Loading
 
 
 
Loading
 
Joven religiosa en EEUU dedica ensayo a destacar cómo su hábito de religiosa le ayuda a vivir su vocación
Loading
 
14 de Febrero de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Santa Rosa (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Una joven religiosa de las Hermanas Marianas de Santa Rosa en Santa Rosa, California, Estados Unidos, redactó un ensayo académico sobre su trabajo de elaboración de los hábitos religiosos en su convento. El texto, que describe bellamente la profundidad de esta labor y el sentido que el hábito tiene para ella como un testimonio visible de la fe, fue reproducido por el autor David Clayton en el blog New Liturgical Movement.

HABITO RELIGIOSO GAUDIUM PRESS.jpg
"El hábito religioso todavía es necesario para proclamar silenciosa pero elocuentemente la realidad, presencia y primacía de Dios".
"A través de los siglos, este tipo de vestimenta, es decir, el hábito religioso, ha tomado muchas formas y formas en las diversas comunidades que Dios ha llamado a ser. Durante los últimos sesenta años, el valor, la relevancia y la necesidad del hábito han sido cuestionados. Sin embargo, muchos jóvenes con vocación a la vida religiosa se sienten atraídos por las comunidades que sí lo usan", expresó la religiosa en el texto. "Es mi opinión que en nuestro mundo de hoy, este testimonio visible del hábito religioso todavía es necesario para proclamar silenciosa pero elocuentemente la realidad, presencia y primacía de Dios".

Tras recordar algunos apartes de la historia del uso de hábitos religiosos en la Iglesia y gradual transformación, la religiosa citó documentos como la Exhortación Apostólica Vita Consecrata de San Juan Pablo II o el Decreto Perfectae Caritatis, para recordar el sentido que el hábito tiene para las congregaciones que lo conservan. "La Iglesia reconoce y articula que el hábito es importante. Proporciona el testimonio visible de que Cristo es el primero en nuestras vidas y que un religioso se esfuerza por vivir completamente en esa realidad. Usar el hábito declara exclusivamente que los religiosos no se preocupan por las cosas materiales y confían en Dios para todas las necesidades temporales", afirmó. "La simplicidad y la pobreza de la vida religiosa se manifiestan teniendo solo una cosa que vestir, tanto para el trabajo diario como para las ocasiones más formales. Incluso si el hábito de una comunidad necesita ser modificado por razones prácticas o por el apostolado particular, aún debe ser una clara señal de consagración para todos, incluida la propia religiosa. El hábito es testigo tanto de la realidad de Dios, como de que existimos para vivir y trabajar sólo para Él".

El hábito libera y ayuda

La religiosa recordó cómo observar a las religiosas con hábitos tuvo una influencia positiva en el descubrimiento de su vocación y cómo desde niña jugaba a vestirse de religiosa, relacionando directamente la vestimenta especial de las consagradas con el significado de su entrega a Cristo. "Desde que recibí el hábito de las Hermanas Marianas de Santa Rosa, estoy muy agradecida cada mañana de vestirme con este hábito. El hábito proporciona una libertad que para el mundo parece una restricción", describió. La religiosa expuso las ventajas materiales de no tener que elegir qué ponerse y los beneficios espirituales de esta simplicidad. "Ahora, mi tiempo se usa para embellecer mi alma para la recepción de mi Esposo en la Sagrada Comunión más tarde ese día".

"Mientras me pongo el santo hábito, estoy orando, pidiéndole a Dios la fortaleza para lo que voy a enfrentar ese día y vistiéndome en su gracia. La creatividad no se suprime sino que se redirige lejos de mí para inventar nuevas formas de dar gloria a Dios y mostrarle amor a Él y a los que me rodean", explicó la religiosa. "Mi personalidad, en lugar de ser sofocada por el hábito, se revela aún más claramente a través de mis acciones y palabras porque mi ropa no es una distracción. Usando el hábito, soy libre e incluso espero orar en público y decir "Dios te bendiga" a todos porque soy lo que parezco: totalmente dedicada a Dios". El hábito le facilita llegar a más personas, recibir intenciones de oración y recordar a los transeúntes la existencia de Dios.

Finalmente, el hábito incluye ayudas para comunicar la fe a la propia religiosa que lo viste. "En mi experiencia, el hábito ayuda a recordar y a orar en tiempos de oración formal, así como también cuando hago mis deberes. Los costados de nuestro velo, que nos cubren los hombros, actúan como cegadores ante nuestra visión periférica, dirigiendo nuestro enfoque hacia Dios", comentó. "Nuestro hábito es largo, obligándonos a movernos con cuidado y gracia como la de María. Cuando estoy luchando, o necesito ayuda con algo, encuentro que mi mano se alza para cerrar a Nuestra Señora en mi Medalla Milagrosa. Como hermana profesa, llevo un anillo, que me recuerda que soy la Novia de Cristo antes de cualquier función o deber que tengo en el apostolado. Sé, cada vez que actúo, que actúo no como individuo, sino como representante de Cristo, su Iglesia y nuestra comunidad".

"El hábito religioso es el hermoso signo de la consagración a Dios desde la Iglesia primitiva. Todos los que lo ven se les recuerda que hay un propósito más elevado en esta vida que las preocupaciones de este mundo, que hay alguna razón, a saber, el amor de Dios, para que los religiosos se vistan de esta manera", concluyó la religiosa. "El hábito declara sin palabras que esta persona tiene una fuerte relación y poder de intercesión con Dios. El valor del testimonio del hábito se demuestra por su resurgimiento en la Iglesia y continuará siendo una clara manifestación de Dios para el mundo".

Con información de New Liturgical Movement.

 

Loading
Joven religiosa en EEUU dedica ensayo a destacar cómo su hábito de religiosa le ayuda a vivir su vocación

Santa Rosa (Miércoles, 14-02-2018, Gaudium Press) Una joven religiosa de las Hermanas Marianas de Santa Rosa en Santa Rosa, California, Estados Unidos, redactó un ensayo académico sobre su trabajo de elaboración de los hábitos religiosos en su convento. El texto, que describe bellamente la profundidad de esta labor y el sentido que el hábito tiene para ella como un testimonio visible de la fe, fue reproducido por el autor David Clayton en el blog New Liturgical Movement.

HABITO RELIGIOSO GAUDIUM PRESS.jpg
"El hábito religioso todavía es necesario para proclamar silenciosa pero elocuentemente la realidad, presencia y primacía de Dios".
"A través de los siglos, este tipo de vestimenta, es decir, el hábito religioso, ha tomado muchas formas y formas en las diversas comunidades que Dios ha llamado a ser. Durante los últimos sesenta años, el valor, la relevancia y la necesidad del hábito han sido cuestionados. Sin embargo, muchos jóvenes con vocación a la vida religiosa se sienten atraídos por las comunidades que sí lo usan", expresó la religiosa en el texto. "Es mi opinión que en nuestro mundo de hoy, este testimonio visible del hábito religioso todavía es necesario para proclamar silenciosa pero elocuentemente la realidad, presencia y primacía de Dios".

Tras recordar algunos apartes de la historia del uso de hábitos religiosos en la Iglesia y gradual transformación, la religiosa citó documentos como la Exhortación Apostólica Vita Consecrata de San Juan Pablo II o el Decreto Perfectae Caritatis, para recordar el sentido que el hábito tiene para las congregaciones que lo conservan. "La Iglesia reconoce y articula que el hábito es importante. Proporciona el testimonio visible de que Cristo es el primero en nuestras vidas y que un religioso se esfuerza por vivir completamente en esa realidad. Usar el hábito declara exclusivamente que los religiosos no se preocupan por las cosas materiales y confían en Dios para todas las necesidades temporales", afirmó. "La simplicidad y la pobreza de la vida religiosa se manifiestan teniendo solo una cosa que vestir, tanto para el trabajo diario como para las ocasiones más formales. Incluso si el hábito de una comunidad necesita ser modificado por razones prácticas o por el apostolado particular, aún debe ser una clara señal de consagración para todos, incluida la propia religiosa. El hábito es testigo tanto de la realidad de Dios, como de que existimos para vivir y trabajar sólo para Él".

El hábito libera y ayuda

La religiosa recordó cómo observar a las religiosas con hábitos tuvo una influencia positiva en el descubrimiento de su vocación y cómo desde niña jugaba a vestirse de religiosa, relacionando directamente la vestimenta especial de las consagradas con el significado de su entrega a Cristo. "Desde que recibí el hábito de las Hermanas Marianas de Santa Rosa, estoy muy agradecida cada mañana de vestirme con este hábito. El hábito proporciona una libertad que para el mundo parece una restricción", describió. La religiosa expuso las ventajas materiales de no tener que elegir qué ponerse y los beneficios espirituales de esta simplicidad. "Ahora, mi tiempo se usa para embellecer mi alma para la recepción de mi Esposo en la Sagrada Comunión más tarde ese día".

"Mientras me pongo el santo hábito, estoy orando, pidiéndole a Dios la fortaleza para lo que voy a enfrentar ese día y vistiéndome en su gracia. La creatividad no se suprime sino que se redirige lejos de mí para inventar nuevas formas de dar gloria a Dios y mostrarle amor a Él y a los que me rodean", explicó la religiosa. "Mi personalidad, en lugar de ser sofocada por el hábito, se revela aún más claramente a través de mis acciones y palabras porque mi ropa no es una distracción. Usando el hábito, soy libre e incluso espero orar en público y decir "Dios te bendiga" a todos porque soy lo que parezco: totalmente dedicada a Dios". El hábito le facilita llegar a más personas, recibir intenciones de oración y recordar a los transeúntes la existencia de Dios.

Finalmente, el hábito incluye ayudas para comunicar la fe a la propia religiosa que lo viste. "En mi experiencia, el hábito ayuda a recordar y a orar en tiempos de oración formal, así como también cuando hago mis deberes. Los costados de nuestro velo, que nos cubren los hombros, actúan como cegadores ante nuestra visión periférica, dirigiendo nuestro enfoque hacia Dios", comentó. "Nuestro hábito es largo, obligándonos a movernos con cuidado y gracia como la de María. Cuando estoy luchando, o necesito ayuda con algo, encuentro que mi mano se alza para cerrar a Nuestra Señora en mi Medalla Milagrosa. Como hermana profesa, llevo un anillo, que me recuerda que soy la Novia de Cristo antes de cualquier función o deber que tengo en el apostolado. Sé, cada vez que actúo, que actúo no como individuo, sino como representante de Cristo, su Iglesia y nuestra comunidad".

"El hábito religioso es el hermoso signo de la consagración a Dios desde la Iglesia primitiva. Todos los que lo ven se les recuerda que hay un propósito más elevado en esta vida que las preocupaciones de este mundo, que hay alguna razón, a saber, el amor de Dios, para que los religiosos se vistan de esta manera", concluyó la religiosa. "El hábito declara sin palabras que esta persona tiene una fuerte relación y poder de intercesión con Dios. El valor del testimonio del hábito se demuestra por su resurgimiento en la Iglesia y continuará siendo una clara manifestación de Dios para el mundo".

Con información de New Liturgical Movement.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La construcción del mosaico comenzó en 1912 y la monumental obra consta de 41 y medio millones de ...
 
La fiesta de María Auxiliadora es también celebrada en la Iglesia Universal como Jornada de Oraci ...
 
El número de clérigos en Brasil se ha incrementado a un ritmo superior al del crecimiento poblacio ...
 
La imagen llegó al país el 28 de abril y permanecerá por varios meses. Fray Said León Amaya, dir ...
 
En la víspera del día de la Virgen de Fátima, miles de peregrinos realizaron procesión para acog ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading