Loading
 
 
 
Loading
 
Una moda del paraíso
Loading
 
12 de Julio de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

1.jpgRedacción (Miércoles, 12-07-2017, Gaudium Press) Una mirada atenta sobre la Historia certifica que incluso las civilizaciones de la antigüedad cultivaban el vestuario no apenas como mera necesidad de cubrir el cuerpo de las intemperies. Las vestiduras expresan algo de la propia auto-concepción que un individuo tiene de sí mismo. El traje es un lenguaje no verbal por el cual el hombre sociable presenta a los demás algo de su mentalidad. Enseña la Sagrada Escritura que Dios fue el primer sastre de la Historia confeccionando ropas a Adán y Eva a partir del momento en que comenzaron a darse cuenta de su desnudez. Después del pecado original, estaban ellos privados de todos los dones sobrenaturales, porque era el esplendor de la gracia que les cubría los cuerpos y les adornaba con una apariencia casi angélica. A fin de sanar en algo esta añoranza paradisíaca, la humanidad expulsada del Edén siempre buscó vestirse con belleza. En la antigüedad, sedas, púrpuras y raros tejidos eran considerados verdaderos tesoros propios a la vida esplendorosa de las cortes. La plebe, con no menor talento, reproducía con encantadora simplicidad la excelencia del vestuario palaciego. Por diversas razones históricas se ve que después de la Edad Media, el vestuario humano siguió un proceso de transformaciones desconocido hasta entonces: la moda. Sería anacrónico denominar "moda" de aquellos tiempos con el sentido propio dado a la palabra en la actualidad.

2.jpgEn nuestro tiempo la moda se caracteriza por la sensualidad, visa manifestar la mera corporeidad. Así ciertas vestimentas actuales parecen manifestar una visión incompleta del hombre confiriendo un papel insignificante a aquello que nos distingue de los animales: el raciocinio y el espíritu. Diametralmente opuesta a la actual tergiversación del vestuario, además del pudor, los hombres de los tiempos de antes cultivaron dos imprescindibles atributos de la moda: originalidad y elegancia. Distinción sin extravagancia, novedad sin excentricidad, son estas las características esenciales de una verdadera moda, la cual visa manifestar el esplendor moral del hombre. Esta concepción de moda generó un verdadero arte de vestirse. La Francia de los siglos XVII y XVIII y sus ecos posteriores legaron al mundo un magnífico testimonio de la más elevada noción de vestuario. Las castas y amables damas se vestían como hadas de luz. Los gentiles-hombres usaban tejidos aún más esplendorosos que las mujeres siempre cortados con gracia y primor. Estas vestiduras expresan la voluntad de agradar a través de la gentileza, del buen gusto y la distinción. La moda del Antiguo Régimen alcanzó tal esplendor que el dominio francés sobre el mundo entonces civilizado no se daba a través de las armas o de los tratados comerciales, sino a través de la hegemonía de la cultura francesa. La manera de vestirse era el atestado de este triunfo. El ciudadano que se juzgaba pulido vivía ‘à la française'. En diversas ocasiones el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira resaltaba a sus discípulos más jóvenes algunos aspectos de esta época en la cual el traje viril alcanzó su máximo esplendor. Encajes magníficos, capas y sombreros esplendorosos, terciopelos y sedas de coloración encantadora, golas y pelucas empapadas, hacían del distinguido y varonil vestuario masculino, una verdadera moda del paraíso.

Loading
Una moda del paraíso

1.jpgRedacción (Miércoles, 12-07-2017, Gaudium Press) Una mirada atenta sobre la Historia certifica que incluso las civilizaciones de la antigüedad cultivaban el vestuario no apenas como mera necesidad de cubrir el cuerpo de las intemperies. Las vestiduras expresan algo de la propia auto-concepción que un individuo tiene de sí mismo. El traje es un lenguaje no verbal por el cual el hombre sociable presenta a los demás algo de su mentalidad. Enseña la Sagrada Escritura que Dios fue el primer sastre de la Historia confeccionando ropas a Adán y Eva a partir del momento en que comenzaron a darse cuenta de su desnudez. Después del pecado original, estaban ellos privados de todos los dones sobrenaturales, porque era el esplendor de la gracia que les cubría los cuerpos y les adornaba con una apariencia casi angélica. A fin de sanar en algo esta añoranza paradisíaca, la humanidad expulsada del Edén siempre buscó vestirse con belleza. En la antigüedad, sedas, púrpuras y raros tejidos eran considerados verdaderos tesoros propios a la vida esplendorosa de las cortes. La plebe, con no menor talento, reproducía con encantadora simplicidad la excelencia del vestuario palaciego. Por diversas razones históricas se ve que después de la Edad Media, el vestuario humano siguió un proceso de transformaciones desconocido hasta entonces: la moda. Sería anacrónico denominar "moda" de aquellos tiempos con el sentido propio dado a la palabra en la actualidad.

2.jpgEn nuestro tiempo la moda se caracteriza por la sensualidad, visa manifestar la mera corporeidad. Así ciertas vestimentas actuales parecen manifestar una visión incompleta del hombre confiriendo un papel insignificante a aquello que nos distingue de los animales: el raciocinio y el espíritu. Diametralmente opuesta a la actual tergiversación del vestuario, además del pudor, los hombres de los tiempos de antes cultivaron dos imprescindibles atributos de la moda: originalidad y elegancia. Distinción sin extravagancia, novedad sin excentricidad, son estas las características esenciales de una verdadera moda, la cual visa manifestar el esplendor moral del hombre. Esta concepción de moda generó un verdadero arte de vestirse. La Francia de los siglos XVII y XVIII y sus ecos posteriores legaron al mundo un magnífico testimonio de la más elevada noción de vestuario. Las castas y amables damas se vestían como hadas de luz. Los gentiles-hombres usaban tejidos aún más esplendorosos que las mujeres siempre cortados con gracia y primor. Estas vestiduras expresan la voluntad de agradar a través de la gentileza, del buen gusto y la distinción. La moda del Antiguo Régimen alcanzó tal esplendor que el dominio francés sobre el mundo entonces civilizado no se daba a través de las armas o de los tratados comerciales, sino a través de la hegemonía de la cultura francesa. La manera de vestirse era el atestado de este triunfo. El ciudadano que se juzgaba pulido vivía ‘à la française'. En diversas ocasiones el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira resaltaba a sus discípulos más jóvenes algunos aspectos de esta época en la cual el traje viril alcanzó su máximo esplendor. Encajes magníficos, capas y sombreros esplendorosos, terciopelos y sedas de coloración encantadora, golas y pelucas empapadas, hacían del distinguido y varonil vestuario masculino, una verdadera moda del paraíso.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/88500-Una-moda-del-paraiso. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El templo había sido gravemente dañado durante la ocupación de las fuerzas de ISIS. ...
 
La muestra está organizada en las categorías: "El Nacimiento", "El piso de la Diócesis", "Rezar y ...
 
La Comisión Arquidiocesana de Animación para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en Salvador ...
 
Se trató de la 10ª edición del festival de villancicos "Nadalenques al carrer" que se realiza con ...
 
Algunos días después de la Encarnación del Verbo, María Santísima fue "de prisa a las montañas ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading