Loading
 
 
 
Loading
 
Arzobispo de Los Ángeles afirma que las familias son testimonios radicales de esperanza para el mundo de hoy
Loading
 
20 de Junio de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Los Ángeles (Jueves, 20-06-2019, Gaudium Press) Mons. José Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, Estados Unidos, fue el encargado de ofrecer la conferencia principal del Congreso Anual de Liturgia en el Instituto McGrath para la Vida Eclesial de la Universidad de Notre Dame. El prelado dedicó su intervención al estado pastoral de la familia y alertó sobre la gravedad del descenso en el número de hijos en las familias, no sólo en un sentido demográfico, sino como expresión de una crisis de esperanza.

FAMILIA GAUDIUM PRESS.jpg
"No se trata solo de dar a luz a los niños. Se trata de la esperanza", expuso Mons. Gómez. Foto: Dimitri Conejo Sanz.
"Usualmente, cuando hablamos del estado de la familia, hablamos de un grupo de asuntos - la contracepción y el aborto, las tasas de divorcio, los nacimientos fuera del matrimonio (...)", comentó Mons. Gómez. "Comprender todos estos temas es importante, ellos representan una verdadera crisis de la familia en nuestro tiempo. Pero a mi mente, este tema en particular, la profunda incertidumbre de nuestra cultura sobre los niños, nos habla mucho más sobre el estado de la familia hoy".

El Arzobispo lamentó que numerosas personas se cuestionan si es ético traer nuevos hijos a este mundo por una variedad de motivos que van desde el impacto ecológico de la acción humana en el planeta hasta las guerras, calamidades y sufrimientos que muchas personas enfrentan en diversas regiones. "Y la verdad es esta: por las razones que sean, las personas han dejado de tener hijos", lamentó el prelado. La situación afecta "no sólo en este país, sino en naciones a lo largo de Occidente".

"Nuestra sociedad ha rechazado lo que 20 siglos de civilización cristiana han considerado una verdad básica de la naturaleza: que la mayoría de hombres y mujeres encontrarán el sentido de su vida al formar matrimonios amorosos, trabajar juntos, compartir sus vidas y criar hijos", indicó el prelado. Por el contrario, el matrimonio, la familia y los hijos han pasado a ser una opción más que cada persona decide. "La pregunta es para nosotros ahora: ¿Cómo vamos a vivir como cristianos en esta cultura y cómo vamos a criar a nuestros hijos y evangelizar esta cultura?"

Testimonio de la Esperanza

Desde su experiencia en la Arquidiócesis de Los Ángeles, Mons. Gómez describió la importancia de contar con una Oficina para el Matrimonio y la Vida Familiar y la presencia de movimientos y comunidades dedicadas al fortalecimiento de las familias, pero aconsejó sobre todo llevar estas acciones al nivel parroquial, que es el lugar donde las familias viven y practican su fe cotidianamente, y continuar formando las pequeñas comunidades de fe. "Cuando casamos a una pareja o bautizamos un niño, necesitamos ver esto como el comienzo de una relación. Necesitamos encontrar formas de alimentar esa relación, de apoyar a ese niño y esa pareja, ayudarlos a crecer en su amor a Jesús y su compromiso de vivir el Evangelio en sus familias", comentó.

"Necesitamos redescubrir la 'novedad' radical del mensaje cristiano sobre la familia", exhortó Mons. Gómez. "Cuando San Pablo dijo 'Esposos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella', él estaba anunciando una revolución en el pensamiento humano y en la sociedad". La visión del matrimonio como un amor permanente, una vocación dada por Dios y un camino a la santidad y al salvación constituyó una notable novedad. Pero no fue sólo la predicación la que expresó este cambio, sino el testimonio de los creyentes, que comenzaron a vivir sus matrimonios como sacramento.

"Las primeras familias cristianas cambiaron el mundo simplemente viviendo las enseñanzas de Jesús y de su Iglesia", indicó el Arzobispo. "Y, amigos míos, podemos cambiar el mundo de nuevo siguiendo el mismo camino". El prelado recomendó "recuperar la narrativa cristiana, la visión cristiana de la vida y la felicidad humana", después de que la sociedad permitió a la tecnología y la economía dar forma a las prioridades actuales. "Como cristianos, somos los guardianes de la verdad real sobre la vida humana y el destino humano, la increíble realidad de que todos somos hechos por un Dios que nos ama como Padre y nos llama a vivir como una familia".

Finalmente, el prelado indicó que no se trata simplemente de lograr un cambio material, sino de transmitir un mensaje, una buena noticia. "No se trata solo de dar a luz a los niños. Se trata de la esperanza. Se trata de vivir con confianza en la Providencia de Dios, sabiendo que él nos ama y nunca nos abandonará, sin importar lo que pueda traer este mundo", afirmó Mons. Gómez. "Por el amor en nuestros hogares, por los sacrificios que hacemos y el amor que tenemos en nuestros corazones y transmitimos a nuestros hijos, somos llamados a testificar de este Dios que es nuestro Creador y Padre. Este Dios, que tiene todo este mundo, y cada uno de nosotros, en sus manos amorosas. Este es el plan de nuestro Padre para su familia y para cada familia. Y esta es la misión de su Iglesia".

Con información de Angelus News.

 

Loading
Arzobispo de Los Ángeles afirma que las familias son testimonios radicales de esperanza para el mundo de hoy

Los Ángeles (Jueves, 20-06-2019, Gaudium Press) Mons. José Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, Estados Unidos, fue el encargado de ofrecer la conferencia principal del Congreso Anual de Liturgia en el Instituto McGrath para la Vida Eclesial de la Universidad de Notre Dame. El prelado dedicó su intervención al estado pastoral de la familia y alertó sobre la gravedad del descenso en el número de hijos en las familias, no sólo en un sentido demográfico, sino como expresión de una crisis de esperanza.

FAMILIA GAUDIUM PRESS.jpg
"No se trata solo de dar a luz a los niños. Se trata de la esperanza", expuso Mons. Gómez. Foto: Dimitri Conejo Sanz.
"Usualmente, cuando hablamos del estado de la familia, hablamos de un grupo de asuntos - la contracepción y el aborto, las tasas de divorcio, los nacimientos fuera del matrimonio (...)", comentó Mons. Gómez. "Comprender todos estos temas es importante, ellos representan una verdadera crisis de la familia en nuestro tiempo. Pero a mi mente, este tema en particular, la profunda incertidumbre de nuestra cultura sobre los niños, nos habla mucho más sobre el estado de la familia hoy".

El Arzobispo lamentó que numerosas personas se cuestionan si es ético traer nuevos hijos a este mundo por una variedad de motivos que van desde el impacto ecológico de la acción humana en el planeta hasta las guerras, calamidades y sufrimientos que muchas personas enfrentan en diversas regiones. "Y la verdad es esta: por las razones que sean, las personas han dejado de tener hijos", lamentó el prelado. La situación afecta "no sólo en este país, sino en naciones a lo largo de Occidente".

"Nuestra sociedad ha rechazado lo que 20 siglos de civilización cristiana han considerado una verdad básica de la naturaleza: que la mayoría de hombres y mujeres encontrarán el sentido de su vida al formar matrimonios amorosos, trabajar juntos, compartir sus vidas y criar hijos", indicó el prelado. Por el contrario, el matrimonio, la familia y los hijos han pasado a ser una opción más que cada persona decide. "La pregunta es para nosotros ahora: ¿Cómo vamos a vivir como cristianos en esta cultura y cómo vamos a criar a nuestros hijos y evangelizar esta cultura?"

Testimonio de la Esperanza

Desde su experiencia en la Arquidiócesis de Los Ángeles, Mons. Gómez describió la importancia de contar con una Oficina para el Matrimonio y la Vida Familiar y la presencia de movimientos y comunidades dedicadas al fortalecimiento de las familias, pero aconsejó sobre todo llevar estas acciones al nivel parroquial, que es el lugar donde las familias viven y practican su fe cotidianamente, y continuar formando las pequeñas comunidades de fe. "Cuando casamos a una pareja o bautizamos un niño, necesitamos ver esto como el comienzo de una relación. Necesitamos encontrar formas de alimentar esa relación, de apoyar a ese niño y esa pareja, ayudarlos a crecer en su amor a Jesús y su compromiso de vivir el Evangelio en sus familias", comentó.

"Necesitamos redescubrir la 'novedad' radical del mensaje cristiano sobre la familia", exhortó Mons. Gómez. "Cuando San Pablo dijo 'Esposos, amen a sus esposas, como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella', él estaba anunciando una revolución en el pensamiento humano y en la sociedad". La visión del matrimonio como un amor permanente, una vocación dada por Dios y un camino a la santidad y al salvación constituyó una notable novedad. Pero no fue sólo la predicación la que expresó este cambio, sino el testimonio de los creyentes, que comenzaron a vivir sus matrimonios como sacramento.

"Las primeras familias cristianas cambiaron el mundo simplemente viviendo las enseñanzas de Jesús y de su Iglesia", indicó el Arzobispo. "Y, amigos míos, podemos cambiar el mundo de nuevo siguiendo el mismo camino". El prelado recomendó "recuperar la narrativa cristiana, la visión cristiana de la vida y la felicidad humana", después de que la sociedad permitió a la tecnología y la economía dar forma a las prioridades actuales. "Como cristianos, somos los guardianes de la verdad real sobre la vida humana y el destino humano, la increíble realidad de que todos somos hechos por un Dios que nos ama como Padre y nos llama a vivir como una familia".

Finalmente, el prelado indicó que no se trata simplemente de lograr un cambio material, sino de transmitir un mensaje, una buena noticia. "No se trata solo de dar a luz a los niños. Se trata de la esperanza. Se trata de vivir con confianza en la Providencia de Dios, sabiendo que él nos ama y nunca nos abandonará, sin importar lo que pueda traer este mundo", afirmó Mons. Gómez. "Por el amor en nuestros hogares, por los sacrificios que hacemos y el amor que tenemos en nuestros corazones y transmitimos a nuestros hijos, somos llamados a testificar de este Dios que es nuestro Creador y Padre. Este Dios, que tiene todo este mundo, y cada uno de nosotros, en sus manos amorosas. Este es el plan de nuestro Padre para su familia y para cada familia. Y esta es la misión de su Iglesia".

Con información de Angelus News.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En un accidente consecuencia de 'ceguera atencional', transformándonos en 'dementes digitales', o d ...
 
Francisco estará en Tailandia del 20 al 23 de noviembre y en seguida visitará, hasta el día 26 de ...
 
Entre los días 15 al 17 de noviembre, la Iglesia de Paraguay acogerá el Primer Congreso Iberoameri ...
 
Es bien cierto que Nuestra Señora es una sola. Y entonces viene la pregunta que para algunos es cas ...
 
El religioso recordó la inviolabilidad de los lugares de culto y el derecho a recurrir a todas las ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading