Loading
 
 
 
Loading
 
Sacerdote relata en documental cómo se vive persecución en República Democrática del Congo
Loading
 
7 de Septiembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Kinshasa (Jueves, 07-09-2017, Gaudium Press) La grave situación de inestabilidad de República Democrática del Congo que se padece de manera más evidente desde el mes de febrero ha degenerado en una grave persecución contra la Iglesia Católica, según relató el sacerdote Agustín Ntumba Mulumba en un documental de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión. Los sacerdotes fueron declarado objetivo de los violentos, lo que ha dejado a los fieles sin atención pastoral. "Gracias a Dios han podido huir todos, como han podido. Algunos han pasado días sin comer", indicó el P. Mulumba sobre los presbíteros. "No pueden volver, porque no hay nada. Los que están escondidos no pueden celebrar la Eucaristía abiertamente. La Semana Santa solo se pudo celebrar en tres o cuatro parroquias".

ataque seminario malole gaudium press.jpg
Foto: Fundación EUK Mamie-HM Televisión
Aunque el 95 por ciento de la población del país es cristiana y el 52% es católica, las diferencias políticas y la inestabilidad se emplearon como arma en contra de la Iglesia. "Los políticos no se pusieron de acuerdo y hubo revueltas. Se empezó a atacar a las parroquias, y se culpó a la Iglesia del fracaso de las negociaciones", relató el sacerdote, según divulgó Alfa y Omega. "Hubo ataques y muchos vinieron a buscar refugio en nuestras parroquias. Se atacó a todas las instituciones y edificios de la Iglesia (...). Se quemaron iglesias, incluso el obispado (de Luebo), y lo quemaron también. Buscaron al Obispo, pero gracias a Dios no estaba. Se pusieron sus casullas, y mataron a uno de sus colaboradores".

Entre las instituciones arrasadas en febrero se encuentra el Seminario local, lo que hizo que los seminaristas tuvieran que dispersarse y buscar refugio con sus familias o feligreses. Apesar de la gravedad de la situación, el P. Mulumba no pierde la esperanza. "Hablé por teléfono con mi Obispo y me dijo que estábamos ante una prueba, para ver si amamos de verdad a Dios; y que tenemos que pedir perdón a Dios por todas estas personas", indicó. "En realidad no saben lo que están haciendo. Y para nosotros tenemos que pedir que Dios nos haga fuertes y que nos ayude a salir de todo esto, porque los feligreses nos necesitan".

La crisis de República Democrática del Congo ha generado poco interés en los medios de comunicación internacionales, por cuanto existe poco conocimiento de la gravedad de la misma. Se calcula que en los primeros seis meses de 2017 casi un millón de personas ha tenido que dejar sus hogares a causa de la violencia sin que existan programas suficientes de asistencia para las víctimas. El país es el territorio africano con mayor de desplazados internos, 3.8 millones, además de recibir otros 1.5 millones de refugiados de Burundi, República Centroafricana y Sudán del Sur, con un número similar de personas en riesgo de hambruna. "Han destruido todo, pero no han destruido nuestra fe", concluyó el sacerdote. "Tenemos que ser fuertes, y pedir al Señor la fuerza para salir adelante".

Con información de Alfa y Omega y Europa Press.

 

Loading
Sacerdote relata en documental cómo se vive persecución en República Democrática del Congo

Kinshasa (Jueves, 07-09-2017, Gaudium Press) La grave situación de inestabilidad de República Democrática del Congo que se padece de manera más evidente desde el mes de febrero ha degenerado en una grave persecución contra la Iglesia Católica, según relató el sacerdote Agustín Ntumba Mulumba en un documental de la Fundación EUK Mamie-HM Televisión. Los sacerdotes fueron declarado objetivo de los violentos, lo que ha dejado a los fieles sin atención pastoral. "Gracias a Dios han podido huir todos, como han podido. Algunos han pasado días sin comer", indicó el P. Mulumba sobre los presbíteros. "No pueden volver, porque no hay nada. Los que están escondidos no pueden celebrar la Eucaristía abiertamente. La Semana Santa solo se pudo celebrar en tres o cuatro parroquias".

ataque seminario malole gaudium press.jpg
Foto: Fundación EUK Mamie-HM Televisión
Aunque el 95 por ciento de la población del país es cristiana y el 52% es católica, las diferencias políticas y la inestabilidad se emplearon como arma en contra de la Iglesia. "Los políticos no se pusieron de acuerdo y hubo revueltas. Se empezó a atacar a las parroquias, y se culpó a la Iglesia del fracaso de las negociaciones", relató el sacerdote, según divulgó Alfa y Omega. "Hubo ataques y muchos vinieron a buscar refugio en nuestras parroquias. Se atacó a todas las instituciones y edificios de la Iglesia (...). Se quemaron iglesias, incluso el obispado (de Luebo), y lo quemaron también. Buscaron al Obispo, pero gracias a Dios no estaba. Se pusieron sus casullas, y mataron a uno de sus colaboradores".

Entre las instituciones arrasadas en febrero se encuentra el Seminario local, lo que hizo que los seminaristas tuvieran que dispersarse y buscar refugio con sus familias o feligreses. Apesar de la gravedad de la situación, el P. Mulumba no pierde la esperanza. "Hablé por teléfono con mi Obispo y me dijo que estábamos ante una prueba, para ver si amamos de verdad a Dios; y que tenemos que pedir perdón a Dios por todas estas personas", indicó. "En realidad no saben lo que están haciendo. Y para nosotros tenemos que pedir que Dios nos haga fuertes y que nos ayude a salir de todo esto, porque los feligreses nos necesitan".

La crisis de República Democrática del Congo ha generado poco interés en los medios de comunicación internacionales, por cuanto existe poco conocimiento de la gravedad de la misma. Se calcula que en los primeros seis meses de 2017 casi un millón de personas ha tenido que dejar sus hogares a causa de la violencia sin que existan programas suficientes de asistencia para las víctimas. El país es el territorio africano con mayor de desplazados internos, 3.8 millones, además de recibir otros 1.5 millones de refugiados de Burundi, República Centroafricana y Sudán del Sur, con un número similar de personas en riesgo de hambruna. "Han destruido todo, pero no han destruido nuestra fe", concluyó el sacerdote. "Tenemos que ser fuertes, y pedir al Señor la fuerza para salir adelante".

Con información de Alfa y Omega y Europa Press.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mons. Armando Colín reafirmó la invitación que hizo el Papa Francisco en Fátima de rezar siempre ...
 
El domingo 22 de octubre, ante imagen peregrina de la Virgen y reliquia del Papa Polaco, se celebró ...
 
El purpurado intervino en el I Congreso Interdiocesano de Educación de las Diócesis de Segorbe-Cas ...
 
Existen notables cambios entre los países con mayor número católicos desde el año 2000. ...
 
El galardón reconoce el trabajo de periodistas y comunicadores que han promovido y difundido los va ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading