Loading
 
 
 
Loading
 
Extensión del aborto en Bolivia es una "declaración de derrota" del país, afirma Obispo
Loading
 
4 de Octubre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

El Alto (Miércoles, 04-10-2017, Gaudium Press) "No puedo no referirme al hecho que en esta semana se ha aprobado el artículo 153 del Procedimiento del Código Penal despenalizando el aborto en diferentes situaciones", anunció el Obispo de El Alto, Bolivia, Mons. Eugenio Scarpellini, durante su homilía del pasado domingo 01 de octubre, tras la noticia de la ampliación del aborto legal en el país. "Con este voto nuestro país ha firmado su declaración de derrota en la construcción de una sociedad nueva, digna y solidaria".

Mons Eugenio Scarpellini Gaudium Press.jpg
Mons. Eugenio Scarpellini. Foto: Infocatólica
La decisión de los legisladores legaliza el aborto antes de la octava semana de gestación para estudiantes, mujeres con hijos, enfermos o adultos mayores a su cargo y para nias y adolescentes en cualquier momento del embarazo, lo que se suma a las causales de violación y riesgo de vida de la madre, riesgo para la salud, malformaciones congénitas o reproducción asistida no consentida. "Con este voto hemos dicho que no somos capaces de ayudar a la estudiante que se encuentra embarazada y quiere seguir estudiando; hemos dicho que no somos capaces de acoger a un niño que tendrá una discapacidad; hemos dicho que no tenemos otra alternativa para ayudar a una mujer violada que no sea el aborto", denunció Mons. Scarpellini. "Nuestra sociedad se ha declarado incapaz de vivir los valores de la vida, de la igual dignidad de todas las personas, de la solidaridad, valores propios de nuestros padres y antepasados, valores propios del Evangelio de Jesús".

La enérgica denuncia del prelado se unió a un llamado a la conversión, citando las palabras del profeta Ezequiel. "Si el malvado se aparta del mal que ha cometido para practicar el derecho y la justicia, conservará su vida. Ha abierto los ojos y se ha apartado de todos los crímenes que había cometido; vivirá sin duda, no morirá". La parábola de los dos hermanos, seguida de la reprensión de Jesús a los falsos devotos, a quienes anteceden los publicanos y las prostitutas en el Reino de los Cielos , fue la oportunidad de exhortar al testimonio de la fe. "Las palabras y buenas promesas cuentan poco si no son seguidas por las obras", explicó. "Una incoherencia es particularmente odiosa en el cristiano: la que existe entre lo que profesamos y prometemos en la iglesia, o cuando oramos, y lo que después somos y hacemos fuera de la casa y en el trabajo".

"Frente a Dios, la persona vale no por lo que dice o quiere aparentar, sino por lo que trabaja por el Reino de Dios que es justicia, paz, dignidad y fraternidad", enseñó Mons. Scarpellini. "Cada cual es artífice y responsable de su vida hoy: por lo cual si siendo justo, se convierte en injusto o corrupto porque se deja arrastrar por la lógica del poder o del aprovechamiento de la situación, este hombre es malo y así será visto por la comunidad y juzgado por Dios. Si en cambio uno, siendo malo, se convierte y cambia actitudes renunciando a todo lo que daña su vida y la de sus hermanos, 'si practica la justicia y el derecho' esta persona ciertamente vivirá".

Con información de Iglesia Viva.

 

Loading
Extensión del aborto en Bolivia es una "declaración de derrota" del país, afirma Obispo

El Alto (Miércoles, 04-10-2017, Gaudium Press) "No puedo no referirme al hecho que en esta semana se ha aprobado el artículo 153 del Procedimiento del Código Penal despenalizando el aborto en diferentes situaciones", anunció el Obispo de El Alto, Bolivia, Mons. Eugenio Scarpellini, durante su homilía del pasado domingo 01 de octubre, tras la noticia de la ampliación del aborto legal en el país. "Con este voto nuestro país ha firmado su declaración de derrota en la construcción de una sociedad nueva, digna y solidaria".

Mons Eugenio Scarpellini Gaudium Press.jpg
Mons. Eugenio Scarpellini. Foto: Infocatólica
La decisión de los legisladores legaliza el aborto antes de la octava semana de gestación para estudiantes, mujeres con hijos, enfermos o adultos mayores a su cargo y para nias y adolescentes en cualquier momento del embarazo, lo que se suma a las causales de violación y riesgo de vida de la madre, riesgo para la salud, malformaciones congénitas o reproducción asistida no consentida. "Con este voto hemos dicho que no somos capaces de ayudar a la estudiante que se encuentra embarazada y quiere seguir estudiando; hemos dicho que no somos capaces de acoger a un niño que tendrá una discapacidad; hemos dicho que no tenemos otra alternativa para ayudar a una mujer violada que no sea el aborto", denunció Mons. Scarpellini. "Nuestra sociedad se ha declarado incapaz de vivir los valores de la vida, de la igual dignidad de todas las personas, de la solidaridad, valores propios de nuestros padres y antepasados, valores propios del Evangelio de Jesús".

La enérgica denuncia del prelado se unió a un llamado a la conversión, citando las palabras del profeta Ezequiel. "Si el malvado se aparta del mal que ha cometido para practicar el derecho y la justicia, conservará su vida. Ha abierto los ojos y se ha apartado de todos los crímenes que había cometido; vivirá sin duda, no morirá". La parábola de los dos hermanos, seguida de la reprensión de Jesús a los falsos devotos, a quienes anteceden los publicanos y las prostitutas en el Reino de los Cielos , fue la oportunidad de exhortar al testimonio de la fe. "Las palabras y buenas promesas cuentan poco si no son seguidas por las obras", explicó. "Una incoherencia es particularmente odiosa en el cristiano: la que existe entre lo que profesamos y prometemos en la iglesia, o cuando oramos, y lo que después somos y hacemos fuera de la casa y en el trabajo".

"Frente a Dios, la persona vale no por lo que dice o quiere aparentar, sino por lo que trabaja por el Reino de Dios que es justicia, paz, dignidad y fraternidad", enseñó Mons. Scarpellini. "Cada cual es artífice y responsable de su vida hoy: por lo cual si siendo justo, se convierte en injusto o corrupto porque se deja arrastrar por la lógica del poder o del aprovechamiento de la situación, este hombre es malo y así será visto por la comunidad y juzgado por Dios. Si en cambio uno, siendo malo, se convierte y cambia actitudes renunciando a todo lo que daña su vida y la de sus hermanos, 'si practica la justicia y el derecho' esta persona ciertamente vivirá".

Con información de Iglesia Viva.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Fue la primera vez que tal acontecimiento ocurría en otro templo que no fuese el de la Casa de la P ...
 
La memoria de la Patrona del Amazonas, Nuestra Señora de la Concepción, será contemplada por los ...
 
El purpurado quiso recordar el éxodo de millares de personas que fueron obligadas a huir dejando to ...
 
Mons. Armando Colín reafirmó la invitación que hizo el Papa Francisco en Fátima de rezar siempre ...
 
El domingo 22 de octubre, ante imagen peregrina de la Virgen y reliquia del Papa Polaco, se celebró ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading