necesitamos del Espíritu Santo para que vuelva la razón, para que no haya tanta irracionalidad en la humanidad, para que haya respeto por la vida y la dignidad de las personas".

Invitación al progreso del Perú

Comentó también que pareciera que en estos momentos el país estuviera estancado, luego de lo sucedido con el fenómeno de El Niño Costero, en los que no existe una mayor preocupación por salir adelante.

"En este momento da la impresión que el Perú está muy parado, no hay inversión, discuten en política, cuestionan la actuación de prácticamente todos. Pero hay gente, la gran mayoría, que quiere trabajar, que quiere llevar un sueldo a sus casas para darle de comer a sus hijos, que quiere seguridad en la calle para que no lo asalten, que quieren pagar la pensión del colegio, que quieren invertir en una construcción; pero si los actores, llámense empresarios, medios de comunicación, políticos; si todo están 'A ver quién da el primer paso', unos echando piedras, otros "Vamos a esperar mejores momentos", otros "La coyuntura no es buena", otros "A ver si el problema de Odebrecht no salpica mucho". Toda una discusión, pero el 99% de la población que no participa de estas discusiones lo que quiere es trabajo, no hay que sentarse a conversar y analizar miles de cosas, sino trabajar, no podemos dejar de trabajar".

"Pero hay esta esperanza que el Perú es mucho más que las coyunturas en la que estamos. Hay un Perú compuesto por 30 millones de personas en todos los lugares que tienen que dar de comer, que tienen que curar a sus hijos, que tiene ilusión de irse de paseo o formar una empresa".

Señaló que es un deber moral de las autoridades y de todos los peruanos el generar y dar trabajo para que el Perú avance; y que persista siempre esa voluntad de hacer un gran esfuerzo para sacar al país del atolladero.

Con información de la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Lima

 

 

Loading
Cardenal Cipriani: "¡Perú, ponte de pie!"

Lima (Miércoles, 06-06-2017, Gaudium Press) En el programa Diálogo de Fe del sábado 3 de junio, el Cardenal Juan Luis Cipriani reflexionó sobre la Fiesta de Pentecostés y sobre la importancia de recibir al Espíritu Santo en nuestras vidas. Así también, animó a todos a nunca perder la esperanza y a buscar darnos la mano en los momentos difíciles.

Solemnidad de Pentecostés

1.jpgEl purpurado afirmó que la Iglesia, al celebrar la Solemnidad de Pentecostés, recuerda ese momento tan importante de la venida del Espíritu Santo.

"Jesucristo antes de irse nos dice: 'Conviene que me vaya, yo les enviaré al Espíritu Santo'. El Espíritu Santo es el gran desconocido porque no tiene cara, no tiene rostro, no tiene voz, es fe. Pero es una promesa de Cristo y sabemos además que es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad".

"Esta Fiesta del Pentecostés fue ese momento tan importante para los apóstoles, porque estaban con miedo, con duda, [decían:] 'Ha fracasado Cristo, se ha muerto, ya no está, nos encerramos'. Y sale la Virgen María y dice 'No'. Ella los reúne. Y cuando están en ese momento de oración aparece el Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego. A partir de ese momento se les va los miedos; les entró un afán enorme por divulgar lo que habían visto; les entró una manera de vivir perdonando, una manera de concebir la vida, que es sagrada desde el primer instante de la concepción hasta el final natural; les entró toda esa vitalidad que le dio al mundo un alma".

Afirmó que el Espíritu Santo es quien nos recuerda y enseña lo que es el amor que tiene Dios con cada uno de nosotros, es nuestro consejero, quien nos saca de apuros cuando hay dificultades y quien nos mueve a pedir perdón.

"El Espíritu Santo es quien actúa, por eso cuando encuentra un alma dócil, obediente, toma posesión, ya no es solamente que te da un consejo, sino que actúa en ti. Ves a personas amables, generosas, mártires, valientes. ¿Cómo hacen? El Espíritu Santo los mueve".

"Hoy más que nunca en que hay tanta tecnología, en que la Iglesia parece que estuviera extendida por todas partes, en que pareciera que no necesitamos ya casi de nada. Yo diría que más que nunca necesitamos del Espíritu Santo para que vuelva la razón, para que no haya tanta irracionalidad en la humanidad, para que haya respeto por la vida y la dignidad de las personas".

Invitación al progreso del Perú

Comentó también que pareciera que en estos momentos el país estuviera estancado, luego de lo sucedido con el fenómeno de El Niño Costero, en los que no existe una mayor preocupación por salir adelante.

"En este momento da la impresión que el Perú está muy parado, no hay inversión, discuten en política, cuestionan la actuación de prácticamente todos. Pero hay gente, la gran mayoría, que quiere trabajar, que quiere llevar un sueldo a sus casas para darle de comer a sus hijos, que quiere seguridad en la calle para que no lo asalten, que quieren pagar la pensión del colegio, que quieren invertir en una construcción; pero si los actores, llámense empresarios, medios de comunicación, políticos; si todo están 'A ver quién da el primer paso', unos echando piedras, otros "Vamos a esperar mejores momentos", otros "La coyuntura no es buena", otros "A ver si el problema de Odebrecht no salpica mucho". Toda una discusión, pero el 99% de la población que no participa de estas discusiones lo que quiere es trabajo, no hay que sentarse a conversar y analizar miles de cosas, sino trabajar, no podemos dejar de trabajar".

"Pero hay esta esperanza que el Perú es mucho más que las coyunturas en la que estamos. Hay un Perú compuesto por 30 millones de personas en todos los lugares que tienen que dar de comer, que tienen que curar a sus hijos, que tiene ilusión de irse de paseo o formar una empresa".

Señaló que es un deber moral de las autoridades y de todos los peruanos el generar y dar trabajo para que el Perú avance; y que persista siempre esa voluntad de hacer un gran esfuerzo para sacar al país del atolladero.

Con información de la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Lima

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/87781-Cardenal-Cipriani----iexcl-Peru--ponte-de-pie--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Instituto Benedicto XVI para la Música Sacra y Culto Divino ampliará su enfoque para promover e ...
 
La petición de un tiempo jubilar para la pedanía valenciana de El Palmar fue hecha por el Cardenal ...
 
El templo de San Nicolás en Rychwald fue declarado "Basílica Menor", vinculándose de modo especia ...
 
En el Tercer Centenario de la Coronación Pontificia, se encargaron joyas que replican las obsequiad ...
 
La Casa de Convivencia Sagrada Familia de Nazaret, en Brasilia, acogió el 23 de julio pasado una ce ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading