Loading
 
 
 
Loading
 
¿Una nueva visualización de la vida de piedad?
Loading
 
16 de Enero de 2020 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 16-01-2020, Gaudium Press) Comúnmente se piensa la vida de piedad - oración, sacramentos, sacrificios - como un medio para contrarrestar el pecado y las malas inclinaciones del pecado original y favorecer la virtud, lo que es evidentemente adecuado.

Pero también podríamos pensarla como una forma de que Dios vaya construyendo en nosotros aquello que él quiere que seamos, para que brillemos finalmente en el firmamento celestial como una de sus joyas, reflejo perfecto y particular de Él.

diamond.JPG

Es eso trasladar un poco la visión del eje de la vida espiritual, llevándolo desde el hombre más hacia Dios.

La vida espiritual se entiende en esta línea, como una preparación para cuando nos presentemos ante Dios y Él nos pregunte: "¿Qué es lo que usted hizo de sí mismo?".

Exclamaba el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira: "¡Cómo la vida humana queda más noble cuando vista así! Y cómo esto se escucha bien en términos de catecismo, por ejemplo enseñado a niños: ‘Tú naciste para esto, hay una cosa así, búsquese en Dios y usted lo amará mejor'. Eso sólo ya sería un paso en la dirección a un Reino de la Virgen".

Cada uno es único, y cada uno debe ser consciente que es un reflejo único de Dios que ningún otro ser podrá dar. Mientras más camine en la línea de la virtud, más será ese reflejo de Dios. Pero caminar en la virtud termina siendo sinónimo de irse identificando cada vez más con ese reflejo de Dios que el Absoluto quiere que sea.

De esta manera, la propia visualización de sí mismo cambia y adquiere alturas gigantescas.

Es decirse: "Hago parte de un universo magnífico, que es reflejo perfecto del Creador, pero que es por su vez perfectible. Es este un Universo en movimiento, movimiento que debe ser reflejo de los ‘movimientos' internos de la Santísima Trinidad y que debe también glorificarlo a Él. El movimiento que Dios pide de mí es el de la procura de un perfeccionamiento, de un brillo, para habilitarme a estar configurado en la Corte Celestial. Porque el reflejo perfectísimo de Dios se dará cuando se acabe el mundo, y todo esté configurado en forma bella y definitiva, particularmente el Cielo Empíreo con su corte de ángeles y santos de Dios. Ese es el verdadero sentido de mi vida: ser el diamante que Dios quiere que sea, para que en el cielo el reflejo de ese diamante lo glorifique por toda la eternidad".

Joyas.JPG

El diamante para alcanzar su brillo, requiere ser sacado de la tierra. Necesita luego ser limpiado, ser pulido, tal vez golpeado para el facetado, esmerilado. Después puede engastarse en el collar de una princesa, o en el anillo de una dama o un caballero. El diamante para ser lo que debe ser también cumple esos ‘movimientos'.

Debemos pues abandonarnos en las manos del joyero divino. Que sea el que consiga el brillo que deben dar nuestras almas, piedras en bruto. Abandonándonos a todo momento a su Providencia, sabemos que estaremos recorriendo el camino que debemos recorrer.

Abandonarnos en sus manos, significa invocarlo a todo momento, a la Virgen, a los ángeles, a los santos, buscando que sean ellos los que nos guíen.

Por Saúl Castiblanco

 

Loading
¿Una nueva visualización de la vida de piedad?

Redacción (Jueves, 16-01-2020, Gaudium Press) Comúnmente se piensa la vida de piedad - oración, sacramentos, sacrificios - como un medio para contrarrestar el pecado y las malas inclinaciones del pecado original y favorecer la virtud, lo que es evidentemente adecuado.

Pero también podríamos pensarla como una forma de que Dios vaya construyendo en nosotros aquello que él quiere que seamos, para que brillemos finalmente en el firmamento celestial como una de sus joyas, reflejo perfecto y particular de Él.

diamond.JPG

Es eso trasladar un poco la visión del eje de la vida espiritual, llevándolo desde el hombre más hacia Dios.

La vida espiritual se entiende en esta línea, como una preparación para cuando nos presentemos ante Dios y Él nos pregunte: "¿Qué es lo que usted hizo de sí mismo?".

Exclamaba el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira: "¡Cómo la vida humana queda más noble cuando vista así! Y cómo esto se escucha bien en términos de catecismo, por ejemplo enseñado a niños: ‘Tú naciste para esto, hay una cosa así, búsquese en Dios y usted lo amará mejor'. Eso sólo ya sería un paso en la dirección a un Reino de la Virgen".

Cada uno es único, y cada uno debe ser consciente que es un reflejo único de Dios que ningún otro ser podrá dar. Mientras más camine en la línea de la virtud, más será ese reflejo de Dios. Pero caminar en la virtud termina siendo sinónimo de irse identificando cada vez más con ese reflejo de Dios que el Absoluto quiere que sea.

De esta manera, la propia visualización de sí mismo cambia y adquiere alturas gigantescas.

Es decirse: "Hago parte de un universo magnífico, que es reflejo perfecto del Creador, pero que es por su vez perfectible. Es este un Universo en movimiento, movimiento que debe ser reflejo de los ‘movimientos' internos de la Santísima Trinidad y que debe también glorificarlo a Él. El movimiento que Dios pide de mí es el de la procura de un perfeccionamiento, de un brillo, para habilitarme a estar configurado en la Corte Celestial. Porque el reflejo perfectísimo de Dios se dará cuando se acabe el mundo, y todo esté configurado en forma bella y definitiva, particularmente el Cielo Empíreo con su corte de ángeles y santos de Dios. Ese es el verdadero sentido de mi vida: ser el diamante que Dios quiere que sea, para que en el cielo el reflejo de ese diamante lo glorifique por toda la eternidad".

Joyas.JPG

El diamante para alcanzar su brillo, requiere ser sacado de la tierra. Necesita luego ser limpiado, ser pulido, tal vez golpeado para el facetado, esmerilado. Después puede engastarse en el collar de una princesa, o en el anillo de una dama o un caballero. El diamante para ser lo que debe ser también cumple esos ‘movimientos'.

Debemos pues abandonarnos en las manos del joyero divino. Que sea el que consiga el brillo que deben dar nuestras almas, piedras en bruto. Abandonándonos a todo momento a su Providencia, sabemos que estaremos recorriendo el camino que debemos recorrer.

Abandonarnos en sus manos, significa invocarlo a todo momento, a la Virgen, a los ángeles, a los santos, buscando que sean ellos los que nos guíen.

Por Saúl Castiblanco

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/107103--iquest-Una-nueva-visualizacion-de-la-vida-de-piedad-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Las medias pretendían proteger a los niños por nacer que pueden sentir dolor y a los sobreviviente ...
 
Un programa de 52 domingos para la familia y un día de renovación parroquial buscan mejorar la con ...
 
El presbítero alertó sobre el crecimiento del odio y la inexistencia de un estado de derecho en el ...
 
El Papa Francisco tuvo su agenda modificada para el día de hoy, por causa de una "leve indisposici ...
 
Acostumbrados a los criterios comerciales, que imperan incluso en las relaciones humanas (yo te doy ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading