Loading
 
 
 
Loading
 
Por visita del Papa, reliquias de los Mártires de Chimbote peregrinarán a Trujillo
Loading
 
30 de Octubre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Trujillo (Lunes, 30-10-2017, Gaudium Press) Los peruanos se preparan para la visita apostólica del Papa Francisco, hecho que ocurrirá del 18 al 21 de enero del próximo año. Como parte de los preparativos, la Oficina de Prensa del Arzobispado de Trujillo anunció que las reliquias de los mártires de Chimbote peregrinarán hasta la ciudad para acoger también al Sucesor de Pedro.

Se trata de los relicarios de los sacerdotes polacos Miguel Tomaszek, Zbigniew Strzalkowski y del sacerdote italiano Alessandro Dordi, quienes fueron asesinados en 1991 por el grupo Sendero Luminoso, y beatificados el 5 de diciembre de 2015. Arribarán a Trujillo en compañía del Obispo de Chimbote, Mons. Ángel Simón Piorno, además de sacerdotes, religiosos, religiosas y devotos de la jurisdicción peruana.

Las reliquias estarán presentes en la solemne Misa que el Santo Padre presidirá en la explanada de Huanchaco, a la que se espera acudan cientos de miles de fieles, quienes se unirán en oración con la mediación de los nuevos beatos, y ante las imágenes de la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, la Virgen de la Candelaria de Socorro de Huanchaco, la Virgen de las Mercedes de Paita, Piura, así como la Santísima Cruz de Chalpón de Motupe, el Divino Niño del Milagro de Eten, la Virgen Dolorosa de Cajamarca y la Virgen de la Asunción de Cutervo, que también peregrinarán para la Eucaristía.

Mártires de Chimbote_reliquias.jpg
Los tres mártires fueron beatificados el 5 de diciembre de 2015 en Chimbote, Perú / Foto: Mártires de Chimbote.

La Beatificación de los mártires ocurrió en el marco de una multitudinaria ceremonia que presidió el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los santos en el estadio centenario Manuel Rivera Sánchez de Chimbote. Durante la Homilía, como se recuerda en Radio Vaticano, el purpurado habló de los tres mensajes que dejaron los nuevos beatos, que marcaron su testimonio de santidad.

Dijo que el primero fue un mensaje de fe, ya que los mártires "superaron las numerosas dificultades de su misión en tierra peruana gracias a la extraordinaria confianza en la providencia divina".

El segundo, un mensaje de caridad, puesto que "por amor se han hecho misioneros, impulsados por la influencia de anunciar a Cristo y de llevar a los pueblos la Buena Nueva del Evangelio".

Y el tercero, un mensaje de fidelidad a la vocación cristiana y misionera, al poner "la vida misma al servicio de Dios y de la misión de la Iglesia".

Los sacerdotes polacos, Padre Tomaszek y Padre Strzalkowski, hacían parte de una misión de la provincia franciscana de Cracovia y llegaron a Perú en 1988 y 1989, donde aprendieron español y quechua para realizar la labor evangelizadora. Fueron destinados por el Obispo de Chimbote a la población de Pariacoto, donde dos años después fueron secuestrados y ejecutados.

Por su parte, el Padre Dordi llegó a Perú en 1980 y trabajó en la región de Santa, en Ancash, donde procuró una notable tarea de evangelización que incluyó la construcción de templos y casas parroquiales, además de labores de formación y desarrollo. Dando testimonio de su fe, el sacerdote también fue secuestrado y posteriormente ejecutado.

Con información del Arzobispado de Trujillo y Radio Vaticano.

 

Loading
Por visita del Papa, reliquias de los Mártires de Chimbote peregrinarán a Trujillo

Trujillo (Lunes, 30-10-2017, Gaudium Press) Los peruanos se preparan para la visita apostólica del Papa Francisco, hecho que ocurrirá del 18 al 21 de enero del próximo año. Como parte de los preparativos, la Oficina de Prensa del Arzobispado de Trujillo anunció que las reliquias de los mártires de Chimbote peregrinarán hasta la ciudad para acoger también al Sucesor de Pedro.

Se trata de los relicarios de los sacerdotes polacos Miguel Tomaszek, Zbigniew Strzalkowski y del sacerdote italiano Alessandro Dordi, quienes fueron asesinados en 1991 por el grupo Sendero Luminoso, y beatificados el 5 de diciembre de 2015. Arribarán a Trujillo en compañía del Obispo de Chimbote, Mons. Ángel Simón Piorno, además de sacerdotes, religiosos, religiosas y devotos de la jurisdicción peruana.

Las reliquias estarán presentes en la solemne Misa que el Santo Padre presidirá en la explanada de Huanchaco, a la que se espera acudan cientos de miles de fieles, quienes se unirán en oración con la mediación de los nuevos beatos, y ante las imágenes de la Inmaculada Virgen de la Puerta de Otuzco, la Virgen de la Candelaria de Socorro de Huanchaco, la Virgen de las Mercedes de Paita, Piura, así como la Santísima Cruz de Chalpón de Motupe, el Divino Niño del Milagro de Eten, la Virgen Dolorosa de Cajamarca y la Virgen de la Asunción de Cutervo, que también peregrinarán para la Eucaristía.

Mártires de Chimbote_reliquias.jpg
Los tres mártires fueron beatificados el 5 de diciembre de 2015 en Chimbote, Perú / Foto: Mártires de Chimbote.

La Beatificación de los mártires ocurrió en el marco de una multitudinaria ceremonia que presidió el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los santos en el estadio centenario Manuel Rivera Sánchez de Chimbote. Durante la Homilía, como se recuerda en Radio Vaticano, el purpurado habló de los tres mensajes que dejaron los nuevos beatos, que marcaron su testimonio de santidad.

Dijo que el primero fue un mensaje de fe, ya que los mártires "superaron las numerosas dificultades de su misión en tierra peruana gracias a la extraordinaria confianza en la providencia divina".

El segundo, un mensaje de caridad, puesto que "por amor se han hecho misioneros, impulsados por la influencia de anunciar a Cristo y de llevar a los pueblos la Buena Nueva del Evangelio".

Y el tercero, un mensaje de fidelidad a la vocación cristiana y misionera, al poner "la vida misma al servicio de Dios y de la misión de la Iglesia".

Los sacerdotes polacos, Padre Tomaszek y Padre Strzalkowski, hacían parte de una misión de la provincia franciscana de Cracovia y llegaron a Perú en 1988 y 1989, donde aprendieron español y quechua para realizar la labor evangelizadora. Fueron destinados por el Obispo de Chimbote a la población de Pariacoto, donde dos años después fueron secuestrados y ejecutados.

Por su parte, el Padre Dordi llegó a Perú en 1980 y trabajó en la región de Santa, en Ancash, donde procuró una notable tarea de evangelización que incluyó la construcción de templos y casas parroquiales, además de labores de formación y desarrollo. Dando testimonio de su fe, el sacerdote también fue secuestrado y posteriormente ejecutado.

Con información del Arzobispado de Trujillo y Radio Vaticano.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Iglesia en China continúa su crecimiento a pesar de las normativas cada vez más restrictivas en ...
 
La carta enviada por el representante a la Asociación Médica Mundial fue destacada por el diario v ...
 
Si Occidente renuncia a la fe, no sólo pierde su alma, sino que comete suicidio, afirmó el purpura ...
 
El arzobispo de los Ángelus habló a los más de mil participantes del V Encuentro en el Centro Cí ...
 
"En una sociedad de consumismo devorador no es mera cuestión de privarse de carne o de comida, sino ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading