Loading
 
 
 
Loading
 
Universo abierto, universo cerrado
Loading
 
30 de Septiembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Sábado, 30-09-2017, Gaudium Press) Dios es grande, no es sino ver el universo que él creó como reflejo suyo para comprobarlo.

Cuando se lee la estimación que hacen los científicos de la cantidad de estrellas que existen, no podemos sino quedar admirados con la gran potencia creadora de Dios.

1.jpg

Cuando contemplamos en una bella playa y con cielo despejado el ancho y profundo mar, tenemos una leve noción de la grandeza de Dios.

Pero con frecuencia el estilo y el ritmo de vida modernos nos obnubilan de la trascendentalidad y la grandeza de Dios, y terminan haciendo que lo olvidemos, que vivamos en lo que hoy se ha llamado de "ateísmo práctico", con todas las pésimas consecuencias que eso conlleva comenzando por la angustia de quien se siente solo, que hoy en día se traduce en depresiones, ansiedades y un largo etc. Debemos pues restaurar en nuestras almas la noción de la necesidad absoluta de Dios, de la presencia continua de Dios, que comúnmente es consecuencia de la noción de la grandeza inconmensurable de Dios.

Para ello, es preciso el estudio de la doctrina cristiana, presente por ejemplo en el Catecismo de la Iglesia.

2.jpg

Pero también, e incluso antes de existir los catecismos, el universo era ese gran libro de doctrina divina por medio del cual el Señor manifestaba sus grandezas y su presencia. Y aún lo hace, sobre todo cuando tenemos la intención explícita de buscarlo en medio de las pequeñeces de este mundo, que con frecuencia son algo así como una espuma no tan blanca que nos impide ver el horizonte. No es despreciar por completo lo que llamamos pequeñeces de este mundo: se deben pagar las cuentas, hay que cumplir las labores domésticas, las obligaciones del trabajo, etc., pero no se puede dejar por ello lo esencial, que es ir hacia Dios, e incluso se pueden hacer las cosas pequeñas viviendo en el mundo de la consideración de la grandeza de Dios.

Tendremos, por ejemplo, montañas cerca. A veces nos admiramos con algunas construcciones actuales del hombre, facilitadas por modernas técnicas, pero... ¿puede el hombre hacer media montaña, de esas por ejemplo que abundan en los Andes? Surcan los cielos no pocas naves que trasportan al hombre de un continente al otro, de una ciudad a otra. Pero al subirnos a un avión, ¿sí pensamos que el ser humano no es capaz de hacer media de aquellas nubecillas que forman como que mullidas y puras alfombras sobre las cuales sobrevuela como pajilla al viento nuestro avión y bajo las cuales se esconde la grande tierra? Grandeza del Autor de las nubes y las montañas, grandeza de Dios.

3.jpg

El Dr. Plinio Corrêa de Oliveira hablaba en sus palestras del "Universo cerrado" y del "Universo abierto". La tendencia del hombre a vivir en el universo cerrado es aquella en la que el ser humano se encierra sobre sí y sus egoísmos. El Universo abierto es aquel en el que hombre reconoce con alegría que no está solo, que sobre todo está Dios y también la creación y que en todo busca tomar contacto con la grandeza de Dios, un Dios que es gigantesco pero que desde el culmen de su grandeza nos observa con benevolencia y quiere ayudarnos. En el Universo abierto está Dios, las cosas grandes de Dios, la naturaleza, los numerosísimos ángeles ordenados en nueve coros angélicos, con su poder, y su propia grandeza. También está el demonio, los demonios, los grandes enemigos de nuestra salvación, por cuya poderosa y funesta acción no dejan de ser grandes a su sucia manera. El universo abierto es un universo grande, ampliado de nuestras pequeñeces, de nuestros egoísmos.

El universo abierto también contiene cosas pequeñas, no todas son grandes, cosas como por ejemplo un sencillo pajarillo; pero en el universo abierto el hombre encuentra la relación de las cosas pequeñas, medianas y grandes con el Absoluto, por lo que todas las cosas terminan siendo grandes. Un pajarillo visto en clave de Universo abierto, es una joya, es poesía, es signo de la finura del Creador. Y todo lo que se refiere al Creador es grande.

Universo abierto y universo cerrado: dos expresiones a tener siempre presentes.

Por Carlos Castro

 

Loading
Universo abierto, universo cerrado

Redacción (Sábado, 30-09-2017, Gaudium Press) Dios es grande, no es sino ver el universo que él creó como reflejo suyo para comprobarlo.

Cuando se lee la estimación que hacen los científicos de la cantidad de estrellas que existen, no podemos sino quedar admirados con la gran potencia creadora de Dios.

1.jpg

Cuando contemplamos en una bella playa y con cielo despejado el ancho y profundo mar, tenemos una leve noción de la grandeza de Dios.

Pero con frecuencia el estilo y el ritmo de vida modernos nos obnubilan de la trascendentalidad y la grandeza de Dios, y terminan haciendo que lo olvidemos, que vivamos en lo que hoy se ha llamado de "ateísmo práctico", con todas las pésimas consecuencias que eso conlleva comenzando por la angustia de quien se siente solo, que hoy en día se traduce en depresiones, ansiedades y un largo etc. Debemos pues restaurar en nuestras almas la noción de la necesidad absoluta de Dios, de la presencia continua de Dios, que comúnmente es consecuencia de la noción de la grandeza inconmensurable de Dios.

Para ello, es preciso el estudio de la doctrina cristiana, presente por ejemplo en el Catecismo de la Iglesia.

2.jpg

Pero también, e incluso antes de existir los catecismos, el universo era ese gran libro de doctrina divina por medio del cual el Señor manifestaba sus grandezas y su presencia. Y aún lo hace, sobre todo cuando tenemos la intención explícita de buscarlo en medio de las pequeñeces de este mundo, que con frecuencia son algo así como una espuma no tan blanca que nos impide ver el horizonte. No es despreciar por completo lo que llamamos pequeñeces de este mundo: se deben pagar las cuentas, hay que cumplir las labores domésticas, las obligaciones del trabajo, etc., pero no se puede dejar por ello lo esencial, que es ir hacia Dios, e incluso se pueden hacer las cosas pequeñas viviendo en el mundo de la consideración de la grandeza de Dios.

Tendremos, por ejemplo, montañas cerca. A veces nos admiramos con algunas construcciones actuales del hombre, facilitadas por modernas técnicas, pero... ¿puede el hombre hacer media montaña, de esas por ejemplo que abundan en los Andes? Surcan los cielos no pocas naves que trasportan al hombre de un continente al otro, de una ciudad a otra. Pero al subirnos a un avión, ¿sí pensamos que el ser humano no es capaz de hacer media de aquellas nubecillas que forman como que mullidas y puras alfombras sobre las cuales sobrevuela como pajilla al viento nuestro avión y bajo las cuales se esconde la grande tierra? Grandeza del Autor de las nubes y las montañas, grandeza de Dios.

3.jpg

El Dr. Plinio Corrêa de Oliveira hablaba en sus palestras del "Universo cerrado" y del "Universo abierto". La tendencia del hombre a vivir en el universo cerrado es aquella en la que el ser humano se encierra sobre sí y sus egoísmos. El Universo abierto es aquel en el que hombre reconoce con alegría que no está solo, que sobre todo está Dios y también la creación y que en todo busca tomar contacto con la grandeza de Dios, un Dios que es gigantesco pero que desde el culmen de su grandeza nos observa con benevolencia y quiere ayudarnos. En el Universo abierto está Dios, las cosas grandes de Dios, la naturaleza, los numerosísimos ángeles ordenados en nueve coros angélicos, con su poder, y su propia grandeza. También está el demonio, los demonios, los grandes enemigos de nuestra salvación, por cuya poderosa y funesta acción no dejan de ser grandes a su sucia manera. El universo abierto es un universo grande, ampliado de nuestras pequeñeces, de nuestros egoísmos.

El universo abierto también contiene cosas pequeñas, no todas son grandes, cosas como por ejemplo un sencillo pajarillo; pero en el universo abierto el hombre encuentra la relación de las cosas pequeñas, medianas y grandes con el Absoluto, por lo que todas las cosas terminan siendo grandes. Un pajarillo visto en clave de Universo abierto, es una joya, es poesía, es signo de la finura del Creador. Y todo lo que se refiere al Creador es grande.

Universo abierto y universo cerrado: dos expresiones a tener siempre presentes.

Por Carlos Castro

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/90200-Universo-abierto--universo-cerrado. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El atentado tiene hasta el momento el tragico balance de 235 personas muertas. los terroristas hicie ...
 
La ceremonia ocurrirá el sábado 25 de noviembre en Córdoba y será presidida por el Cardenal Ange ...
 
Mons. Santiago Olivera, obispo castrense de la Argentina, ha emitido una comunicación, sobre el esp ...
 
El árbol, proveniente de la región de Mazury, sobrevivió al impacto de un relámpago que lo despo ...
 
El encuentro tendrá lugar en el Parque Lagoas del Norte, en la zona norte de la ciudad, con la prog ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading