Loading
 
 
 
Loading
 
Denuncian presiones contra la asignatura de Religión en Cataluña, País Vasco y Valencia
Loading
 
9 de Abril de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Madrid (Martes, 09-04-2019, Gaudium Press) La asignatura de Religión sigue siendo en España un terreno en disputa. De acuerdo a un balance nacional publicado por la revista Alfa y Omega, seis de diez cada alumnos elige cursar Religión, pero para hacerlo deben sortear todo tipo de obstáculos que van desde la eliminación total de la asignatura hasta el recorte de horarios y dificultades a la hora de inscribirla. La existencia y extensión de la clase es objeto de varios litigios ante las autoridades judiciales, mientras que los desafíos continúan especialmente en Cataluña, País Vasco y Valencia.

EDUCACION CATOLICA ESPAÑA GAUDIUM PRESS.jpg
La Iglesia reclama el derecho de los padres de familia a determinar los contenidos de la educación de sus hijos.
"Todas las escuelas tienen el deber de ofrecer la clase de Religión y Moral Católica para que, libremente, quienes lo deseen, la puedan elegir", comentó Mons. Jaume Pujol, Arzobispo de Tarragona, España, en una Carta Pastoral sobre la materia. "Tienen el derecho a escogerla y vuestros hijos os lo agradecerán porque en nada les perjudica y, en cambio los beneficia mucho". Sin embargo los obstáculos hacen que sea Cataluña la comunidad con el porcentaje de alumnos más bajo en asignatura de Religión (41.2 por ciento), seguido de País Vasco (44.8%), Navarra (52.3%) y valencia (55.9%). Los profesores de Religión catalanes denuncian que el interés de las autoridades es el de reemplazar la asignatura de Religión por una clase de Cultura Religiosa, de carácter aconfesional.

Esta opción ha sido expresada por el Consejero de Educación Josep Bargalló, quien afirmó que algunas escuelas ya incluyen la opción de esa asignatura. El Cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona, solicitó un clima de diálogo en el cual pueda defenderse el derecho y el deber de los padres a definir los contenidos de la educación de sus hijos: "Las convicciones religiosas y morales de los padres deben respetarse", indicó el purpurado en una entrevista a COPE.

A pesar de este derecho, 700 centros educativos en Cataluña no imparten la asignatura de Religión. Algunas instituciones educativas disuaden a los padres para elegir otras opciones, mientras que otras informan de forma directa a los padres que no desean impartir la asignatura. El director del Secretariado Diocesano de Educación Católica, Raül Adames, recordó que "es importante no impedir el derecho de las familias a escoger una asignatura confesional católica" y afirmó que la asignatura de Religión no es una fuente de división sino, al contrario, una oportunidad para la armonía social. "Conocer la tradición de nuestro país y de Europa, que nos ha vertebrado como pueblo desarrollado y democrático es un factor de cohesión social. Las raíces de esa tradición son raíces cristianas", expuso. "Nuestros alumnos, para entender muchas áreas de conocimiento como el arte, la historia o la literatura, deberían conocer esta tradición y sus raíces. Por tanto, a mi parecer, el analfabetismo religioso es perjudicial en todos los aspectos, tanto para creyentes católicos como para los demás".

La situación en otras comunidades también se ha deteriorado. En País Vasco algunos centros educativos no cumplen con las horas establecidas para la asignatura de Religión no la de Valores Cívicos, transformándolos en horarios de clases de refuerzo de otras materias. Tres de cada diez escuelas no imparte la asignatura por completo y cerca de la mitad de estos 140 centros se encuentran en la provincia de Guipúzcoa. Las presiones sutiles a los padres de familia incluyen advertencias de que sus hijos serían los únicos en el aula en tomar la clase de Religión y que por este motivo serían señalados por sus compañeros. En Valencia se registra un desmejoramiento de las condiciones de los maestros, quienes enfrentan un recorte en el tiempo asignado a la clase y una nueva exigencia oficial de "titulación en valenciano" como requisito para impartir la asignatura. Además, a los maestros de Religión se les impide ejercer como tutores, lo que les dificulta completar el número de horas de trabajo tras los recortes introducidos por las autoridades.

Con información de Alfa y Omega.

 

Loading
Denuncian presiones contra la asignatura de Religión en Cataluña, País Vasco y Valencia

Madrid (Martes, 09-04-2019, Gaudium Press) La asignatura de Religión sigue siendo en España un terreno en disputa. De acuerdo a un balance nacional publicado por la revista Alfa y Omega, seis de diez cada alumnos elige cursar Religión, pero para hacerlo deben sortear todo tipo de obstáculos que van desde la eliminación total de la asignatura hasta el recorte de horarios y dificultades a la hora de inscribirla. La existencia y extensión de la clase es objeto de varios litigios ante las autoridades judiciales, mientras que los desafíos continúan especialmente en Cataluña, País Vasco y Valencia.

EDUCACION CATOLICA ESPAÑA GAUDIUM PRESS.jpg
La Iglesia reclama el derecho de los padres de familia a determinar los contenidos de la educación de sus hijos.
"Todas las escuelas tienen el deber de ofrecer la clase de Religión y Moral Católica para que, libremente, quienes lo deseen, la puedan elegir", comentó Mons. Jaume Pujol, Arzobispo de Tarragona, España, en una Carta Pastoral sobre la materia. "Tienen el derecho a escogerla y vuestros hijos os lo agradecerán porque en nada les perjudica y, en cambio los beneficia mucho". Sin embargo los obstáculos hacen que sea Cataluña la comunidad con el porcentaje de alumnos más bajo en asignatura de Religión (41.2 por ciento), seguido de País Vasco (44.8%), Navarra (52.3%) y valencia (55.9%). Los profesores de Religión catalanes denuncian que el interés de las autoridades es el de reemplazar la asignatura de Religión por una clase de Cultura Religiosa, de carácter aconfesional.

Esta opción ha sido expresada por el Consejero de Educación Josep Bargalló, quien afirmó que algunas escuelas ya incluyen la opción de esa asignatura. El Cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona, solicitó un clima de diálogo en el cual pueda defenderse el derecho y el deber de los padres a definir los contenidos de la educación de sus hijos: "Las convicciones religiosas y morales de los padres deben respetarse", indicó el purpurado en una entrevista a COPE.

A pesar de este derecho, 700 centros educativos en Cataluña no imparten la asignatura de Religión. Algunas instituciones educativas disuaden a los padres para elegir otras opciones, mientras que otras informan de forma directa a los padres que no desean impartir la asignatura. El director del Secretariado Diocesano de Educación Católica, Raül Adames, recordó que "es importante no impedir el derecho de las familias a escoger una asignatura confesional católica" y afirmó que la asignatura de Religión no es una fuente de división sino, al contrario, una oportunidad para la armonía social. "Conocer la tradición de nuestro país y de Europa, que nos ha vertebrado como pueblo desarrollado y democrático es un factor de cohesión social. Las raíces de esa tradición son raíces cristianas", expuso. "Nuestros alumnos, para entender muchas áreas de conocimiento como el arte, la historia o la literatura, deberían conocer esta tradición y sus raíces. Por tanto, a mi parecer, el analfabetismo religioso es perjudicial en todos los aspectos, tanto para creyentes católicos como para los demás".

La situación en otras comunidades también se ha deteriorado. En País Vasco algunos centros educativos no cumplen con las horas establecidas para la asignatura de Religión no la de Valores Cívicos, transformándolos en horarios de clases de refuerzo de otras materias. Tres de cada diez escuelas no imparte la asignatura por completo y cerca de la mitad de estos 140 centros se encuentran en la provincia de Guipúzcoa. Las presiones sutiles a los padres de familia incluyen advertencias de que sus hijos serían los únicos en el aula en tomar la clase de Religión y que por este motivo serían señalados por sus compañeros. En Valencia se registra un desmejoramiento de las condiciones de los maestros, quienes enfrentan un recorte en el tiempo asignado a la clase y una nueva exigencia oficial de "titulación en valenciano" como requisito para impartir la asignatura. Además, a los maestros de Religión se les impide ejercer como tutores, lo que les dificulta completar el número de horas de trabajo tras los recortes introducidos por las autoridades.

Con información de Alfa y Omega.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Bucólica y pastoril, mansa y tranquila era la vida de los pastorcitos de Fátima en su querida coma ...
 
"María y la mujer en la fe y la vida de la Iglesia que peregrina en Madrid" fue el título de la co ...
 
La decisión genera inquietud en una época de aumento de vulneraciones a esta libertad por parte de ...
 
El establecimiento parroquial se surte con los donativos de los fieles locales y poco a poco consigu ...
 
Un viaggio che per metterà al Pontefice di incontrare il patriarca e di celebrare la Liturgia con l ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading