Loading
 
 
 
Loading
 
Cuaresma – Domingo de Ramos: lecciones a sacar
Loading
 
15 de Abril de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 15-04-2019, Gaudium Press) El Domingo de Ramos es la conmemoración litúrgica que recuerda la entrada de Jesús en la ciudad de Jerusalén donde El iría a celebrar la Pascua judía con sus discípulos.

Él es el portal de entrada de la Semana Santa. Es en el Domingo de Ramos que se inicia la Semana de la Pasión. Es el día en que la Iglesia recuerda la historia y la cronología de esos acontecimientos para de ellos sacar una lección.

5.png

Ya desde la entrada de la ciudad, los hijos de los hebreos portaban ramos de olivos y alegres aclamaban con ellos, extendían mantos en el suelo para que Jesús pasase sobre ellos. ¡Jesús entró a la ciudad como Rey!

Hasta parece que era un deseo de Él que fuese así, pues, la escena en la que todo transcurre reproduce la profecía de Zacarías: el rey de los judíos vendrá. Exulta de alegría, hija de Sión, suelta gritos de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí que viene a ti tu rey, justo y victorioso; él es simple y viene montado en un asno, sobre la cría de un asna. (Zc 9,9)

Aunque Jesús montase un simple asno, el cortejo caminaba, alegre y digno. En la expectativa de estar allí el Mesías prometido, Jerusalén se transformó, era una ciudad en clima de fiesta.

Y Él era aplaudido, aclamado por el pueblo: "Hosanna al Hijo de David: bendito sea el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel; hosanna en las alturas". Esto sucedió algunos días antes de que Jesús fuese condenado a muerte, cuando los ecos de los gritos de "hosanna" ya se mezclaban al clamor de insultos, amenazas y blasfemias que lo llevarían a su Pasión redentora.

¿Qué tipo de Mesías querían aquellos judíos?

De la entrada festiva como rey en Jerusalén hasta el ritual de sangre de la flagelación, de la coronación de espinas y de la inscripción en la cruz (Jesús de Nazaret, rey de los judíos), somos llevados a preguntar: ¿Qué tipo de rey aquel pueblo quería? ¿Y qué tipo de rey era Jesús?

Nuestro Señor era aclamado por el mismo pueblo que lo había visto alimentar multitudes. Era aplaudido por aquellos que lo vieron curar ciegos y lisiados y, además hace poco, habían presenciado la resurrección de Lázaro.

Impresionada con todo eso aquella gente tenía la certeza de que éste era el Mesías anunciado por los Profetas. Pero, aquel pueblo era superficial y mundano, juzgaba que Jesús fuese un Mesías político, un libertador social que fuese arrancar a Israel de las garras de Roma y devolver el apogeo de los tiempos de Salomón.

Y en eso estaban equivocados, equivocados: ¡Él no era un Rey de este mundo!

Sus corazones apreciaban a Jesús de modo incompleto

La entrada de Jesús en Jerusalén fue una introducción a los dolores y humillaciones que luego El sufriría abundantemente: la misma multitud que lo homenajeó movida por sus milagros, le dio la espalda y pidió su muerte.

En el Domingo de Ramos queda patente como el pueblo apreciaba a Jesús de un modo incompleto.

Es verdad que Lo aclamaron, sin embargo, Él merecía aclamaciones inconmensurablemente superiores. ¡Merecía una adoración amorosa, muy diferente de la que le fue dada!

Mientras, tanto lleno de humildad, allá iba Nuestro Señor Jesucristo sentado en un burrico, avanzando en medio de la multitud ruidosa, impulsando a todos al amor de Dios.

Solo una persona lo entendió en aquella hora

En general, las pinturas y grabados presentan a Nuestro Señor mirando pesaroso y casi severo a la multitud. Para Él, el interior de las almas no ofrecía secreto. Él percibía la insuficiencia y la precariedad de aquella ovación.

Apenas una persona percibía lo que estaba sucediendo con Jesús y sufría con Él.

Y esa persona ofrecía su dolor de alma como reparación de su amor purísimo a Nuestro Señor: era Nuestra Señora.

¡Pero... que requinte de gloria para Nuestro Señor!

Era la mayor porque Nuestra Señora vale incomparablemente más que toda la Creación.

En aquellas circunstancias, María representaba a todas las almas piadosas que, meditando la Pasión de nuestro Salvador, habrían de tener compasión y pena de Él.

Almas que lamentarían no haber vivido en aquel tiempo para poder, entonces, haber tomado posición al lado de Jesús.

¿Domingo de Ramos en mi vida?

Existe un defecto que disminuye la eficacia de las meditaciones que hacemos.

Este defecto consiste en meditar los hechos de la vida de Nuestro Señor y no aplicarlos a lo que sucede en nosotros o en torno de nosotros.

Así, por ejemplo, a nosotros espanta la volubilidad e ingratitud de los judíos que asistieron la entrada de Jesús en Jerusalén.

Nosotros los censuramos porque proclamaron con la más solemne recepción el reconocimiento del honor que se debería tener al Divino Salvador y, poco después, Lo crucificaron con un odio tal que a muchos llega a parecer inexplicable.

¡Esa ingratitud, esa versatilidad en los cambios de opinión y actitudes no existieron apenas en los hombres de los tiempos de Nuestro Señor!

La actitud de las personas contemporáneas de Jesús, festejando su entrada en Jerusalén y después abandonándolo a la merced de sus atormentadores, se asemeja a muchas actitudes que tomamos.

Muchas veces alabamos a Cristo y nos llenamos de buenas intenciones para seguir sus enseñanzas, sin embargo, al primer obstáculo, nos dejamos llevar por el desánimo, o por el egoísmo, o por la falta de solidaridad y, una vez más, por ese desamor, alimentamos el sufrimiento de Jesús.

¿Todavía hoy, en el corazón de cuantos fieles, tiene Nuestro Señor que soportar esas alternativas, esos cambios que balancean entre adoraciones y vituperación, entre virtud y pecado?

Y estas actitudes contradictorias y defectivas no se pasan apenas en el interior del alma de cada hombre, de modo discreto, en el fondo de las conciencias:

¿En cuántos países esas alternaciones se pasan y Nuestro Señor ha sido sucesivamente glorificado y ultrajado, en cortos intervalos espacios de tiempo?

Es pura pérdida de tiempo horrorizarnos exclusivamente con la perfidia, fraude y traición de aquellos que estaban presentes en la entrada de Jesús en Jerusalén.

Para nuestra salvación será útil reflejarnos también en nuestros fraudes y defectos.

Con los ojos puestos en la bondad de Dios, podremos conseguir la enmienda y el perdón para nuestras propias perfidias. Existe una gran analogía entre la actitud de aquellos que crucificaron al Redentor y nuestra situación cuando caímos en pecado mortal.

¿No es verdad que, muchas veces, después de haber glorificado a Nuestro Señor ardientemente, caímos en pecado y lo crucificamos en nuestro corazón?

El pecado es un ultraje hecho a Dios. Quien pida expulsar a Dios de su corazón, rompe las relaciones filiales entre criatura y Creador, repudia su gracia.

Y es cierto que Nuestro Señor es muy ultrajado en nuestros días.

No por el brillo de nuestras virtudes, sino por la sinceridad de nuestra humildad nosotros podremos tener actitudes de aquellas almas que reparan, junto al trono de Dios, los ultrajes que a cada hora son practicados contra Él.

Y, las lecciones del Domingo de Ramos nos invitan a eso. (JSG)

Por João Sérgio Guimarães
........................................................
Fuentes:

-Dom Eurico dos Santos Veloso - O significado do Domingo de Ramos - CNBB -29 de Março de 2010
-Felipe Aquino - O significado do Domingo de Ramos - Vida Eclesial - 30/03/2007D.
-Javier Echevarría - Domingo de Ramos: Jesus entra em Jerusalém
-Plinio Corrêa de Oliveira - extractos

 

 

Loading
Cuaresma – Domingo de Ramos: lecciones a sacar

Redacción (Lunes, 15-04-2019, Gaudium Press) El Domingo de Ramos es la conmemoración litúrgica que recuerda la entrada de Jesús en la ciudad de Jerusalén donde El iría a celebrar la Pascua judía con sus discípulos.

Él es el portal de entrada de la Semana Santa. Es en el Domingo de Ramos que se inicia la Semana de la Pasión. Es el día en que la Iglesia recuerda la historia y la cronología de esos acontecimientos para de ellos sacar una lección.

5.png

Ya desde la entrada de la ciudad, los hijos de los hebreos portaban ramos de olivos y alegres aclamaban con ellos, extendían mantos en el suelo para que Jesús pasase sobre ellos. ¡Jesús entró a la ciudad como Rey!

Hasta parece que era un deseo de Él que fuese así, pues, la escena en la que todo transcurre reproduce la profecía de Zacarías: el rey de los judíos vendrá. Exulta de alegría, hija de Sión, suelta gritos de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí que viene a ti tu rey, justo y victorioso; él es simple y viene montado en un asno, sobre la cría de un asna. (Zc 9,9)

Aunque Jesús montase un simple asno, el cortejo caminaba, alegre y digno. En la expectativa de estar allí el Mesías prometido, Jerusalén se transformó, era una ciudad en clima de fiesta.

Y Él era aplaudido, aclamado por el pueblo: "Hosanna al Hijo de David: bendito sea el que viene en nombre del Señor, el Rey de Israel; hosanna en las alturas". Esto sucedió algunos días antes de que Jesús fuese condenado a muerte, cuando los ecos de los gritos de "hosanna" ya se mezclaban al clamor de insultos, amenazas y blasfemias que lo llevarían a su Pasión redentora.

¿Qué tipo de Mesías querían aquellos judíos?

De la entrada festiva como rey en Jerusalén hasta el ritual de sangre de la flagelación, de la coronación de espinas y de la inscripción en la cruz (Jesús de Nazaret, rey de los judíos), somos llevados a preguntar: ¿Qué tipo de rey aquel pueblo quería? ¿Y qué tipo de rey era Jesús?

Nuestro Señor era aclamado por el mismo pueblo que lo había visto alimentar multitudes. Era aplaudido por aquellos que lo vieron curar ciegos y lisiados y, además hace poco, habían presenciado la resurrección de Lázaro.

Impresionada con todo eso aquella gente tenía la certeza de que éste era el Mesías anunciado por los Profetas. Pero, aquel pueblo era superficial y mundano, juzgaba que Jesús fuese un Mesías político, un libertador social que fuese arrancar a Israel de las garras de Roma y devolver el apogeo de los tiempos de Salomón.

Y en eso estaban equivocados, equivocados: ¡Él no era un Rey de este mundo!

Sus corazones apreciaban a Jesús de modo incompleto

La entrada de Jesús en Jerusalén fue una introducción a los dolores y humillaciones que luego El sufriría abundantemente: la misma multitud que lo homenajeó movida por sus milagros, le dio la espalda y pidió su muerte.

En el Domingo de Ramos queda patente como el pueblo apreciaba a Jesús de un modo incompleto.

Es verdad que Lo aclamaron, sin embargo, Él merecía aclamaciones inconmensurablemente superiores. ¡Merecía una adoración amorosa, muy diferente de la que le fue dada!

Mientras, tanto lleno de humildad, allá iba Nuestro Señor Jesucristo sentado en un burrico, avanzando en medio de la multitud ruidosa, impulsando a todos al amor de Dios.

Solo una persona lo entendió en aquella hora

En general, las pinturas y grabados presentan a Nuestro Señor mirando pesaroso y casi severo a la multitud. Para Él, el interior de las almas no ofrecía secreto. Él percibía la insuficiencia y la precariedad de aquella ovación.

Apenas una persona percibía lo que estaba sucediendo con Jesús y sufría con Él.

Y esa persona ofrecía su dolor de alma como reparación de su amor purísimo a Nuestro Señor: era Nuestra Señora.

¡Pero... que requinte de gloria para Nuestro Señor!

Era la mayor porque Nuestra Señora vale incomparablemente más que toda la Creación.

En aquellas circunstancias, María representaba a todas las almas piadosas que, meditando la Pasión de nuestro Salvador, habrían de tener compasión y pena de Él.

Almas que lamentarían no haber vivido en aquel tiempo para poder, entonces, haber tomado posición al lado de Jesús.

¿Domingo de Ramos en mi vida?

Existe un defecto que disminuye la eficacia de las meditaciones que hacemos.

Este defecto consiste en meditar los hechos de la vida de Nuestro Señor y no aplicarlos a lo que sucede en nosotros o en torno de nosotros.

Así, por ejemplo, a nosotros espanta la volubilidad e ingratitud de los judíos que asistieron la entrada de Jesús en Jerusalén.

Nosotros los censuramos porque proclamaron con la más solemne recepción el reconocimiento del honor que se debería tener al Divino Salvador y, poco después, Lo crucificaron con un odio tal que a muchos llega a parecer inexplicable.

¡Esa ingratitud, esa versatilidad en los cambios de opinión y actitudes no existieron apenas en los hombres de los tiempos de Nuestro Señor!

La actitud de las personas contemporáneas de Jesús, festejando su entrada en Jerusalén y después abandonándolo a la merced de sus atormentadores, se asemeja a muchas actitudes que tomamos.

Muchas veces alabamos a Cristo y nos llenamos de buenas intenciones para seguir sus enseñanzas, sin embargo, al primer obstáculo, nos dejamos llevar por el desánimo, o por el egoísmo, o por la falta de solidaridad y, una vez más, por ese desamor, alimentamos el sufrimiento de Jesús.

¿Todavía hoy, en el corazón de cuantos fieles, tiene Nuestro Señor que soportar esas alternativas, esos cambios que balancean entre adoraciones y vituperación, entre virtud y pecado?

Y estas actitudes contradictorias y defectivas no se pasan apenas en el interior del alma de cada hombre, de modo discreto, en el fondo de las conciencias:

¿En cuántos países esas alternaciones se pasan y Nuestro Señor ha sido sucesivamente glorificado y ultrajado, en cortos intervalos espacios de tiempo?

Es pura pérdida de tiempo horrorizarnos exclusivamente con la perfidia, fraude y traición de aquellos que estaban presentes en la entrada de Jesús en Jerusalén.

Para nuestra salvación será útil reflejarnos también en nuestros fraudes y defectos.

Con los ojos puestos en la bondad de Dios, podremos conseguir la enmienda y el perdón para nuestras propias perfidias. Existe una gran analogía entre la actitud de aquellos que crucificaron al Redentor y nuestra situación cuando caímos en pecado mortal.

¿No es verdad que, muchas veces, después de haber glorificado a Nuestro Señor ardientemente, caímos en pecado y lo crucificamos en nuestro corazón?

El pecado es un ultraje hecho a Dios. Quien pida expulsar a Dios de su corazón, rompe las relaciones filiales entre criatura y Creador, repudia su gracia.

Y es cierto que Nuestro Señor es muy ultrajado en nuestros días.

No por el brillo de nuestras virtudes, sino por la sinceridad de nuestra humildad nosotros podremos tener actitudes de aquellas almas que reparan, junto al trono de Dios, los ultrajes que a cada hora son practicados contra Él.

Y, las lecciones del Domingo de Ramos nos invitan a eso. (JSG)

Por João Sérgio Guimarães
........................................................
Fuentes:

-Dom Eurico dos Santos Veloso - O significado do Domingo de Ramos - CNBB -29 de Março de 2010
-Felipe Aquino - O significado do Domingo de Ramos - Vida Eclesial - 30/03/2007D.
-Javier Echevarría - Domingo de Ramos: Jesus entra em Jerusalém
-Plinio Corrêa de Oliveira - extractos

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/102542-Cuaresma--ndash--Domingo-de-Ramos--lecciones-a-sacar. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Más de 200 muertos y 400 heridos es el saldo de la más reciente expresión de violencia anticristi ...
 
Los 120 Mártires canonizados por San Juan Pablo II son el nuevo objetivo de la lucha del régimen c ...
 
Los nuevos miembros de la Iglesia deben asociarse a la misión evangelizadora de la Iglesia. ...
 
Ayer, en la Misa de la Resurrección del Señor, el Pontífice se dirigió a los feligreses que ocup ...
 
Los 294 catecúmenos estaban así distribuidos: 154 son de la capital Phnom Penh, 80 son de la ciuda ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading