Loading
 
 
 
Loading
 
"El Espíritu Santo no puede actuar en nuestra evangelización si el motivo de la misma no es puro": Cantalamessa
Loading
 
22 de Marzo de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Madrid (Jueves, 22-03-2018, Gaudium Press) Un invitado especial tuvo esta semana la jornada organizada por la Cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD) y el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, realizada en Madrid. Se trató del Padre Rainero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia, quien expuso el tema "El Espíritu Santo, alma de misión".

Durante la jornada, que contó con la presencia del Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, el sacerdote recordó que el medio original para la trasmisión de la Palabra es el propio Espíritu Santo: "¿Cuál es el medio natural de transmisión de la Palabra? Es el aliento, el soplo, la voz. Él toma, por así decirlo, la palabra que se forma en el secreto de mi mente, y la lleva hasta vosotros. Los demás medios no hacen más que potenciar este primer medio que es el aliento, la voz (...) La Palabra de Dios sigue esta ley: se transmite por medio del aliento, de un soplo. Y sabemos cuál es este soplo: es el Espíritu Santo".

Explicó que esto es la ley fundamental de todo anuncio y de toda evangelización, ya que "el Espíritu Santo es su verdadero y esencial medio de comunicación; sin el cual no se percibe más que el revestimiento humano del mensaje".

"Las palabras de Dios son espíritu y vida, y por tanto no se pueden transmitir, ni acoger, sino en el Espíritu", agregó Cantalamessa, quien luego remarcó que esta ley fundamental se ve en acción, de manera concreta, en la Historia de la Salvación.

Universidad Eclesiástica San Dámaso.jpg
Foto: Universidad Eclesiástica San Dámaso.

"‘Jesús comenzó a predicar impulsado por el Espíritu Santo', dice Lucas. El mismo Jesús declaró ‘el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a llevar la buena nueva a los pobres'", complementó el sacerdote.

A lo que sumó recordando que el Espíritu Santo, venido sobre los apóstoles, es quien se ha trasformado en ellos "en un impulso irresistible para evangelizar"; y que por esta razón San Pablo llega a afirmar que "sin el Espíritu Santo es imposible proclamar que Jesús es el Señor".

El Predicador de la Casa Pontificia también se refirió a dos elementos que son necesarios para evangelizar y para el ministerio pastoral: la oración y la rectitud de intención.

Sobre el primero dijo que el propio anunciador, tras la oración puede llegar a experimentar "una autoridad que no viene de él". Sobre lo cual recordó unas palabras que decía un escritor hebreo, del tiempo de San Pablo: "el verdadero profeta cuando habla se calla, porque ya no es él quien habla".

En cuanto al segundo elemento, la rectitud de intención, el Padre Cantalamessa, dijo: "El hombre ve lo externo, pero Dios escudriña las intenciones del corazón. Una acción vale para Dios, lo que vale la intención con que se hace".

También señaló que "el Espíritu Santo no puede actuar en nuestra evangelización si el motivo de la misma no es puro. No puede hacerse cómplice de la mentira, no puede venir a potenciar nuestra vanidad".

Luego puntualizó con una reflexión: "Entonces debemos preguntarnos: ¿Por qué queremos evangelizar? ¿Por qué queremos dedicar este inicio de milenio a una evangelización mundial? (...) El por qué se predica es casi tan importante como el qué se predica".

Con información de Universidad Eclesiástica San Dámaso.

 

Loading
"El Espíritu Santo no puede actuar en nuestra evangelización si el motivo de la misma no es puro": Cantalamessa

Madrid (Jueves, 22-03-2018, Gaudium Press) Un invitado especial tuvo esta semana la jornada organizada por la Cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD) y el Instituto Superior de Ciencias Religiosas, realizada en Madrid. Se trató del Padre Rainero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia, quien expuso el tema "El Espíritu Santo, alma de misión".

Durante la jornada, que contó con la presencia del Cardenal Carlos Osoro, Arzobispo de Madrid, el sacerdote recordó que el medio original para la trasmisión de la Palabra es el propio Espíritu Santo: "¿Cuál es el medio natural de transmisión de la Palabra? Es el aliento, el soplo, la voz. Él toma, por así decirlo, la palabra que se forma en el secreto de mi mente, y la lleva hasta vosotros. Los demás medios no hacen más que potenciar este primer medio que es el aliento, la voz (...) La Palabra de Dios sigue esta ley: se transmite por medio del aliento, de un soplo. Y sabemos cuál es este soplo: es el Espíritu Santo".

Explicó que esto es la ley fundamental de todo anuncio y de toda evangelización, ya que "el Espíritu Santo es su verdadero y esencial medio de comunicación; sin el cual no se percibe más que el revestimiento humano del mensaje".

"Las palabras de Dios son espíritu y vida, y por tanto no se pueden transmitir, ni acoger, sino en el Espíritu", agregó Cantalamessa, quien luego remarcó que esta ley fundamental se ve en acción, de manera concreta, en la Historia de la Salvación.

Universidad Eclesiástica San Dámaso.jpg
Foto: Universidad Eclesiástica San Dámaso.

"‘Jesús comenzó a predicar impulsado por el Espíritu Santo', dice Lucas. El mismo Jesús declaró ‘el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a llevar la buena nueva a los pobres'", complementó el sacerdote.

A lo que sumó recordando que el Espíritu Santo, venido sobre los apóstoles, es quien se ha trasformado en ellos "en un impulso irresistible para evangelizar"; y que por esta razón San Pablo llega a afirmar que "sin el Espíritu Santo es imposible proclamar que Jesús es el Señor".

El Predicador de la Casa Pontificia también se refirió a dos elementos que son necesarios para evangelizar y para el ministerio pastoral: la oración y la rectitud de intención.

Sobre el primero dijo que el propio anunciador, tras la oración puede llegar a experimentar "una autoridad que no viene de él". Sobre lo cual recordó unas palabras que decía un escritor hebreo, del tiempo de San Pablo: "el verdadero profeta cuando habla se calla, porque ya no es él quien habla".

En cuanto al segundo elemento, la rectitud de intención, el Padre Cantalamessa, dijo: "El hombre ve lo externo, pero Dios escudriña las intenciones del corazón. Una acción vale para Dios, lo que vale la intención con que se hace".

También señaló que "el Espíritu Santo no puede actuar en nuestra evangelización si el motivo de la misma no es puro. No puede hacerse cómplice de la mentira, no puede venir a potenciar nuestra vanidad".

Luego puntualizó con una reflexión: "Entonces debemos preguntarnos: ¿Por qué queremos evangelizar? ¿Por qué queremos dedicar este inicio de milenio a una evangelización mundial? (...) El por qué se predica es casi tan importante como el qué se predica".

Con información de Universidad Eclesiástica San Dámaso.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La cuenta oficial de la asociación privada de fieles fue suspendida durante 3 meses para transmisio ...
 
La plataforma comparte contenido de alta calidad de diversas publicaciones en Internet para ayudar a ...
 
La asociación cultural Hispania Nostra realiza un censo de las campanas volteadas a mano y promuev ...
 
La jornada será el 27 de mayo, solemnidad de la Santísima Trinidad. Está dedicada a aquellos homb ...
 
Durante la 56ª Asamblea General de la Conferencia Nacional de Obispos del Brasil (CNBB), la memoria ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading