Loading
 
 
 
Loading
 
Entre el Carnaval y la Cuaresma
Loading
 
25 de Febrero de 2020 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 25-02-2020, Gaudium Press) El mundo de hoy insiste en quitarnos tiempo y espacio mental para meditar en el sufrimiento Redentor de Jesús y María. Los carnavales de la víspera, sea en Venecia, Río, Barranquilla o Nueva Orleans, los imponen cada vez más algunos medios de comunicación, especialmente el de esta ciudad que es uno de los más atrevidos y ofensivos del pudor, precisamente donde en una de sus iglesias lloró milagrosamente en julio de 1972 una imagen peregrina de la Virgen de Fátima.

Llanto milagrosamente comprobado, y ya va para medio siglo de ese misterioso acontecimiento; y aunque Nueva Orleáns fue destruida en algo más del 85% en el 2005 por uno de los huracanes más terribles de la historia de Estados Unidos, se realiza el martes 25 de febrero el acostumbrado Mardi Gras en una ciudad que ya no se recuperará, pues el tremendo problema social que se generó no se ve que tenga reversa y sigue avanzando. (1)

Captura de Pantalla 2020-02-25 a la(s) 8.34.33 p. m..png

Este miércoles 26 de febrero, último del mes, comienza la Cuaresma con la tradicional imposición de ceniza, en el que los católicos vamos a la iglesia para que nos la coloquen en la frente o en la cabeza, como símbolo de que nos comprometemos a intentar una vez más cambiar el estilo de vida mundano y guardar las abstinencias de carne todos los viernes hasta el viernes de pasión de la Semana Santa.

El domingo de Resurrección comenzarán los días de la Pascua que algunos celebran con un desayuno bien reforzado y la esperanza de que realmente hayamos crecido espiritualmente aquellos días anteriores de meditación, penitencia y aunque sea algunas pequeñas mortificaciones.

Se acostumbra rezar los viernes de la Cuaresma el Santo Viacrucis o también el Via Maris que es una meditación de los siete dolores de la Virgen María.

Pero como una máquina moledora, el mundo va destrozando las referencias y modelos de nuestra civilización cristiana, imponiéndose contra la naturaleza humana y dejando un remanente de desadaptados sin rumbo a la espera de nada y sin saber qué hacer.

A los adultos se les va evaporando el recuerdo de la Pasión de Cristo y a los jóvenes no les interesa pensar en el asunto, esclavizados al internet de sus móviles pasando y pasando escenas a la búsqueda de algo que no saben bien qué es. La concurrencia a las iglesias y a los retiros espirituales que se acostumbraba hace un tiempo atrás va disminuyendo poco a poco mientras las conmemoraciones van haciéndose cada vez más monótonamente simplonas y tienden a desaparecer en un mundo sin luz ni esperanza.

Captura de Pantalla 2020-02-25 a la(s) 8.33.51 p. m..png

¿Quién responderá ante Dios por todo esto? ¿Las agencias de turismo que aprovechan para vender planes vacacionales? ¿Los medios de comunicación que con frivolidad siguen trasmitiendo sus programaciones normales sin ninguna alusión ni respeto a la Semana Santa? ¿Los mismos católicos que dedican esos días al ocio, la comilona y las amistades? ¿Algunos de nuestros pastores de almas sumidos en el bostezo de una rutina sin horizontes y cada vez más desgastante?

Tiempos idos en que se escuchaba en las iglesias sermones de gran contenido teológico con aplicaciones para la vida cotidiana y las adversidades. Oradores sacros insignes que asombraban por su elocuencia y sabiduría incluso a los más ateos. Predicadores del Evangelio angelizados y rebosantes de celo que tocaban con sus palabras las fibras más íntimas del alma y atraían a la conversión muchos. Increpadores valientes y con autoridad moral innegable para denunciar el pecado. Y en los claustros, religiosas y religiosos entregados a las penitencias, los ayunos y las meditaciones atrayendo del Cielo una lluvia de bendiciones para todo el pueblo de Dios.

Quiera Dios Nuestro Señor que en esta Cuaresma que se inicia -y la Semana Santa y la Pascua de Resurrección que se siguen- tengamos un auténtico receso de esta agitación que se vive hoy día en todo el mundo y podamos profundizar con seriedad la razón de nuestra vida y nuestras penas, entendiendo el significado de la Redención, entendiendo para qué fuimos creados y cuál es nuestro fin en esta tierra de exilio, que ya van siendo muchos los que no están resistiendo y optan por el suicidio y la eutanasia como si fuera el pre-anuncio de la extinción del propio género humano.

Por Antonio Borda

___

(1) Varios medios de comunicación han advertido del extraño fenómeno socio-cultural sobre el violento enfrentamiento entre afros y blancos, la proliferación del Vudú y la curiosa inmigración de una bohemia ociosa, rica, desarreglada y pervertida que se ha instalado en la ciudad. (El Espectrador,28/08/2015; El País,2/02/2019).

 

Loading
Entre el Carnaval y la Cuaresma

Redacción (Martes, 25-02-2020, Gaudium Press) El mundo de hoy insiste en quitarnos tiempo y espacio mental para meditar en el sufrimiento Redentor de Jesús y María. Los carnavales de la víspera, sea en Venecia, Río, Barranquilla o Nueva Orleans, los imponen cada vez más algunos medios de comunicación, especialmente el de esta ciudad que es uno de los más atrevidos y ofensivos del pudor, precisamente donde en una de sus iglesias lloró milagrosamente en julio de 1972 una imagen peregrina de la Virgen de Fátima.

Llanto milagrosamente comprobado, y ya va para medio siglo de ese misterioso acontecimiento; y aunque Nueva Orleáns fue destruida en algo más del 85% en el 2005 por uno de los huracanes más terribles de la historia de Estados Unidos, se realiza el martes 25 de febrero el acostumbrado Mardi Gras en una ciudad que ya no se recuperará, pues el tremendo problema social que se generó no se ve que tenga reversa y sigue avanzando. (1)

Captura de Pantalla 2020-02-25 a la(s) 8.34.33 p. m..png

Este miércoles 26 de febrero, último del mes, comienza la Cuaresma con la tradicional imposición de ceniza, en el que los católicos vamos a la iglesia para que nos la coloquen en la frente o en la cabeza, como símbolo de que nos comprometemos a intentar una vez más cambiar el estilo de vida mundano y guardar las abstinencias de carne todos los viernes hasta el viernes de pasión de la Semana Santa.

El domingo de Resurrección comenzarán los días de la Pascua que algunos celebran con un desayuno bien reforzado y la esperanza de que realmente hayamos crecido espiritualmente aquellos días anteriores de meditación, penitencia y aunque sea algunas pequeñas mortificaciones.

Se acostumbra rezar los viernes de la Cuaresma el Santo Viacrucis o también el Via Maris que es una meditación de los siete dolores de la Virgen María.

Pero como una máquina moledora, el mundo va destrozando las referencias y modelos de nuestra civilización cristiana, imponiéndose contra la naturaleza humana y dejando un remanente de desadaptados sin rumbo a la espera de nada y sin saber qué hacer.

A los adultos se les va evaporando el recuerdo de la Pasión de Cristo y a los jóvenes no les interesa pensar en el asunto, esclavizados al internet de sus móviles pasando y pasando escenas a la búsqueda de algo que no saben bien qué es. La concurrencia a las iglesias y a los retiros espirituales que se acostumbraba hace un tiempo atrás va disminuyendo poco a poco mientras las conmemoraciones van haciéndose cada vez más monótonamente simplonas y tienden a desaparecer en un mundo sin luz ni esperanza.

Captura de Pantalla 2020-02-25 a la(s) 8.33.51 p. m..png

¿Quién responderá ante Dios por todo esto? ¿Las agencias de turismo que aprovechan para vender planes vacacionales? ¿Los medios de comunicación que con frivolidad siguen trasmitiendo sus programaciones normales sin ninguna alusión ni respeto a la Semana Santa? ¿Los mismos católicos que dedican esos días al ocio, la comilona y las amistades? ¿Algunos de nuestros pastores de almas sumidos en el bostezo de una rutina sin horizontes y cada vez más desgastante?

Tiempos idos en que se escuchaba en las iglesias sermones de gran contenido teológico con aplicaciones para la vida cotidiana y las adversidades. Oradores sacros insignes que asombraban por su elocuencia y sabiduría incluso a los más ateos. Predicadores del Evangelio angelizados y rebosantes de celo que tocaban con sus palabras las fibras más íntimas del alma y atraían a la conversión muchos. Increpadores valientes y con autoridad moral innegable para denunciar el pecado. Y en los claustros, religiosas y religiosos entregados a las penitencias, los ayunos y las meditaciones atrayendo del Cielo una lluvia de bendiciones para todo el pueblo de Dios.

Quiera Dios Nuestro Señor que en esta Cuaresma que se inicia -y la Semana Santa y la Pascua de Resurrección que se siguen- tengamos un auténtico receso de esta agitación que se vive hoy día en todo el mundo y podamos profundizar con seriedad la razón de nuestra vida y nuestras penas, entendiendo el significado de la Redención, entendiendo para qué fuimos creados y cuál es nuestro fin en esta tierra de exilio, que ya van siendo muchos los que no están resistiendo y optan por el suicidio y la eutanasia como si fuera el pre-anuncio de la extinción del propio género humano.

Por Antonio Borda

___

(1) Varios medios de comunicación han advertido del extraño fenómeno socio-cultural sobre el violento enfrentamiento entre afros y blancos, la proliferación del Vudú y la curiosa inmigración de una bohemia ociosa, rica, desarreglada y pervertida que se ha instalado en la ciudad. (El Espectrador,28/08/2015; El País,2/02/2019).

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/107733-Entre-el-Carnaval-y-la-Cuaresma. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) España, convoca a orar desde casa uniéndose a los sufrimientos ...
 
El purpurado recupera su libertad tras 405 días de injusta prisión en aislamiento ...
 
Expresó el Director de Pastoral Social que ya hay diócesis en el país entregando alimentos no per ...
 
Siendo imposible la celebración ordinaria de la confesión, los confesores deben cumplir su papel d ...
 
El propósito es darle respuesta a la demanda pastoral sanitaria durante el tiempo de la pandemia de ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading