Loading
 
 
 
Loading
 
La hora del jaque mate
Loading
 
26 de Agosto de 2010 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 26-VIII-2010, Gaudium Press) En los lejanos parajes del Oriente, envueltos en misterios y grandezas, con palacios que parecen aflorar del mundo de los sueños, nacía uno de los pasatiempos más interesantes: el ajedrez. Había surgido en la India, según consta, antes de la Era cristiana, y atravesó la amplitud de la distancia y del tiempo: de allí pasó a China, Japón, Corea, también a Persia y Arabia, llegando finalmente a Europa, desde donde acabó por difundirse a todos los países de la Tierra.

Chess Dave Kav.jpg
Foto: Dave Kav

Los lances de este duelo trabado por dos "ejércitos" de 16 piezas, sobre un tablero de 64 cuadrados negros y blancos, pueden simbolizar plenamente los combates que cualquier cristiano necesita vencer a lo largo de su vida. A bien decir, cada una de las piezas de este juego es como si quisieran transmitirnos alguna enseñanza para nuestro espíritu.

Situados en la primera línea de batalla, los peones avanzan decididos ante las dificultades de la lucha, dispuestos a cualquier sacrificio, sin dejarse intimidar por las amenazas de los adversarios. Nos dan así ejemplo de cómo debe actuar el cristiano delante de las pruebas en este valle de lágrimas.

El movimiento profundo y rectilíneo de las torres simboliza la integridad del alma del hombre honesto, que toma el camino del deber sin desviarse por nada. Estas piezas nos dan también el ejemplo del holocausto: en la jugada denominada enroque, cambian su posición con la del rey para protegerlo de las amenazas del contrincante, ofreciendo para ello, si es necesario, su propia "vida".

La presencia de los alfiles, representados por obispos mitrados, nos trae a la mente la importancia de la oración, medio seguro para que el hombre atraviese las más duras pruebas sin dejarse manchar por el pecado. Deslizándose disimuladamente en diagonal, estas piezas traspasan ágilmente las filas del adversario, alcanzando su objetivo.

Capaces de saltar en forma de "L", los caballos evocan el modo de actuar de los misioneros enviados por la Santa Iglesia a todas las partes del mundo. ¡Qué de obstáculos han de superar en su pugna por conquistar almas para Cristo!

Chess Diane Cordell.jpg
Foto: Diane Cordell

La más versátil, elegante y fuerte de las piezas del ajedrez es la dama o reina. Avanza en cualquier sentido hacia todas las posiciones del tablero, sin que ninguna otra la pueda superar en agilidad o poder. Se asemeja así a la Auxiliadora de los Cristianos, siempre dispuesta a socorrer a quien la invoca en los momentos de peligro o necesidad.

Sin embargo, todos los lances de defensa o de ataque ocurren en función del rey. Es la pieza clave de este juego, y la lucha por defenderle nos lleva a una hermosa comparación: en el gran "ajedrez" de la vida, el "rey" al que hay que resguardar es nuestra propia alma.

Nos corresponde a nosotros conservar íntegra esta valiosísima pieza, utilizando para ello la perseverancia de los peones, la rectitud de espíritu de las torres, la disposición afín a lo sobrenatural de los alfiles, la agilidad misionera de los caballos y, sobre todo, la fuerza y prontitud de la reina, siempre dispuesta a proteger como extremosa madre a cada uno de sus queridísimos hijos.

Entonces, ¡no perdamos tiempo! La partida ya ha empezado.

Para algunos quizá esté próxima la hora de dar, o de recibir, el "jaque mate"...

Por Marcelo Rezende Costa

Loading
La hora del jaque mate

Redacción (Jueves, 26-VIII-2010, Gaudium Press) En los lejanos parajes del Oriente, envueltos en misterios y grandezas, con palacios que parecen aflorar del mundo de los sueños, nacía uno de los pasatiempos más interesantes: el ajedrez. Había surgido en la India, según consta, antes de la Era cristiana, y atravesó la amplitud de la distancia y del tiempo: de allí pasó a China, Japón, Corea, también a Persia y Arabia, llegando finalmente a Europa, desde donde acabó por difundirse a todos los países de la Tierra.

Chess Dave Kav.jpg
Foto: Dave Kav

Los lances de este duelo trabado por dos "ejércitos" de 16 piezas, sobre un tablero de 64 cuadrados negros y blancos, pueden simbolizar plenamente los combates que cualquier cristiano necesita vencer a lo largo de su vida. A bien decir, cada una de las piezas de este juego es como si quisieran transmitirnos alguna enseñanza para nuestro espíritu.

Situados en la primera línea de batalla, los peones avanzan decididos ante las dificultades de la lucha, dispuestos a cualquier sacrificio, sin dejarse intimidar por las amenazas de los adversarios. Nos dan así ejemplo de cómo debe actuar el cristiano delante de las pruebas en este valle de lágrimas.

El movimiento profundo y rectilíneo de las torres simboliza la integridad del alma del hombre honesto, que toma el camino del deber sin desviarse por nada. Estas piezas nos dan también el ejemplo del holocausto: en la jugada denominada enroque, cambian su posición con la del rey para protegerlo de las amenazas del contrincante, ofreciendo para ello, si es necesario, su propia "vida".

La presencia de los alfiles, representados por obispos mitrados, nos trae a la mente la importancia de la oración, medio seguro para que el hombre atraviese las más duras pruebas sin dejarse manchar por el pecado. Deslizándose disimuladamente en diagonal, estas piezas traspasan ágilmente las filas del adversario, alcanzando su objetivo.

Capaces de saltar en forma de "L", los caballos evocan el modo de actuar de los misioneros enviados por la Santa Iglesia a todas las partes del mundo. ¡Qué de obstáculos han de superar en su pugna por conquistar almas para Cristo!

Chess Diane Cordell.jpg
Foto: Diane Cordell

La más versátil, elegante y fuerte de las piezas del ajedrez es la dama o reina. Avanza en cualquier sentido hacia todas las posiciones del tablero, sin que ninguna otra la pueda superar en agilidad o poder. Se asemeja así a la Auxiliadora de los Cristianos, siempre dispuesta a socorrer a quien la invoca en los momentos de peligro o necesidad.

Sin embargo, todos los lances de defensa o de ataque ocurren en función del rey. Es la pieza clave de este juego, y la lucha por defenderle nos lleva a una hermosa comparación: en el gran "ajedrez" de la vida, el "rey" al que hay que resguardar es nuestra propia alma.

Nos corresponde a nosotros conservar íntegra esta valiosísima pieza, utilizando para ello la perseverancia de los peones, la rectitud de espíritu de las torres, la disposición afín a lo sobrenatural de los alfiles, la agilidad misionera de los caballos y, sobre todo, la fuerza y prontitud de la reina, siempre dispuesta a proteger como extremosa madre a cada uno de sus queridísimos hijos.

Entonces, ¡no perdamos tiempo! La partida ya ha empezado.

Para algunos quizá esté próxima la hora de dar, o de recibir, el "jaque mate"...

Por Marcelo Rezende Costa

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/18897-La-hora-del-jaque-mate. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

...
 
La idea es transformar las fachadas de la Basílica de la Patrona de Brasil en la mayor Biblia a cie ...
 
La Federación Internacional de las Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC) anunció que promove ...
 
El montaje de las alfombras para la celebración de Corpus, contó con la participación de 5 mil de ...
 
El inicio de las obras de la Casa de Acogida del Monasterio Trapense, en Palaçoulo, deberá ser un ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading