Loading
 
 
 
Loading
 
Obispos de Estados Unidos llaman a no olvidar a los damnificados por huracán en Puerto Rico
Loading
 
7 de Noviembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Washington (Martes, 07-11-2017, Gaudium Press) Por medio de una declaración emitida el 2 de noviembre, y firmada por Mons. Frank J. Dewane, Presidente de la Comisión de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), y Mons. Paul D. Etienne, Presidente del Subcomité de Misiones Católicas de la USSC, la Iglesia Católica Estadounidense ha hecho un llamado para que no se olvide a las personas que sufren en Puerto Rico e islas vecinas, afectadas por los huracanes Irma y María.

En la misiva los prelados señalan que desde que ocurrieron los fenómenos naturales, y tras las declaraciones del Presidente de la USCCB, Cardenal Daniel DiNardo, quien convocó para que se respondiese con solidaridad al impacto inicial ocasionado por los huracanes, "ha quedado claro que el pueblo de Puerto Rico enfrenta un nivel de necesidad sin precedentes como resultado de las devastadoras tormentas".

Indican que la isla enfrenta en la actualidad una crisis de salud pública, viéndose afectada la seguridad alimentaria, así como el acceso a la atención médica de los damnificados; siendo estos desafíos "que deben resolverse de manera integral".

UDCCB.jpg
La USCCB, desde las Colectas de Emergencias para Desastres y Alivios de Crisis, ha creado el Fondo Huracán María para ayudar a la recuperacion de la isla / Foto: USCCB.

A esta problemática se suman las pérdidas en infraestructura, entre ellos edificios parroquiales y escuelas que se vieron gravemente afectadas. "Estas necesidades llaman particularmente la consideración si se tiene en cuenta el papel central que desempeñan las parroquias como centros naturales en la prestación de asistencia pastoral frente al impacto de los individuos y familias en tiempos de crisis", recalcan.

En este sentido señalan que "la ayuda y los recursos financieros son necesarios para restablecer los entornos físicos donde la Iglesia sana, por medio de sus ministros, a quienes más necesitan".

Mons. Frank J. Dewane y Mons. Paul D. Etienne, manifiestan también su cercanía con Puerto Rico: "Como pastores compartimos el sufrimiento soportado por nuestros hermanos obispos y la gente que pastorean en Puerto Rico. Estamos preparados, desde la legislación y a través de los fondos de emergencia establecidos tras el huracán María, para apoyar con compasión a nuestros hermanos y hermanas en necesidad extrema".

Asimismo llaman a los católicos y personas de buena voluntad para que no cesen en su ayuda generosa y solidaria: "Pedimos urgentemente a todos los católicos en los Estados Unidos que se unan a todas las personas de buena voluntad para apoyar estas iniciativas cruciales en este momento crítico para el pueblo de Puerto Rico".

El apoyo económico se debe dirigir al Fondo Huracán María que la USCCB ha dispuesto desde las Colectas de Emergencias para Desastres y Alivios de Crisis. Tal recaudo se puede realizar desde las oficinas de finanzas de las parroquias y diócesis, o a la Oficina Nacional de Colectas, Fondo Huracán María P. O. Box 96278, Washington DC 20090-6278.

"Su apoyo es un acto de caridad y unidad con nuestros hermanos y hermanas que luchan por recuperarse de esta crisis", señalan desde la USCCB.

De la redacción de Gaudium Press, con información de la USCCB.

 

Loading
Obispos de Estados Unidos llaman a no olvidar a los damnificados por huracán en Puerto Rico

Washington (Martes, 07-11-2017, Gaudium Press) Por medio de una declaración emitida el 2 de noviembre, y firmada por Mons. Frank J. Dewane, Presidente de la Comisión de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), y Mons. Paul D. Etienne, Presidente del Subcomité de Misiones Católicas de la USSC, la Iglesia Católica Estadounidense ha hecho un llamado para que no se olvide a las personas que sufren en Puerto Rico e islas vecinas, afectadas por los huracanes Irma y María.

En la misiva los prelados señalan que desde que ocurrieron los fenómenos naturales, y tras las declaraciones del Presidente de la USCCB, Cardenal Daniel DiNardo, quien convocó para que se respondiese con solidaridad al impacto inicial ocasionado por los huracanes, "ha quedado claro que el pueblo de Puerto Rico enfrenta un nivel de necesidad sin precedentes como resultado de las devastadoras tormentas".

Indican que la isla enfrenta en la actualidad una crisis de salud pública, viéndose afectada la seguridad alimentaria, así como el acceso a la atención médica de los damnificados; siendo estos desafíos "que deben resolverse de manera integral".

UDCCB.jpg
La USCCB, desde las Colectas de Emergencias para Desastres y Alivios de Crisis, ha creado el Fondo Huracán María para ayudar a la recuperacion de la isla / Foto: USCCB.

A esta problemática se suman las pérdidas en infraestructura, entre ellos edificios parroquiales y escuelas que se vieron gravemente afectadas. "Estas necesidades llaman particularmente la consideración si se tiene en cuenta el papel central que desempeñan las parroquias como centros naturales en la prestación de asistencia pastoral frente al impacto de los individuos y familias en tiempos de crisis", recalcan.

En este sentido señalan que "la ayuda y los recursos financieros son necesarios para restablecer los entornos físicos donde la Iglesia sana, por medio de sus ministros, a quienes más necesitan".

Mons. Frank J. Dewane y Mons. Paul D. Etienne, manifiestan también su cercanía con Puerto Rico: "Como pastores compartimos el sufrimiento soportado por nuestros hermanos obispos y la gente que pastorean en Puerto Rico. Estamos preparados, desde la legislación y a través de los fondos de emergencia establecidos tras el huracán María, para apoyar con compasión a nuestros hermanos y hermanas en necesidad extrema".

Asimismo llaman a los católicos y personas de buena voluntad para que no cesen en su ayuda generosa y solidaria: "Pedimos urgentemente a todos los católicos en los Estados Unidos que se unan a todas las personas de buena voluntad para apoyar estas iniciativas cruciales en este momento crítico para el pueblo de Puerto Rico".

El apoyo económico se debe dirigir al Fondo Huracán María que la USCCB ha dispuesto desde las Colectas de Emergencias para Desastres y Alivios de Crisis. Tal recaudo se puede realizar desde las oficinas de finanzas de las parroquias y diócesis, o a la Oficina Nacional de Colectas, Fondo Huracán María P. O. Box 96278, Washington DC 20090-6278.

"Su apoyo es un acto de caridad y unidad con nuestros hermanos y hermanas que luchan por recuperarse de esta crisis", señalan desde la USCCB.

De la redacción de Gaudium Press, con información de la USCCB.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
la "Via pulchritudinis" ayer, hoy y siempre ...
 
Los jóvenes de las Diócesis italianas de Piemonte y Valle d'Aosta, se reunirán en Turín, donde e ...
 
En la homilía hecha durante la misa en la Casa Santa Marta, el martes, pasado, el Papa resaltó que ...
 
La iniciativa tiene lugar todos los años con diversas actividades en las diócesis para sensibiliza ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading