Loading
 
 
 
Loading
 
Preparando la Corona de Adviento
Loading
 
28 de Noviembre de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 28-11-2017, Gaudium Press) El domingo 3 de diciembre inicia para la Iglesia un nuevo año litúrgico y con él, el Adviento. Como símbolo de este tiempo de espera y preparación para la Navidad es costumbre en los templos y, especialmente, en los hogares colocar una corona de adviento, en torno a la cual las familias y comunidades, cada domingo de adviento, se unen en oración.

La corona es un claro ejemplo de la cristianización de la cultura. Su origen data de costumbres precristianas que tenían los germanos, quienes durante el invierno, en tiempo de mayor oscuridad, armaban coronas con ramas verdes y encendías velas como señal de esperanza ante la llegada de la primavera.

Los primeros misioneros tomaron esta costumbre para evangelizar y le dieron un nuevo significado utilizando la corona para el tiempo de Adviento, simbolizando la espera del nacimiento de Jesús, luz de las naciones, luz de las almas, como bien está escrito en el Evangelio de San Juan 8, 12: "Jesús les habló diciendo: ‘Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida'".

Corona de ADVIENTO.jpg
La Corona de Adviento simboliza la espera del nacimiento de Jesús, quien es luz del mundo / Foto: Gaudium Press.

¿Qué elementos componen la Corona de Adviento?

Ramas: por lo general son verdes y de pino o abeto, árboles que durante invierno no pierden sus hojas ni su color, para así significar que Dios no cambia, y también la esperanza.

Forma circular: las ramas se entrelazan en forma circular, ya que el círculo es una figura sin principio ni fin, recordando que Dios es eterno, su amor infinito, y el amor hacia Dios y al prójimo que no debe terminar.

Velas: son cuatro que se encienden cada domingo de Adviento, tres son de color violeta o morado para representar el espíritu de penitencia, sacrificio y vigilia; y una rosada que se enciende el Tercer Domingo de Adviento o Domingo Gaudete, de la alegría; significando el gozo que se experimenta ante la cercanía del nacimiento del Salvador.

También se pueden utilizar cuatro velas rojas y una vela blanca en el centro que se enciende la noche de Navidad simbolizando a Cristo como centro de todo lo que existe. Las velas también invitan a la reflexión sobre la oscuridad que provoca el pecado y de cómo la luz disipa toda tiniebla.

Listón rojo: representa el amor hacia Dios y el amor de Dios que envuelve a todos.

Oración para bendecir la Corona de Adviento

La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo ante tu Hijo, el Señor, que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que yacemos en las tinieblas de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona con ramos del bosque y la ha adornado con luces. Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor, que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de aquel que, por ser la luz del mundo, iluminará todas las oscuridades. Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Con información de Catholic.net y Aciprensa.

 

Loading
Preparando la Corona de Adviento

Redacción (Martes, 28-11-2017, Gaudium Press) El domingo 3 de diciembre inicia para la Iglesia un nuevo año litúrgico y con él, el Adviento. Como símbolo de este tiempo de espera y preparación para la Navidad es costumbre en los templos y, especialmente, en los hogares colocar una corona de adviento, en torno a la cual las familias y comunidades, cada domingo de adviento, se unen en oración.

La corona es un claro ejemplo de la cristianización de la cultura. Su origen data de costumbres precristianas que tenían los germanos, quienes durante el invierno, en tiempo de mayor oscuridad, armaban coronas con ramas verdes y encendías velas como señal de esperanza ante la llegada de la primavera.

Los primeros misioneros tomaron esta costumbre para evangelizar y le dieron un nuevo significado utilizando la corona para el tiempo de Adviento, simbolizando la espera del nacimiento de Jesús, luz de las naciones, luz de las almas, como bien está escrito en el Evangelio de San Juan 8, 12: "Jesús les habló diciendo: ‘Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida'".

Corona de ADVIENTO.jpg
La Corona de Adviento simboliza la espera del nacimiento de Jesús, quien es luz del mundo / Foto: Gaudium Press.

¿Qué elementos componen la Corona de Adviento?

Ramas: por lo general son verdes y de pino o abeto, árboles que durante invierno no pierden sus hojas ni su color, para así significar que Dios no cambia, y también la esperanza.

Forma circular: las ramas se entrelazan en forma circular, ya que el círculo es una figura sin principio ni fin, recordando que Dios es eterno, su amor infinito, y el amor hacia Dios y al prójimo que no debe terminar.

Velas: son cuatro que se encienden cada domingo de Adviento, tres son de color violeta o morado para representar el espíritu de penitencia, sacrificio y vigilia; y una rosada que se enciende el Tercer Domingo de Adviento o Domingo Gaudete, de la alegría; significando el gozo que se experimenta ante la cercanía del nacimiento del Salvador.

También se pueden utilizar cuatro velas rojas y una vela blanca en el centro que se enciende la noche de Navidad simbolizando a Cristo como centro de todo lo que existe. Las velas también invitan a la reflexión sobre la oscuridad que provoca el pecado y de cómo la luz disipa toda tiniebla.

Listón rojo: representa el amor hacia Dios y el amor de Dios que envuelve a todos.

Oración para bendecir la Corona de Adviento

La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo ante tu Hijo, el Señor, que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que yacemos en las tinieblas de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona con ramos del bosque y la ha adornado con luces. Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor, que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de aquel que, por ser la luz del mundo, iluminará todas las oscuridades. Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Con información de Catholic.net y Aciprensa.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/91513-Preparando-la-Corona-de-Adviento. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El acto religioso incluye la presentación de las credenciales ante las autoridades eclesiásticas d ...
 
El templo, que tiene la dignidad de Basílica Menor, destaca su significado espiritual y su dedicaci ...
 
El Domo de la Trinidad representa a la Santísima Trinidad y la Santísima Virgen, acompañados de A ...
 
El Papa Francisco ha aceptado ayer, 7 de diciembre, la renuncia del Cardenal Norberto Rivera Carrera ...
 
‘El amor salva vidas’ es el tema de la marcha que se desarrollará en el 2018 ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading